Noticias frescas

Archivo de etiquetas: Fox – Fibre

¡El Slow Food viene rápido!

13 de marzo de 2014

La naturaleza no se apresura, y todo lo consigue.

Lao-Tsé

Carpe Diem. Vivir deprisa. Acabar con un cadáver joven y bonito y no dejar para mañana lo que puedas hacer hoy.

Somos atletas de fondo exprimidos al máximo, corredores que desconocen el premio y no piensan en la meta. ¿Qué hay al final? ¿Qué se consigue, siendo el más rápido? Perderse el trayecto y olvidar el momento presente. Walter haguen, jugador de golf profesional proveniente de una familia humilde dijo: “Estás aquí sólo para una corta visita. No tengas prisa, no te preocupes. Y asegúrate de oler las flores por el camino”. La vida sin prisas es larga y placentera, el mundo cronometrado hace que pierdas todo contacto con la realidad.

slow-food recortadaLas prisas forman parte de nuestro ritmo de vida: llegar primero, conseguir lo último, correr con la mente puesta en otro objetivo. Descuidamos el presente conocido en aras de un futuro desconocido. No hay placer ni sabiduría real sin pausa.

Sin prisas, en 1986 empezó en Italia el movimiento Slow Food que se oponía a la urgencia y estandarización de la comida. Se trataba de recuperar los procesos y las tradiciones regionales, defendiendo los cultivos y productos de la tierra. Esta filosofía se ha recuperado en Cataluña a través de Slow Food Km0, una asociación de restaurantes que prioriza la agricultura cercana y ecológica, con alimentos de temporada sin transgénicos, y pescados capturados de forma sostenible.

46 restaurantes  han conseguido su certificación, y en Cooliflower nos alegramos por la recuperación de un modo de entender -sin prisa, con lógica- una parte primordial de la vida, como es la alimentación, y nos enorgullecemos porque nuestros hermanos de Fox-Fibre crearon chaquetas de algodón orgánico para algunos de los premiados.

En la foto se los distingue. ¿Cómo? En cuestiones de algodón natural, si lo llevas crudo, es que lo tienes claro. 😉

Leer más
Cadmio Little Monster Greenpeace

Pequeños grandes monstruos

15 de enero de 2014

Monsters in your closet

“Esta es una pesadilla para los padres de todo el mundo que buscan comprar ropa para sus hijos que no contienen sustancias químicas peligrosas. Estos “pequeños monstruos” químicos se pueden encontrar en todo, desde diseños exclusivos de lujo a la moda barata, contaminando nuestras aguas de Pekín a Berlín. Por el bien de las generaciones actuales y futuras, las marcas deben dejar de usar estos monstruos”.

Chih Un Lee, Activista Detox de Greenpeace de Asia,

Cadmio Little Monster GreenpeaceMalignos duendes que convierten peces machos en hembras. Temibles criaturas que envenenan los ríos o dañan huesos y riñones. Simpáticos, en apariencia, gnomos de colores que deforman el aparato reproductor… Greenpeace llama nuestra atención sobre los pequeños monstruos que se encuentran en el armario de los más pequeños. Reconocidas marcas utilizan componentes altamente peligrosos para hacer más llamativas o baratas las prendas. Puede ser un fijador de tinte, o un aroma especial; tras el brillante disfraz los monstruos acechan sin respetar infancia ni salud.

12 de 12, los datos son rotundos. De las doce marcas analizadas, ninguna pasó el corte. Todas dieron positivo en el uso de sustancias dañinas y/o peligrosas.

De momento, el informe sólo se encuentra disponible en inglés, aunque merece la pena estrujarse las meninges (y el inglés con mil palabras) para entender lo que en este blog hemos repetido una y cien veces: La ropa ecológica no es un simple capricho. Intenta ser más selectivo en la compra de tejidos porque la salud del planeta también incluye la tuya. Y la de los más pequeños.

2014-01-15_2040042014-01-15_203936

Visita la página web de Little Monsters aquí.

Leer más

Préstanos 5 minutos para Fox Fibre

4 de diciembre de 2013

¿Qué puedes hacer en cinco minutos? Un sándwich, una infusión, un fregado rápido… Ver un video idiota en Youtube. Cinco minutos te dan para unos preliminares sensuales o un comentario sobre las jugadas más interesantes postcoitales. Cinco minutos no van a ningún lado, salvo que elijas que vayan a algún sitio, porque trescientos segundos son suficientes para romper con lo establecido o establecer sobre lo fracturado.

