El malvado rey de la selva

17 de julio de 2009

Recuerdo aquel verano de felicidad cantando canciones terriblemente horteras: El rumor del río, fogatas nocturnas, el primer beso y aquellos rollos de papel higiénico con un elefante rojo… ¡ouch!, sólo de pensarlo se me convulsionan las nalgas y un escalofrío me taladra el coxis. Ahora, con esto del marketing, aquellos warholianos pedazos de lija se llamarían, posiblemente, “Toallitas íntimas exfoliantes” y se venderían como rosquillas.

Los rollos del elefante representaban al verdadero Rey de la Selva, un animal de ataque feroz, directo y por la retaguardia, que convirtió a un par de generaciones en aficionados a la lectura -por aquello de retrasar el momento del hara-kiri final-. Sospechamos que El Pensador está inspirado en ese minuto de duda previo al acto de higienizarse; “Ser o no ser”, “Actuar o quedarme sentado”. No sé, pero mientras tanto me lo pienso…

Nuestro consejo Cooliflower: Piensa en el planeta y compra papel reciclado -¡pero, por favor, no recicles papel usado!- Video: El terrible Canyonero (pero menos terrible que un rollo extrasuave)

Leer más