Noticias frescas

Archivo de etiquetas: Equo

Ferias ecológicas o algo

10 de noviembre de 2011

Estuvimos en Biocultura de paseo. Y después abrimos el interrogante: ¿Por qué la ecología no acaba de triunfar en España? Porque confundimos la velocidad con el tocino (de soja).

Empezamos este blog porque queríamos combatir el ab

urrimiento verde-elitista. Lo ecológico se circunscribe a ámbitos sesudos, rayando el papanatismo. Malinterpretamos la ecología llevándola a pensamientos technicolor. “Productos orgánicos, amasados por monjes tibetanos alimentados por vegetales felices, cortados sin sufrimiento por agricultores sonrientes en noches de plenilunio”. Basta. Si la chorrada sirve para cobrar 5 euros por un panecillo, de ecológico tiene lo que Rajoy de rastafari. Es la paradoja de caer en la inanición por ser solidario y natural.

 

El segundo hecho por el que la ecología no termina de despegar en la península es la excéntrica unión que, testarudamente, enlaza lo místico -o simplemente friqui- con lo verde. Ángeles, fuerzas esotéricas, cristales energéticos, símbolos cabalísticos, atrapasueños… Atrapaeuros. Vestir un palestino a 30 grados celsius, con la calefacción a tope, vendiendo cristales “energéticos” es –país de pandereta- digno de una feria ecológica. Imaginad una gestoría donde calcularan el IVA y vendieran amuletos indígenas.

No vamos a tirar por tierra el buen trabajo de los excelentes profesionales que exponen (y se exponen) en ferias como Biocultura, pero suplicamos más tecnología medioambiental y menos tofu a las finas hierbas; más economía sostenible y menos leche de cereales, más información ecológica y menos amuletos de madera. Señores que organizan ferias, queremos realidades sostenibles para construir sociedades sostenibles.

Nota: Además de ponernos hasta las cejas de zumos naturales, hubo algunas sorpresas agradables; destacamos dos: Equo, ya establecida como partido verde y Agrotravel, una agencia de viajes que realiza un excelente trabajo verdaderamente sostenible.

Leer más

Cumbre de Cancún: Creer para ver

13 de diciembre de 2010

La negociación de Cancún ha terminado con una rara sensación de satisfacción adulterada. Recuerda al clásico regateo de mercadillo: el vendedor, listo y curtido como él solo, ofrece productos a un precio muy superior al real; el comprador consigue una rebaja sustancial tras un largo tira y afloja y se hace con su “ganga” (¡fíjate, lo he conseguido a mitad de precio!). El vendedor sabe que aún podía haber rebajado mucho más el precio, de hecho, prácticamente ha timado al feliz consumidor. La sensación compartida es la de haber hecho un buen negocio, pero sólo uno de ellos conoce verdaderamente el coste de la transacción. Para ser timado, uno debe de ser consciente del timo.

Finalizado el regateo de Cancún deberíamos alegramos de que se hayan alcanzado ciertos acuerdos (principios, más bien), reservándonos el derecho de ver para creer. De momento, la crédula euforia parte del deseo de reconducir el fiasco de Copenhague. Tan mala fue la experiencia que ahora todo, por muy abstracto o básico que se presente, resulta un gran avance. De lo que no queda ninguna duda es de que éste, aunque quizá difuso, es un paso hacia adelante… pero hay que ser realistas: la mayor parte de los acuerdos quedan aplazados hasta el 2011 en Sudáfrica.

Si queda una lectura positiva y objetiva, al margen de acuerdos, es el creciente número de asociaciones, eventos y movilizaciones ciudadanas para combatir el cambio climático en todo el mundo. Si los acuerdos no cambian el clima, siempre podrán actuar los “combatientes” de primera línea. Y sobre este ímprobo trabajo, nuestras más sinceras felicitaciones 350.org y Greenpeace por su buen hacer en Cancún. Aquí, en la península, deseamos suerte a Equo, el proyecto política ecologista y a som energia, la cooperativa de energía renovable que ya ha conseguido el número suficiente de socios para ser una realidad.


