Noticias frescas

Archivo de etiquetas: eficiencia energética

Negavatio: menos energía, más eficiencia

10 de julio de 2011

Siempre nos han enseñado a medir la rentabilidad basada en el consumo, ¿qué ocurre con el ahorro por eficiencia?

Si te compras unas zapatillas marca ACME, presumes de lo poco que gastas (¡Un chollo!, sólo se

is euros!). Las zapatillas te hablan a las dos semanas, se cuartean a los tres meses y a los cuatro tus pies parecen codillos de ternera con chucrut. Reconócelo: las zapatillas “mega-guay”, que te costaron diez veces más, ya llevan dos años contigo. En costes reales, las ACME (ya lo decían los abuelos: “lo barato sale caro”) han sido tu peor compra desde el disco de “Grandes éxitos del heavy metal al acordeón”. Y esta explicación, aunque se parezca lo que un huevo a una castaña, es el concepto del negavatio…

Quizá algún día se invente otra unidad de ahorro para el tiempo perdido que un trabajador salva a su empresa, los disgustos que una pareja no ocasiona o la sabiduría que aporta negarse a leer bazofia… de momento, nos conformamos con esta unidad “negada”, concebida hace más de 20 años.

A Amory Lovins se le ocurrió, no sabemos si solo o con absenta on the rocks, la idea de un vatio que se ahorra por la eficacia del consumo. En casa, el concepto es interesante pero difícil de comprobar, salvo que utilices algún aparato diseñado (¡los hay!) para medir el consumo. Alguien que compra una televisión LED de última generación conseguiría negavatios por mayor eficiencia, pero quizá el coste energético del aparato contrarrestase la buena voluntad del televidente… Y, que queréis que os diga, dejar apagado el paralelogramo tonto el máximo tiempo posible es más eficaz para ahorrar vatios y neuronas.

Consumo doméstico aparte, el incentivo por negavatios ya está ampliamente difundido por EEUU y es bastante conocido en Australia. ¿Cuándo nos pagarán en España por ser buenos y consumir poco? ¿En qué momento las compañías eléctricas nacionales dejarán sus estimaciones abusivas y tratarán a los clientes como seres responsables? Yo no lo sé. Sería más sencillo averiguar los números del próximo Euromillón.

Si clicáis aquí veréis una utilidad de Google para medir la eficiencia energética en sus últimos estertores. Deben de estar destinando sus recursos veraniegos a un buscador de “fiesta rave más cercana”.

Feliz y brillante semana. 😉

Leer más

Mide tu consumo eléctrico (¡y sorpréndete!)

26 de noviembre de 2010

Hace tiempo que en Cooliflower hablamos del stand-by y de cómo el consumo se resguardaba tras inocentes y discretos LED, lo que desconocíamos es lo sencillo que resulta medir la rentabilidad energética. Cuando compramos un automóvil tenemos en cuenta el consumo para amortizar el coste, pero ¿y cuando se trata de algo más cotidiano, menos voluminoso, como un aparato eléctrico?

La respuesta la encontramos en Internet: Alguien decide hacer pruebas caseras midiendo el consumo eléctrico con un pequeño dispositivo. Cuando le toca el turno al TDT encuentra, perplejo, que el consumo es más alto en stand-by que encendido. Lo publica en su blog y la noticia se extiende a toda velocidad. La web del distribuidor que ha vendido el dispositivo se satura… Seguimos la noticia: en sólo ocho días la entrada original sumaba 627 “menéos” por lo que, tan sorprendidos como el bloger, acudimos a conocer de primera mano la novedosa electrónica eco-eficiente.

En ENOVAE probamos in situ diferentes tipos de medidores de consumo. Todos los modelos, desde los más básicos, registran en tiempo real la tensión, frecuencia y consumo de cualquier aparato conectado a la red. La verdadera rentabilidad -coste/gasto eléctrico- queda esclarecida de manera sencilla y directa con estos pequeños y asequibles consejeros portátiles.

