Noticias frescas

Archivo de etiquetas: Sostenibilidad

Nueve mil, odio las matemáticas

29 de enero de 2011

Cuando nació Jesús de Nazaret la Tierra estaba habitada por 200 millones de humanos, aproximadamente el mismo número que vive hoy en Brasil.

En 1954, con un censo global cercano a los 2.700 millones de personas, un jovencísimo Elvis grababa su primer disco. 4.800 millones de personas respiraban cuando el Rainbow Warrior fue hundido en 1985. Ahora, mientras tú lees estas líneas, justo en el momento en el que llegas a este párrafo, habrán nacido 3.250 bebés, 102 millones de personas serán autistas, 2.350.000 estarán en la cárcel y más de 6.800 millones de personas buscarán un sentido a la vida.

En dos mil años nos hemos multiplicado por treinta y cuatro y perdido el setenta y ocho por ciento de los bosques primarios. En poco tiempo, en el 2050, 9.000 millones de personas poblarán la Tierra, el doble de gente que cuando Elvis aprendía a cantar, nueve veces el número de personas que festejaron la nochevieja de 1.800.

Por eso las matemáticas son tan odiosas, porque no disimulan lo viejo que eres y el poco dinero que puedes gastar, pero sobre todo impiden que el mundo -el que queremos ver, no el que realmente vemos- siga siendo maravilloso.

Leer más

Decrebilidad o globalismo

30 de septiembre de 2010

El artículo “Localism vs globalism: two world views collide” (Localismo frente a globalización: dos visiones del mundo chocan) de The Independent, confronta las ideas de Paul Ariès, un conocido activista anti-globalización y Peter Ainsworth ex – secretario de medio ambiente británico, ambos, ponentes de unas jornadas medioambientales en la ciudad de Lion.

“Si todo el mundo en nuestro planeta viviese como un europeo medio, necesitaríamos tres planetas para vivir; si todo el mundo tuviera el estilo de vida de un ciudadano medio de los Estados Unidos, necesitaríamos cinco planetas para vivir”, afirmaba Peter Ainsworth, defensor del desarrollo sostenible sin renunciar al crecimiento económico. Paul Ariès, más racial, menos comedido, no le quitaba razón pero discrepaba en la forma de combatir las desigualdades. Paul Ariès piensa que el desarrollo es incompatible con la sostenibilidad. Cree que el mundo debe dejar de consumir, frenar la producción y compartir los recursos trabajando a nivel local. Ambas visiones (sostenibilidad tecnológica y localismo y decrecimiento) confluyen en que el mundo, tal y cómo está, necesita alguna modificación para garantizar la supervivencia de la raza humana. Las dos visiones, defendidas por millones de personas, han tomado rumbos divergentes.

La Tierra, según Peter Ainsworth, no puede dejar de crecer porque el ser humano siempre aspira a más. El político inglés basa su teoría en la codicia humana (aspiraciones, dice él) y propone a las nuevas tecnologías como solución… aunque la ciencia aún no ha creado la tecnología que compense las ansias de poder.

La Tierra, según Paul Ariès, no puede seguir creciendo económicamente porque lleva a la desigualdad. Se renuncia, en parte, a la inventiva del ser humano volviendo a lo básico. El problema es que sólo pueden permitirse la opción de decrecer los países que ya son ricos.

Ambas hombres pasan por alto otra visión, aún por inventar, decrebible o globalista, en el que las ideas se complementen y mezclen apoyando economías locales, limitando el mercado y utilizando nuevas tecnologías sostenibles como soporte. No han caído en la cuenta de que cabe la posibilidad de decrecer sin retroceder, tecnificarse sin deshumanizarse, globalizar sin hundir mercados.

Porque ni ellos, ni sus millones de seguidores, han hecho autocrítica teniendo en cuenta aquello que dijo Oscar Wilde: “Siempre que la gente está de acuerdo conmigo, siento que debo de estar equivocado”.

Publicidad Cooliflowerense:


Leer más

22 de abril: Agenda para el día de la Tierra

8 de abril de 2010

Desde 1970, por obra y gracia del senador estadounidense Gaylord Nelson, el 22 de abril es el día de la Tierra. El político demócrata, convencido de que el medioambiente debía de estar siempre por encima del desarrollo económico, creaba una fecha universal pro-sostenibilidad antes de que se crease la palabra “sostenibilidad”. A Gaylord, innovador e inquieto él, también le debemos la inclusión de los efectos secundarios en los envases de los medicamentos. ¡Ah, Gaylord, Gaylord! Un gran, gran hombre con un raro, raro nombre.

Bandera de la Tierra_Wikipedia

Gaylord Nelson falleció (o completó su reciclaje vital; seguro que le gustaría el término) hace cinco años, pero el día de la Tierra, sin progenitor oficial, sigue más vivo que nunca. Cuando se cumple el cuarenta aniversario desde su primera celebración, a dos semanas de esta reivindicación con solera ecológica, la fecha, as free as a bird, es una de las más atractivas del año: el 22 de abril no está asociado con ninguna doctrina ni religión, así que cada individuo es libre para festejarlo como mejor le place. En Cooliflower hemos pensado, sólo para aquellos que aún no habéis decidido cómo celebrarlo, que quizá os agradaría un pequeño compendio de propuestas para un día muy verde… y que el mini-listado inspirase decenas de otras tantas acciones.

