Noticias frescas

Archivo de etiquetas: transgénicos

Tres inspectores, tomando decisiones

Transgénicos de autor (I)

11 de julio de 2014

Extracto de la página de Monsanto, sobre demandas a agricultores:

“Hacer cumplir la ley de patentes no es muy diferente de la aplicación de otras leyes (…) Cuando un agricultor ve a otro agricultor guardando semillas patentadas, es normal que informen sobre esto. (..) La gran mayoría de agricultores que son confrontados con hechos que prueban su infracción, admiten la falta y pagan un acuerdo.”.

Hablar de transgénicos es hablar de Monsanto, la empresa norteamericana que domina el mundo de los cultivos modificados. Para quien no los conozca todavía: se trata de la SGAE de la industria genética. Sí, somos conscientes de que ni los autores asociados, ni la propia Monsanto estarán muy contentos con la comparación, pero no se nos ocurre nada más cercano. Lo explicaremos someramente con las situaciones A y B.

A – Un sujeto cualquiera se encuentra secuestrado invitado en una boda. Como debe amortizar el pico que le ha costado el traje, más el sobre para los novios, decide tomar el micro y cantar algo de de Nino Bravo (todo hombre alcoholizado que se precie debe interpretar a Nino Bravo, al menos una vez en su vida). En la sala hay un señor con la cara de Jordi Hurtado que inspecciona con ojos de Terminator y risilla de Montoro. Es un trabajador de la SGAE, grabando canciones. Después, en su cubil, redactará una demanda reclamando derechos de autor. Como los auditores, las exparejas, y los parientes lejanos, se manifiesta sin que nadie lo llame para tocar las narices, cuando no sobar elementos situados dos palmos por debajo del ombligo.

B – Un sujeto estadounidense cualquiera cultiva su campo con colza. Los inspectores de Monsanto se presentan de estranjis, recogen muestras, y si encuentran restos de las plantas que ellos comercializan, demandan al agricultor. Habitualmente, el buen señor que recibe la carta no tiene ni idea de lo que le están hablando. Él no ha comprado semillas modificadas genéticamente. Eso no importa, al menos según las leyes de EEUU, si una semillita de un campo cercano ha contaminado el cultivo, eres culpable de infringir una patente. El agricultor puede escoger acudir a un juicio, que perderá, o apoquinar “el canon”. En realidad Monsanto es mucho peor que la SGAE; es como si un señor se colara en tu salón cantando, con voz tétrica, “Noelia” y encima tuvieras que pagar por haberlo permitido.

Diréis: “Ah, esto no es EEUU”, y tendréis parte de razón. De momento, a las grandes corporaciones no les ha dado por demandar a los agricultores españoles, pero el problema ya comienza a ser grave. Mientras en casi toda Europa se han prohibido los cultivos transgénicos (en Francia, por ejemplo, se habla abiertamente de los perjuicios del maíz MON 810), España se aísla con una legislación que permite transgénicos, y sin apenas control. Los cultivos convencionales pueden ser contaminados impunemente, con los graves perjuicios que se ocasionan… y que serán relatados en Transgénicos de autor II, la mejor segunda parte de la historia, tras El Padrino.

Buen fin de semana, Cooliflowerenses. 🙂 Que no os contaminen los genes del buen humor.

Leer más

Agricultura ecológica, el doble de alimentos

10 de marzo de 2011

Has decidido cuidarte, ser más natural. De buena mañana, te levantas. Exprimes tres naranjas, preparas un tazón de cereales con leche y tomas una pieza de fruta, quizá una manzana. Todo lo que has consumido es menos natural que  Santiago Segura haciendo promoción de sus películas. Me juego el pescuezo.

El super está lleno de “mentiras”. Me explico: los alimentos transgénicos son aquellos que se manipulan genéticamente para ser más fuertes; habitualmente, más resistentes a los mismos pesticidas derivados de las nuevas patentes. ¿Cómo distinguirlos? Con un medium… No, no se puede.