Los medidores más avanzados son auténticos gestores informatizados; llevan el control global energético de un hogar o empresa y calculan el coste y el CO2 producido -ambas variables son programables- , generando gráficas por horas, días y meses. Estos “Dr. Watson” appleizados e inalámbricos son perfectos para reducir el gasto de hogares o empresas: además de ayudar a averiguar quién es el malo de la película en la red eléctrica, su detallado software permite ahorrar dinero y CO2 combinando eficientemente las tarifas eléctricas con las horas en las que debemos utilizar iluminación, aire acondicionado, calefacción…

Mucho antes de que estos pequeños ingenios existiesen, el caza-rayos Benjamin Franklin decía que tanto la energía como la constancia son los factores que alteran todas las cosas. Ya disponemos de energía, queda perseverar y confiar en la eco-tecnología para que los cambios sean positivos y duraderos.

* 27/11/2010 ¡IMPORTANTE UPDATE!: Nos comunican de ENOVAE que todos los cooliflowerenses que utilicen el código “cooliflower” en su pedido online, recibirán un descuento del 10%… ¡Ah, y da igual el importe que compres! 🙂 Disponible hasta el 03/12/2010 y limitado a 50 códigos.

Enlace a la tienda ONLINE


Más información:

Contador de electricidad en Facebook.

Más fácil imposible (¡soy capaz de hacerlo!): “instalación” bajo esta línea…

·
Publicidad cooliflowerense:
·

Leer más

Superar el calor sin aire acondicionado

6 de julio de 2010

Bullimos de calor y gozo: Hoy se esperan más de 95 grados en algunos puntos de la geografía española*

*Letra pequeña: temperatura en grados farenheit salvo que viva encima de una vitrocerámica. Lo de ignorar la escala celsius está hecho adrede, mayormente, para captar la atención. Si está leyendo esta miniatura, lo hemos conseguido. En caso de úlcera gastroduodenal, deje de tomar aspirinas, por dios, que se lo han dicho mil veces.

Con semejantes calorías, se puede ir a la playa, al río o a la lucha libre acuática (piscina municipal). La otra opción es refugiarse en el fresquito del aire acondicionado preso en un salón, protegido por brisas programadas. Esta reclusión voluntaria es habitual; paulatinamente, se ha ido invirtiendo el consumo eléctrico por fechas: el aire acondicionado veraniego ha desbancado a la calefacción invernal aunque, por mucho calor que haga, en vista de como está el patio ecológico, sería mejor utilizarlo mínimamente. Se pueden escoger otras alternativas por el bien de la atmósfera, del planeta o por la terrible descarga eléctrica de la factura -el rayo que no cesa-. Así que, ¡escucha, primo, esto que te cuento!:

  • El uso de aire acondicionado eleva las temperaturas. Así, como suena. Consume mucha energía, contribuye al cambio climático y expulsa calor al exterior. Cuanto más lo utilices en el presente, más calor hará en el futuro.
  • Muchas enfermedades están ligadas o se agravan con el aire acondicionado. Sequedad de ojos, irritaciones cutáneas, asma, legionela… No se trata de alarmar, pero sí de prevenir.
  • ¡Ventiladores de toda la vida! Busca un ventilador eficiente, de bajo consumo. Especialmente para solteros/as, pensad en el derroche energético que supone el aire acondicionado cuando puede que sólo necesitemos un silencioso ventilador de techo (mmmhh… mucho más sensual, por otro lado).
  • ¡Más plantas!, la vegetación es nuestra aliada. La evaporación de un solo árbol puede refrescar tanto como diez aparatos de aire acondicionado. Hay estudios que demuestran que los bosques tropicales son gigantescos sistemas de aire acondicionado. Además, a veces olvidamos, por obvio, que la sombra de los árboles es un gran aislante.
  • Ventilación natural. Si vives en una zona en la que refresque al atardecer, abre las ventanas por la noche… pero ciérralas durante el día. Recuerda: por la mañana, cuando la casa ya está bien ventilada, baja las persianas y cierra las ventanas. Se creará un micro-clima que aguantará más tiempo.
  • Aisla las ventanas. Para el consejo anterior, el correcto aislamiento es primordial. No dejes que el calor se filtre a través de las rendijas.
  • Sentido común. Agosto, Sevilla, tres de la tarde: Usar el horno, una antigua bombilla incandescente o planchar es de juzgado de guardia. Come una ensalada fría, utiliza bombillas eficientes y plancha -si no queda más remedio- por la noche. El cocido madrileño tampoco es recomendable. Ni encender un brasero…

¡Un saludo! 🙂

Leer más

Compartir este artículo :

Superar el calor sin aire acondicionado