Lo más destacado de la cumbre (consulta y descarga aquí el borrador en inglés):

Bosques:

+ Algunos países, como Brasil, recibirán ayudas para no talar bosques.

En 2011 se decide si es un acuerdo vinculante o voluntario. Sin garantías y aún en el aire, la medida puede prosperar o quedarse en papel mojado.

Kioto:

+ Se ratifica el protocolo de Kioto. China y EEUU se comprometen.

El compromiso no está totalmente cerrado, Japón no lo acepta. El acuerdo podría ser desechado unilateralmente en el futuro. Ni siquiera la firma es una garantía: en España, país firmante y una de las naciones más contaminantes de la U.E., sólo la crisis económica ha reducido las emisiones.

Emisiones:

+ Se alcanza un compromiso mundial para reducir las emisiones.

El compromiso sólo supone el 60% de la cantidad necesaria para frenar las subidas de temperaturas.

Boicot de Bolivia:

+ Bolivia buscaba vetar la cumbre y los acuerdos alcanzados, pero la eficaz gestión de México consiguió que la oposición no prosperase.

Algunos de los motivos de Bolivia para ejercer el boicot eran lógicos, como las medidas insuficientes y la falta de un tribunal internacional de justicia climática.

Tras la tempestad… un poco de relax
·
Publicidad cooliflowerense:
·

Leer más

Renacimiento verde

10 de noviembre de 2010

«Por una humanidad más justa en una Tierra habitable en vez de un inmenso rebaño de atontados en un ruidoso estercolero químico, farmacéutico y radiactivo.»

Manuel Sacristán


Juan López de Uralde nació en diciembre de 2009. Antes de esa fecha, por supuesto, ya había nacido físicamente, pero aún le esperaba el parto mediático. Juantxo (así le conocen sus allegados) había acumulado una extensa trayectoria profesional, primero como secretario general de CODA (Coordinadora de Organizaciones de Defensa Ambiental) y más tarde al frente de Greenpeace España. Como vivimos en la era de la información, el valiente gesto de la cumbre de Copenhague, infiltrándose junto a otros dos activistas entre los dirigentes mundiales con pancartas reivindicativas, supuso la primera contracción mediática. El alumbramiento llegó con el posterior encarcelamiento que agigantó su figura, magnificada a nivel popular.

Desde entonces, su vida, si bien no cambió radicalmente, puesto que siempre ha luchado por el medioambiente, sí que ha avanzado hacia metas más ambiciosas. Juantxo abandonó Greenpeace en julio de este año para impulsar Equo, un muy interesante proyecto de partido político que despunta como alternativa verde y real en el escenario de la política española. Hoy es otro fecha significativa; se presenta la obra “El planeta de los estúpidos”. Este libro, según explica Juan López de Uralde en su blog, no nació como una manual sobre ecología: “Como suele ocurrir cuando empiezas a escribir, las ideas te van fluyendo de manera libre, y lo que iba a ser una historia sobre la Cumbre de Copenhague se acabó convirtiendo en un repaso a las razones que me llevaron desde muy joven al activismo ambiental”.

En Cooliflower estamos a la espera de recibir un ejemplar que será comentado con profusión (¡la “profusión” que impone la entrada en un blog!), mientras tanto, aún sin haber tenido tiempo de hojearlo, os recomendamos su lectura. Leer, puesto que implica reflexionar, siempre, siempre enriquece.

———–

Publicidad Cooliflowerense:


———–

Enlaces:

Página web de Equo

Equo en Facebook

Blog de Juan López de Uralde

Información sobre “El planeta de los estúpidos” y pedidos.

Juan López de Uralde

Propuestas para salir del estercolero

Leer más

Compartir este artículo :

Renacimiento verde