(Algo parecido a) La felicidad en 2016, en dos pasos

29 de diciembre de 2015

Cada cambio de año nos proponemos una lista de mejoras. Se suelen quedar en meros bocetos, arrastrados de un año a otro. Los buenos propósitos son facturas proforma que dicta el corazón (la víscera más comercial), pendientes de que el departamento cerebral acepte el presupuesto.

Leer más