Noticias frescas

Archivo de etiquetas: regalo ecológico

Yo que tú no regalaría, forastero…

4 de enero de 2011

O si regalas, ahora que vienen los Reyes Magos, hazlo de otra forma. ¡Fuera la hegemonía de colonias con asentó fgansé y video-juegos! Estas son otras opciones menos populares pero igual de válidas.

Regalo solidario: En EEUU el 30% de los regalos que se compran por Internet se devuelven. En España, si nos fiamos de la cara de circunstancias que ponen los obsequiados (Uh… Sí… es bonito… ¿Pero qué es?) lo que no se devuelve se esconde en el altillo del olvido. En casa hay cientos de regalos nunca usados a los que se les podría dar mejor vida: libros, objetos de decoración, libros de Ana Rosa Quintana (perdón, repito “objetos de decoración”), ropa (¡jamás entrarás en ese pantalón!), juguetes… en algunos lugares, como el ayuntamiento de Barcelona, encontrarás información para que la felicidad llegue allá donde no llega el dinero. ¡Sé solidario y hazte un hueco en casa, pre-Diógenes!

Regalo reciclado: Hay páginas, por ejemplo, Manualidades Plus, que ayudan a fabricar tus propios regalos. Recicla, reinventa, crea y da un toque realmente personal a tus obsequios. Y si el agraciado que debe aceptar tu obra de arte no está conforme, ¡anda y que le ondulen con la permanén, que aprenda a valorar el trabajo artesano! En el caso de que seas un/una ñapas y tu manualidad quede hecha una piltrafa, no te preocupes, siempre puedes decir que el engendro perpetrado con macarrones formaba parte del decorado de una película de Almodovar. El friquismo nos hará libres.

Regalo capullo: El nombre es la descripción precisa. Un regalo capullo le recuerda a esas personas que tanto quieres cuanto te sacan de quicio. Para los obsesos de las últimas tecnologías, un ábaco; para las que sólo salen a la calle con las últimas tendencias, unos zuecos de madera; para los que nunca regalan, como el tipejo que escribe estas palabras, un “vale por lo mismo que me regalaste el año pasado”… las risas -al menos las del obsequiante- están garantizadas.

Regalo ecológico: Para despistados recordamos que nosotros, los amigos de Cooliflower, además de escribir un blog nos ganamos la vida vendiendo productos de algodón orgánico que compensan el CO2… (sí, ya que estamos lo dejamos caer) pero no somos los únicos. Se puede comprar bueno, bonito, barato… y ecológico. En Olokuti online hay un poco de todo. Busca también en las tiendas de comercio justo. Si no conseguimos derrotar al consumismo, al menos adaptémoslo para fabricar un mundo mejor.

El no-regalo: Prueba la felicidad sin aditivos ni conservantes. Cambia obsequios exclusivos por tardes exclusivas, corazones engarzados por corazones sinceros, anillos dorados por doradas puestas de sol. Cambia situaciones que puede comprar el dinero por situaciones que conservará la memoria. El mejor obsequio es abstracto; el mejor obsequio no tiene precio: se denomina buen recuerdo.

Para raritos mañosos del mundo… Fabricando un muñeco “Android”
·
Publicidad cooliflowerense:


Leer más

Eres padre, aunque no lo sepas

18 de marzo de 2010

Eres padre. ¿Cómo? ¿Aún no has dejado que tu semilla florezca? ¿O la has dejado, pero no precisamente en el lugar idóneo para que germine? Da igual, no busques excusas: sigues siendo padre.

pessebre

Hemos heredado la festividad del día 19 de marzo por san José. El buen carpintero tampoco era, por lo que sabemos, padre, pero con su sueldo de carpintero, entre sillas modelo Pilatëk y escritorios Romanïk, crió a un hijo para la posteridad que influiría más que los Beatles y los Pixies juntos. San José era (y perdón por la cacofonía), padre putativo, P.P. para los amigos, pero no dejaba de ser padre.

Y es por este motivo por el cual los José del mundo se llaman Pepe y el día del padre es, en realidad, el día del padre circunstancial (mejor que putativo); y puesto que todos dejamos legados y adoptamos personas y circunstancias, buenas y malas, todos somos bastante padres (algunos más que otros, ahora que recordamos al difunto -”Papuchi”- Dr. Iglesias).

En Cooliflower os pedimos, padres de todas las razas y colores, que cuidéis a vuestra progenie. Los que tenéis hijos (de esos que van al colegio y dan disgustos) porque el futuro sólo será posible con una educación adecuada: la eco-inteligencia debe de ser cultivada desde la infancia. A los padres circunstanciales, les recordamos que las acciones son hijas de nuestra conciencia y son mucho más longevas que cualquier persona porque perviven durante generaciones.

