Noticias frescas

Archivo de etiquetas: ley de costas

Cooliflower NEWS! (De vuelta con el buen tiempo)

16 de abril de 2013

Trrrrrrrrrrtrrrtrrr… Hacía un egg and a half que no lo publicábamos y lo bueno se hace esperar. Y lo que es taaan bueno, bueno que te shit yourself, más todavía.

Regresan las… ¡Cooliflower News!

(El “trrrrrrrrrrtrrrtrrr” pretendía ser un redoble de tambores. Cualquier parecido con la realidad es pura sindecencia. En caso de dislexia consulte con su fárdico o memacéutico).

Electrificante Alejandro Agag

“Yo también siento como si me aclarase la garganta cuando digo Agag”.

Alealejandro CooliflowerMaldigo a Lady Gaga por meterme en la cabeza “alealejandro”. A don Agag (¡GAGA al revés! ¡Llamad a Cuarto Milenio!) se le empezó a conocer como yerno de un presidente con bigote y acento tejano llamado Aznar.

Alejandro, que se compró un pedazo de equipo de fútbol, ha sido destacado como figura ecológica relevante por L’Uomo Vogue. Su idea es la Fórmula-E, carreras de Fórmula 1 con motor eléctrico. A priori parece el Scalextric, a escala bestial, de un empresario rico con ganas de pasarlo chachiguay, pero bien pensado… se llega a la misma conclusión.

Es probable que Alejandro Agag* lo haga(g) porque es supersuperdiver, pero si nos atenemos a todas las innovaciones nacidas de la Fórmula 1 tradicional, adelantos que podrían ser aplicados, con este proyecto, en nuevas tecnologías para automóviles eléctricos, deberíamos quitarnos parte de los prejuicios oseaosea contra la futura competición. De hecho, el objetivo fundamental es, con bajo presupuesto, “desarrollar una tecnología para el uso diario de este tipo de motores en las ciudades”. ¡Halehale! por Ale. Que aprenda Rita (Barberá).

*El redactor avisa: Gritar en alto este apellido tres veces seguidas produce ataques de risa involuntarios.

De costes de costas

Ameriza la polémica ley de costas al senado. Polémica porque permite que muchas construcciones, literalmente pegadas al mar, se mantengan en pie.

En Cooliflower ponemos el dedo en la llaga del bolsillo: estamos hasta las aletas de la nariz de que cada año aparezcan personas tirándose de los pelos en el telediario, todo porque un desbordamiento ha arruinado la casita construida en una zona muy estúpida y peligrosa. Es un drama abandonar un hogar, también lo es vivir en zonas calificadas como “inundables” y “protegidas”. Ningún estado debería permitir edificar en zonas que ponen en riesgo la vida de los “colonos”, con coste económico cíclico casi equiparable al neuronal. Dentro de unos años, cuando las olas mojen los tobillos de los afectados por el mar, habrá que lamentarse y tirar de bote común, el de la ONG más famosa de la península: Pagafantas Sin Fronteras.

Kim Jong-un, uno, gordo y libre

Kim_Jong-un2 Original de Els Quatre GatsEl niño gordito Kim Jong-un, cruce entre Doraemon y el cantante del Gangnam-style daría risa, pero el pequeño balleno es real. El pobre creció junto a un padre friqui-maligno, en un país donde le ríen las gracias, le lloran las desgracias y lo quieren por ser tal cual, bobito en líneas (curvas) generales.

El tipo lleva una temporada cabreado, quizá porque no le ha bajado la regla (los dictadores menstrúan si les da la gana). Como él no es feliz, los demás tampoco, ñeñeñé, por eso se dedica a acojonar a otros países con sus armas nucleares. El verdadero motivo para ir de matoncillo es tapar, entre otras malas nuevas, su mala gestión y las hambrunas que están llevando a algunas regiones de Corea del Norte al canibalismo.

EEUU anda inquieto y al acecho, quejándose, como siempre, de que “los malos” tengan armas nucleares. Si no hubiera armas nucleares, no habría armas nucleares. Dejamos caer este pensamiento tan sumamente elaborado porque Kim será muy bobo, el pobrecillo, pero los que sostienen industrias de destrucción masiva y protestan por ellas, tampoco son precisamente Punset en un día de inspiración.

Para finalizar, bajo estas líneas, el próximo encargado de redactar la ley de costas, pluriempleado como consejero de Dorae-Kim.

Leer más

Honor ecológico de todo a un euro

30 de marzo de 2013

Cospedal demandará a Greenpeace: “Greenpeace apunta que de la reforma de la ley de Costas salen beneficiadas empresas constructoras en las que había participado su esposo.” La Vanguardia.

Bee_Gees_1977Si John Travolta bailaba como un monguer a cámara lenta. Si se llevaban los pantalones de pata de elefante. Si los semi-calvos Bee Gees eran tipos sexy. ¡Oh, vamos! ¡Si hasta se decía “demasié para el body” y se bailaba “Saca el güisqui, cheli”! ¡1.978 pasó hace demasiado tiempo! Mirad una foto de los Bee Gees: ¿Qué más se necesita para reformar la Constitución Española?

Nuestra decrépita carta magna garantiza algo llamado “Derecho al Honor”. Todos los ciudadanos tenemos derecho a que se nos respete. El honor (buena reputación, honestidad, “amor” al prójimo) es una cualidad garantizada, aunque se pisoteen cabezas. Se es honorable por ley.

(Exijamos un decreto para que todos hablemos cinco idiomas).

La ley asegura que somos buenas personas. Por ejemplo, si alguien decide crear leyes que apoyan construcciones ilegales en la costa. Imaginemos a ONG y periodistas que investigan el asunto y encuentran vínculos con personas, las mismas que están detrás de las leyes, beneficiadas por las medidas. Si esto sucede y se alza la voz, el “infractor” puede demandar a quien denuncia, como hará Cospedal con Greenpeace, por vulnerar el derecho al honor. María Dolores, diferida en sí misma, la mujer que persigue la privatización de montes para uso privado, la que ha inspirado el chiste “se abre el telón. Aparece Cospedal y privatiza el telón”, luchará por su honor en los tribunales. Se inaugura un nuevo capítulo en materia de honor: el derecho al honor de la madrasta persiguiendo a Blancanieves, el Coyote, que denuncia al Correcaminos y Judas, demandando a Jesús.

Por nuestro honor, que el honor está de saldo en un clima borrascoso de corrupción y ecolorisa. Se ha presentado un borrador de Ley de Montes (María Dolores de Cospedal también ha solicitado informes sobre terrenos de utilidad pública para privatizar). La sorpresa en el artículo 50 es que “con carácter excepcional las comunidades autónomas podrán acordar cambio de uso forestal cuando concurra un interés general prevalente”. La ley permitiría, por ejemplo, quemar (por descuido) un bosque y edificar una urbanización, “siempre que se trate de terrenos de titularidad pública y que se adopten las medidas compensatorias necesarias que permitan recuperar una superficie forestal equivalente a la quemada”.

Acabáramos. Un monte quemado podría ser urbanización con zonas ajardinadas y campos de golf. Lo decimos con un susurro, no sea que nos demanden por decir la verdad y faltar al honor de los que desconocen la palabra. Chitón.

Leer más

Compartir este artículo :

Honor ecológico de todo a un euro