En la doceava parte de una hora cabe una llamada de teléfono de reconciliación, un esbozo de vida futura, un “ahí os quedáis” laboral, un “hasta mañana” de buena fortuna. Cinco minutos dan para mucho, para tanto que puedes girar 180 grados.

Hoy te pedimos cinco minutos que cambiarán un poco tu vida (bastante, si lo necesitas de verdad), un tiempo que no te hará ningún mal y a nosotros mucho bien. De tanto en tanto (de muy tanto en tanto) os hablamos de este blog, que lleva varios cientos de entradas intentando ser, y estar, para todo Cooliflowerense que se precie. El blog de Cooliflower es un escaparate a disposición de toda buena acción: prueba a contactar con nosotros; cualquier buen proyecto contará con el post gratuito y sincero que se merece. Y disfrutamos escribiendo para otros; total, supone el mismo esfuerzo crear un mundo mejor que echarlo a perder.

Necesitamos cinco minutos porque Cooliflower se creó, y vive, gracias a Fox Fibre, la marca pionera en el uso de algodón orgánico con color de origen (¡sí, con color!). Sus productos naturales ayudan a hacer la vida llevadera a personas con dolencias tan graves como el SQM, y son un lujo en comodidad para los que los utilizan por puro gusto. Como bien sabrás si nos sigues, estamos totalmente en contra de comprar por comprar, pero bien merece la pena utilizar cinco minutos de tu tiempo en echar un vistazo. En cinco minutos conocerás grandes opciones naturales (este redactor es fan de su crema de manos) y nos financiarás el blog. ¿Te parece poco? 😉

Visita la nueva tienda online de Fox Fibre.

Fox Fibre

Leer más

Testado en personas con sentimientos

12 de marzo de 2013

“En principio, y estrictamente hablando, los animales no tendrían derechos, a la par que tampoco tendrían obligaciones  ya que al carecer de libre albedrío y capacidad de decisión, no podríamos considerarlos sujetos éticos capaces de discernir entre el bien y el mal”.

(…) “ni los toros ni el resto de los animales tienen dos de los que son nuestros derechos fundamentales, el derecho a la libertad (…) y el derecho a la vida”.

Toni Cantó, el día que su cerebro cortocircuitó y su apellido fue verbo.

Canis_lupus_pup_closeup Cooliflower

 Los animales no piensan.

 Hasta hace muy poco se creía que los elefantes se comunicaban gestualmente. El característico sonido de trompeta de los paquidermos (barritar) era lo más parecido a una forma de comunicación, simples advertencias territoriales. Así fue hasta que algunos investigadores, perplejos por la capacidad casi telepática de entendimiento en la manada, colocaron micrófonos que captaban sonidos de baja frecuencia. Descubrieron que estos grandes mamíferos usaban un “lenguaje” inaudible para los humanos.

Las sorpresas derivadas del estudio zoológico nunca se acaban: los delfines se llaman entre sí por su nombre propio, “despiadados” animales como lobos, chacales y aves rapaces cuidan de su pareja y sus crías, las hormigas se comunican mediante olores (feromonas) y son capaces de sentir miedo… a su modo. Cada especie vive, siente y padece dentro de las limitaciones de su propio cuerpo. Al igual que el umbral del dolor (y la inteligencia) es distinto en cada persona, los sentimientos por familias difieren de los nuestros. Por eso los animales no piensan… como nosotros: son distintos, que no peores.

 Imaginemos a una especie que hubiese evolucionado cien mil veces por encima de nuestra capacidad intelectual. Imaginemos a seres, invisibles a nuestros ojos, mirándonos a nosotros, humanos, como si fuéramos peces bobos en una pecera. ¿Qué pensarían de nosotros? ¿Nos pondríamos en su lugar, entenderíamos sus razones y razonamientos, con las neuronas que nos ha dado la naturaleza? Sería imposible. El entendimiento humano también tiene fin. Somos tan inteligentes porque nuestra inteligencia se compara y limita con nuestra inteligencia. Somos el tuerto del país de los ciegos.

 Ayer, tras una década desde que se aprobó, la Unión Europea prohibía definitivamente la venta de cosméticos en los que, durante su proceso, se haya experimentado con animales. El libre albedrío humano, similar al animal (nacimos y morimos, lo que hay en medio depende en gran medida de nuestras decisiones) ha dado un paso adelante en la lucha por un mundo más animal. Bien hecho: sigamos trabajando la empatía salvaje, a ver si además de listeza, demostramos sentimientos.