Y si aún no tenéis claro que regalar… podéis sacar partido a nuestro vale regalo. Cuando compres alguno de nuestros productos y tengas que rellenar tus datos de usuario, selecciona “Enviar Vale Regalo”. De este modo, cualquier “padre” recibirá en su correo una felicitación personalizada y el aviso del envío del detalle. ¡Qué fácil es quedar bien…!

¡Felicidades, padres! (o no)

Leer más

Vale regalo, el regalo lo vale

21 de diciembre de 2009

Vale Regalo ecologico

Seríamos unos hipócritas si no reconociésemos que hemos sido llevados a esta crisis global por puro consumismo. El ansia de tener ha derribado imperios y aniquilado razas, violentado la paz y asesinado amores. Nos han enseñado que siempre debemos aspirar a más, a toda costa, aún cuando no sepamos qué es más. ¿Más caballos en el coche, la piel más suave, una pareja con menos arrugas, más pecho, menos nalgas, un Jes Extender porque “¡a mí me gustan grandes!”?. Si sólo valoras lo que mide un pedazo de carne, más te vale recluirte en una charcutería.

Amigo/a, ningún objeto suple un abrazo, ningún alarde económico oculta carencias individuales. Recuerda los momentos más felices de tu vida; ¿Qué había allí? Besos, paisajes, amigos… Luchar contra el paso del tiempo con una tarjeta de crédito como espada, es luchar contra un dragón inexpugnable, contra tu propia vida.

Pero, ¿Qué os voy a contar?, también seriamos hipócritas si no admitiéramos que en momentos puntuales de nuestra vida, necesitamos esa parte consumista. Es una cura para la tristeza analgésica y eventual. Haciendo el proceso de compra compartido, puedes tocar corazones. Perdonadme el momento caramelo líquido, deben ser las fechas… ¡Regala con amor!. Dile a alguien lo importante que es para ti. Regala con corazón y con conciencia.

Nosotros -¡sólo si quieres, vaya!- somos una opción 😉 Te lo ponemos muy fácil. En la tienda Cooliflower, cuando vayas a proceder a comprar cualquiera de nuestros productos y te pidamos tus datos de usuario, selecciona la opción: “Enviar Vale Regalo”. Una vez finalizado el proceso de compra, la persona que hayas elegido recibirá en su correo electrónico tu felicitación personalizada y el aviso del envío de tu regalo. Es bonito enviar felicidad.

Y a todo esto, cooliflowerenses, ¡Feliz Navidad!, que ya toca.

Leer más

La estrella fluorescente de Belén

27 de noviembre de 2009

Se acercan las Navidades. Lo sabemos porque el sesenta por ciento de los anuncios son sobre colonias con voces en off hablando raro; lo más parecido a un film en versión original en televisión antes de las dos de la mañana. Por eso en España cualquier que-pasa-nen sabe que “eau” se pronuncia “o”.

Estrellas NasaHay otros indicadores claros de que se acerca la Navidad: Tu vecino, al que no te gusta dar la espalda porque guarda un picahielos en el bolsillo, sonríe de vez en cuando, e incluso saluda. Te regalan una cesta de Navidad con botellas de vino añejo sin madurar, vino joven añejo, dátiles (¿¿Por qué dátiles??) y una botella de brandy con nombre de militar que le regalas a tu padre. En todas las casas tienen una bandejita con turrón, mazapán, polvorones… Cualquier cosa que contenga su peso en azúcar. Los diabéticos se sienten tan sitiados como el reno Rudolf en una convención de cazadores. Luego están las cenas de empresa, con el aliciente de aprovechar el momento etílico para ligar con el tío/tía bueno/a de rigor, y la alegría de poder chantajear con Youtube al jefe que baila I will survive con la corbata en la cabeza.

Sí, hay cientos de indicadores pero mejor me planto aquí antes de que me fichen como monologuista cutre. Lo que más nos llama la atención en Cooliflower es la cantidad de luces que inundan las calles y cómo se suman a la contaminación lumínica diaria. Es raro, ¿quizá algunos ediles intentan paliar su falta de luces con luminosidad externa?.

Lo seguro es que el gasto energético es inmenso pero hay ejemplos no del todo negativos (leer noticia aquí). Por nuestra parte proponemos desconectar tanto ornamento artificial para volver a mirar el cielo estrellado. Así, en silencio, captaremos el espíritu original navideño a años luz de la siniestramente brillante Cortilandia.

Leer más

Compartir este artículo :

La estrella fluorescente de Belén