La oficial: En la página oficial del día de la tierra, existe un buscador por países para encontrar eventos a medida… En España, en el momento de escribir estas líneas, sólo aparecen tres acciones destacando el Dia de la terra de Barcelona, un gran festival que tiene lugar desde desde 1996. Y el resto de municipios… ¿a qué están esperando?

La poética: En la web Fábricas de óxigeno, del IES Cerro de los Infantes, han tenido una idea que nos encanta. Como ellos explican, este sería un día para regalar vida. Y cada maceta es, por sí misma, un pequeña fábrica de óxigeno. Nos apuntamos a su iniciativa de regalar o intercambiar macetas. ¡Viva el día de la maceta!

La inmóvil: ¿Os puede la vaguería? ¿Queréis sentiros comprometidos, pero pegados al sofá? El canal Odisea ha escuchado vuestras plegarias, según la nota de prensa: “Con motivo del Día de la Tierra, (…) Odisea presenta una programación especial todos los sábados y domingos a las 16:00 y 23:00 horas cuyo protagonista será uno de los ecosistemas más bellos, más productivos pero también más castigados del planeta: los océanos.”. El ecosofá también puede ser, a nivel neuronal, ecológico.

La “ya-me-gustaría-estar-allí”: ¡Che..! ¡Afortunados nuestros primos argentinos, que tienen su propio y gran festival..!

¿Tenéis más propuestas? Contactad con nosotros y haremos todo lo posible por dinfundirlas. Preparemos todos juntos un gran Día de la Tierra.

Leer más

Sostenibilidad es vida

9 de febrero de 2010

Leímos en Ecoticias la nueva opción de que permitía donar parte del valor de un producto a Greenpeace. ¿Es esta una forma de sostenibilidad?

SostenibleEn Zankyou, “El Facebook de las bodas” según Ecoticias, según ellos mismos… según nosotros una página -muy buena- con listas de boda personalizadas, amplían su catálogo de regalos, se vuelven más sostenibles. No es la primera iniciativa de este tipo que llevan a cabo, y con toda seguridad, no será la última. Es otro signo de que el mercado se mueve en dos direcciones opuestas, antagónicas. Ya no se trata tanto de “donar” como de vivir conforme a una nueva ética que abarca todo lo relacionado con un producto. Algunas asociaciones solidarias tipo REAS, que engloban organizaciones “sin ánimo de lucro, no sin beneficios”, parten de una nueva generación de empresarios a los que se les puede eliminar la coletilla peyorativa “sin escrúpulos”. En REAS apuntan: “Nuestro reto es crear unas estructuras económicas solidarias no excluyentes, no especulativas, donde la persona y el entorno sean el eje, el fin y no el medio para conseguir una condiciones dignas para todas las personas”

REAS y la iniciativa de Zankyou; ética y bodas, son dispares pero contribuyen a la sostenibilidad del término “sostenibilidad”. Se suele ignorar que esta palabra ubicuiscente es aplicable en cualquier ámbito de la vida porque se trata de algo simple que “puede mantenerse por sí mismo”: Un banco sostenible ofrece acuerdos justos y ventajosos sin arruinar a sus clientes para evitar su propia ruina; las empresas sostenibles contratan trabajadores evitando la precariedad laboral y la esquilmación de recursos; las familias sostenibles consumen con eco-inteligencia y cuidan su entorno… Ser sostenible es respetar los recursos, pero también las personas, para que las nuevas generaciones continúen disfrutando de una vida plena.

Todo en esta vida debería ser sostenible.

Leer más

Cómeme (ahora que estamos solos)

27 de agosto de 2009

Quizá debí haber mirado a los ojos, pero todos tenemos debilidades y a mí me pierde la geometría. Me enamoré a primera vista de su contorno curvilíneo perfecto. Le supliqué tocarlo. La muchacha bajó la vista y se ruborizó. No tuve que decirlo dos veces. Estábamos solos y accedió a mis pretensiones. Ella, gentilmente, se giró para ofrecérmelo. La boca se me hacía agua, mientras mis manos ansiosas comprobaban que, realmente, su piel dorada era tan suave como prietas sus carnes. “No lo aguanto más”-le dije- “¿puedo..?” y ella contestó “Está bien. Pero si lo pruebas, tendrás que pagarlo…” Y así fue como, incauto de mí, la tendera de mi barrio me cobró por un melocotón que no sabía a nada.

peachGeometría perfecta, color inmaculado, cero sabor. ¿Qué está ocurriendo con la fruta y la verdura, con aquellos tomates orgiásticos que explosionaban en nuestro paladar?

Mucha fruta sin madurar se guarda en frigoríficos para ser presentada con todo su esplendor externo en grandes superficies. La ingeniería transgénica y los pesticidas han transformado a los vegetales en monstruos bellísimos, pavorosamente apetecibles y terriblemente decepcionantes ¿La cultura de las relaciones personales aplicada a los vegetales?

En Cooliflower buscamos lo auténtico, que puede estar más cerca de lo que crees. Haz clic en este enlace para conocer un poco más la agricultura ecológica, visita tiendas especializadas de plena confianza -donde es posible que nos encuentres- y sobre todo, aplicando el cuento a otras facetas de la vida, desconfía de lo externo: El verdadero sabor se halla en el interior.

Leer más

Compartir este artículo :

Cómeme (ahora que estamos solos)