 Nota publicitaria: En Cooliflower somos primos hermanos de Fox Fibre. Este blog vive gracias a sus productos, entre los que se encuentra su sección de cosmética que jamás fue probada en animales (impresionante su crema de manos, testado en este redactor, algo animal). Si te apetece, echa un vistazo aquí. 😉

Leer más

Fast-moda by Zara

27 de noviembre de 2012

El modelo Zara se ha convertido en fuente de estudio para competidores de industria textil y universidades. Amancio Ortega, un hombre proveniente de una familia humilde, creó un imperio de la moda partiendo de la nada, sin apenas marketing para respaldar sus productos.

El éxito de la marca se basa en un pilar único de rápida renovación. Ojeadores de Zara se mueven por todo el mundo a la búsqueda de tendencias, una tarea que en principio llegó a realizar el mismo Amancio. La búsqueda de nuevos modelos es diaria, pero no es menos constante el posterior diseño, desarrollo y confección. Prácticamente cada mes las tiendas del gigante textil renuevan su oferta de productos, en total concordancia con la moda imperante, lo que genera en el consumidor el deseo de “compra antes de que se acabe”. Zara es fast-fashion para un mundo que cambia de camisa y zapatos como de trendy topic.

Greenpeace, acostumbrada a sacar los colores a otros fabricantes de prendas (H&M y Puma, por ejemplo), analizó este año diferentes productos de Zara y encontró rastros de disruptores hormonales y sustancias cancerígenas asociadas a tintes. Por ello, para solicitar compromiso medioambiental en la política de la empresa, y acabar con la creación barata de prendas a cualquier coste, Greenpeace incita a una rebelión pacífica bajo el hastag #RebeliónDetox. Toda la información para seguir la campaña la puedes encontrar aquí.

Sigue leyendo tras el salto.

Leer más

3 años de Cooliflowerenses sin vergüenza ;-)

20 de junio de 2012

 

¿Qué se aprende tras un trienio? Se aprende a andar, a decir “no” y a reconocerse en un espejo. Sí, justo como un niño. Somos una filosofía (paso de decir “marca”) muy joven. Somos como un bebé, pero con control (casi) total sobre el esfínter.

¿Qué se aprende tras un trienio? ¿Quiénes somos? ¿A dónde vamos? ¿Por qué Cooliflower y no “Coliflor guay”? Tanto para recién llegados, como para seguidores prehistóricos, os explicamos de qué va Cooliflower, Are you ready? Preparats? ¿Preparados?

<Fundido en afro-americano>

 

Cooliflower 3. Terceras partes sí pueden ser buenas (Véase El Padrino y Toy Story)

 

Año 2009. The Black Eyed Peas están a punto de lanzar “I Gotta Feeling”, el single con el que dominarán las caderas de la próxima década (tú también lo sigues bailando, te hemos visto). Es el año de Darwin y del gorila. Es el año en el que dos submarinos nucleares, uno británico y otro francés, chocan a gran profundidad ¿cómo narices se las apañaron? ¿Se saltaron un ceda, o es que no miraban el retrovisor? ¿Les faltaba espacio? ¿Hicieron parte amistoso…? ¡Perdón! Continuamos: 2009 también es el año de las fibras naturales, la situación perfecta para que surja Cooliflower, una filosofía ecológica -recalco- más que marca, envuelta en algodón orgánico Fox Fibre, firma que terminaría hermanada a la nuestra. Y en medio de todo este tinglado, apareció vuestro blog. Yeah!

Desde el principio de los principios, Cooliflower brotó para una nueva especie que iría creciendo con nosotros, los cooliflowerenses, personas de todo sexo, género, edad y condición con espíritu crítico, irónico y realista, pero sobre todo con sentido del humor. Aunque en Cooliflower de vez en cuando nos pongamos serios, somos optimistas. ¿Crees que esta época es un asco? Prueba a ser clase media en la edad ídem, ¡ya verás las becas que te conceden! Nos gusta divertirnos y ser felices con lo que hacemos. Es la razón de ser de la ecotendencia, el término con el que bautizamos un modo de entender la ecología (termino que nos han fusilado a eco-discreción, por cierto).

 

Y llegados a este punto (no confundir con punto y final), gritamos a los cuatro vientos que inventar otra forma de ver la ecología, nos llena de orgullo (y satisfacción 😉 ), y por eso os prometemos que:

–       Seguiremos siendo igual de irreverentes… o más. De nada sirve la libertad proclamada y no ejercida.

–       No os machacaremos con “spam”, tonterías varias, ni Powerpoints de “amistad” (¡esperamos reciprocidad!).

–       Continuaremos apostando por concursos de blogs en los que jamás valorarán la calidad ni la originalidad, y en los que salvo que se vuelvan locos, no nos darán un premio, aunque haya medios de renombre más planos que Planín y que aburren a un reloj de arena.