A grandes rasgos: Unos ingenieros genéticos modifican, por ejemplo, un tomate para que crezca más rápido. Junto al tomate se desarrolla un potente herbicida que eliminaría, además de las plagas, al propio tomate, así que se realiza otra modificación mezclando el ADN con el de otra especie, pongamos el ADN de una avispa (fuera caras de extrañeza; es posible hacerlo). Con esta singular cadena genética multinacionales como Monsanto han conseguido crear híbridos, cultivos yonquis, patentados para ser inmunes -pero adictos- a su propia química. Las modificaciones genéticas y los continuos rociados de pesticidas pueden producir enfermedades y alergias, pero, por intereses económicos, seguirán formando parte de tu dieta. En España, además de no existir una nomativa que obligue a especificar al consumidor “la diferencia transgénica”, somos el único país de la Unión Europea que fomenta el cultivo a gran escala. Muchos países en Europa ya han prohibido los cultivos transgénicos.

Y entonces, aquí, que somos tan ecológicos que circulamos a 110 por hora, llega una noticia de The Guardian que pone de mala leche (mala leche de vacas alimentadas con transgénicos), relacionada directamente con la rentabilidad de lo natural.

Basado en un informe de la ONU en el tercer mundo: “Hasta ahora, los proyectos de agricultura ecológica en 57 países han demostrado un promedio de ganancias en el rendimiento de los cultivos del 80 por ciento, utilizando métodos naturales para mejorar los suelos y la protección contra las plagas” (…) “Los proyectos más recientes en 20 países africanos han dado lugar a la duplicación del rendimiento de los cultivos”.

¿Pero la agricultura ecológica no era menos rentable…? (No sé. Yo soy español. Póngame cuarto y mitad de pesticidas y genética dudosa, pero no me los envuelva, que me los llevo puestos).

Leer más

Desobediencia vegetal

22 de febrero de 2010

El pacífico Josep Pámies, agricultor leridano, es un “peligroso anarquista” que combate a brazo partido con delicadas semillas y brotes de Stevia Rebaudiana. Be careful!: las grandes industrias ya han oído hablar de su Dulce Revolución.

La Stevia Rebaudiana es una planta poco conocida que ha inspirado el nombre de su asociación “por su sano dulzor y por sus propiedades medicinales, ocultas por intereses económicos vergonzosos”. Es un modo de llamar la atención pública, de conseguir que todas las personas puedan disfrutar de las terapias naturales sin más intermediarios que tierra, luz y agua. En la entrevista que Josep Pámies realizó para la revista Athanor (www.Athanor.es) no tuvo reparos en admitir su abierta lucha contra la administración, representada con la stevia, “el mejor sustituto del azúcar (…) tan nocivo por la manipulación a la que somete la industria (…) Puedo dar o vender la planta con maceta, pero me prohíben vender las hojas e indicar sus propiedades en una etiqueta. Yo no les hago caso: vendo las hojas y las etiqueto.

Miles de diabéticos ya conocen las propiedades de esta planta sin los efectos secundarios de edulcorantes químicos como el aspartame. Pero hay muchos más vegetales, miles y de contrastada eficacia, esperando su oportunidad para demostrar cómo sus componentes activos son menos peligrosos que sus equivalentes farmacéuticos. Algunos países como Alemania han ido introduciendo, poco a poco, esas terapias “alternativas”… pero el poder de la industria farmaceutica es demasiado grande. No es casualidad que Josep Pámies coincida con el ganador del premio nobel de medicina Richard J. Roberts, un valiente estadounidense que no se muerde la lengua: Se han dejado de investigar antibióticos porque son demasiado efectivos y curaban del todo “. “En nuestro sistema, los políticos son meros empleados de los grandes capitales”. “(…) las farmacéuticas a menudo no están tan interesadas en curarle a usted como en sacarle dinero, así que esa investigación (…) es desviada hacia el descubrimiento de medicinas que no curan del todo, sino que cronifican la enfermedad y le hacen experimentar una mejoría que desaparece cuando deja de tomar el medicamento”, Todas estas perlas y muchas más están disponibles AQUÍ.

margaritaEl peligroso Josep Pámies, de momento, ya ha conseguido llevar al parlamento la propuesta para que Cataluña sea un territorio libre de transgénicos pero sigue dando pacífica guerra. Un mundo mejor espera a la vuelta de la esquina, labrado a simples golpes de azadón.

No dejéis de visitar su blog: http://joseppamies.wordpress.com/

¡Nos apuntamos a la desobediencia vegetal!

Leer más

Compartir este artículo :

Desobediencia vegetal