–       Insistiremos en que no hay nada más democrático que disfrutar de la naturaleza. Y nada más realista que aceptarnos como eco-urbanitas (si no fuera así, no estarías leyendo estas líneas en un ordenador).

–       Y prometemos que seguiremos creando e imaginando, todo para fomentar la ecotendencia y el pensamiento plural. Vivan las mentes ricas e inquietas.

 

Os queremos, Cooliflowerenses. Y os animamos a que descubráis nuestras entradas con más solera; algunas, poco conocidas, son nuestras favoritas. 😉 También os animamos a que conozcáis nuestros productos aquí. Celébralo con algo muy “cool” tras el salto…

Leer más

La moda y el modo en la ecología

10 de mayo de 2012

Budapest, 1932. Cielo gris, gente caminando, algunos muy felices (los Buda) y otros menos (los Pest). Un repostero fabrica los típicos dulces de la ciudad, que saben a repollo caducado, y su mujer compra una cabeza jíbara en el mercado. En la ciudad, los gatos ladran y los perros maúllan. Llueve absenta. Aquel fue un año extraño, sí. Budapest, 1932. Era una buena manera de empezar un post, aunque nunca he estado en Budapest y no sé de qué estoy hablando. ¡Oh, Budapest! ¡Budapest! ¡Si al menos te supiera situar en el mapa!

¿Qué importancia tiene? Podría decir que Budapest está en Ohio (ojayo) y que en 1885 tres docenas de mujeres se manifestaron en top-less, por la subida del precio del tocino. Alguien lo leería, lo publicaría en otro blog y en unos meses algún lumbreras, al que pagan, y bien, por farfullar desde asuntos del corazón, hasta filosofía hermética, lo comentaría en televisión (cinco años jugando al mus en la facultad, ergo soy omnisciente). La nueva realidad estaría servida, al lado del perrito juguetón y la “dulce” muchacha con Ricky Martin en el armario.

El mundo de la ecología funciona así, como nuestro irreal Budapest. Yo te cuento lo que soñé ayer tumbado bajo una higuera, y si te gusta, lo aceptas como cierto, que el Greenwashing sienta muy bien. Se ha alcanzado tal punto de marketing buenrollista que cualquier producto sin relación con enfermedades incurables, sin niños en su producción, o manufacturado por campesinos sin zapatos, es “verde”. En la etiqueta deberían añadir “contiene un 50% de ingenuidad”.

Fox Fibre y su hermana Cooliflower (por cuya gentileza existe este blog) son marcas que creen en lo que hacen e intentan hacer lo que creen. Ambas estuvieron presentes en Biocultura y en la feria Show Me Your Green Talent de Barcelona, donde coincidieron con las dos jóvenes emprendedoras de Ecoology, una marca on-line de moda ecológica real y sostenible, algo muy escaso en la actualidad. Y este es el motivo de este post, recordar que en un mundo ficticio y prefabricado, donde la desinformación es dogma de fe, aún hay personas que buscan el lado ético de la producción ecológica, prestando importancia a la moda, sí, pero también al modo. Porque es el modo, no la moda, lo que marca las marcas.

Leer más

Los Ganadores del sorteo Fox Fibre

21 de diciembre de 2011

Ya estan aquí los 5 ganadores del sorteo productos Fox Fibre

. Cada uno recibirá un lote de sus fantásticos productos naturales.

El reparto de premios es el siguiente:

  • Comentario 5 (Carmen Alonso García)
    pack 1: Tres calcetines de algodón orgánico certificado color crudo, verde y marrón de la talla 37-39
  • Comentario 2 (Águeda)
    pack 2: Tres calcetines de algodón orgánico certificado de color crudo, verde y marrón de la talla 40-42
  • Comentario 12 (Miguel Cazador)
    pack 3: Sales de baño relajantes, aceite corporal “Dulces Sueños”, jabón corporal de avena.
  • Comentario 18 (Sonia Alegre)
    pack 4: Ambientador natural, bolsa plegable para ir de compras de algodón orgánico certificado y jabón corporal de rosa mosqueta.
  • Comentario 1 (Silvia Cairol)
    pack 5: Sales de baño relajantes, Aceite corporal afrodisíaco y jabón corporal de naranja.

 

Enhorabuena a los afortunados, con los que nos pondremos en contacto ahora mismo. Y a todos los demás os damos las gracias por vuestra participación a través de vuestros comentarios y os recomendamos seguir conectados a Fox Fibre.

sorteo de productos naturales foxfibre

 

 

Leer más

Compartir este artículo :

Los Ganadores del sorteo Fox Fibre