Noticias frescas

Archivo de etiquetas: ecotendencia

bocnroll Cooliflower

Productos ecotendencia: Boc´n´Roll

19 de febrero de 2015

Inauguramos nuestro canal de Youtube con una review a un producto sencillo, asequible, reutilizable (lavable) y bien diseñado ¡Como deberían ser todos los productos para envolver!. Para conocer más puedes entrar en la página oficial, o ver el primer vídeo perpetrado en nuestro canal. Viva Movie Maker, el editor para pobres…

¡Boc´n´Roll!

(Recuerda: Si tienes algo interesante que mostrar al mundo, ¡dinos algo! Nos gustan los productos que cambian la vida) 😉 Sigue el vídeo tras el salto.

Leer más
Reinauguración Cooliflower

¡Estamos de vuelta! ¡Y regalamos cosas!

11 de diciembre de 2014

Tenemos dos noticias muy buenas y una mala.

La primera buena nueva es que queda reinaugurado este blog. La mala es lo complicado que resulta escribir “reinaugurado” sin comerse una “u”. Si no nos crees, prueba.

El segundo notición es que festejamos nuestra reapertura en este formato limpito y eco-fashion, cargado de novedades y maravillas varias, regalando productos de algodón orgánico Fox Fibre y Cooliflower (dos bonitas camisetas Cooliflower (hombre y mujer) y un kit con comodísimos calcetines, más camiseta interior).

¡Para conseguirlos lo tienes muy fácil!

Leer más

Dame una rueda y te daré un bolso

10 de diciembre de 2012

5.500 años antes de Cristo, 7.444 años antes de Ángel Cristo, 7.474 años antes de Risto Mejide algún sabio inventó la rueda. La supuesta  sapiencia del inventor figura en los libros de Historia, divulgada por otro imaginario erudito. Probad a decir “un sabio dijo una vez…” junto a lo primero que se os pase por la cabeza. Os tomarán en serio.

Un sabio dijo una vez: decid lo primero que se pase por la cabeza.

(Me encanta ser sabio).

Y bien, alguien inventó la rueda, y las llantas, y todo empezó a ir sobre ruedas. Y como hemos superado el número máximo de chistes malos por párrafo, aunque teníamos uno aceptable con los “Rolling Stones”, vamos al lio, para no entrar en un círculo vicioso… Sí, este post está quedando redondo. ¡Basta! Empezamos de nuevo:

 Los neumáticos, como Jordi Hurtado, están diseñados para resistir el paso del tiempo y las abrasiones. Entre Los materiales utilizados para fabricarlos hay zinc, cromo, plomo, azufre… Las ruedas son duras, duras de verdad. Los aficionados a los Simpson recordareis uno de los monumentos de la ciudad de Springfield; el vertedero de neumáticos que arde desde 1.989. Los ácidos y geniales guionistas exageraron una verdad que conoce cualquier bombero; los neumáticos son complicados de encender, pero muy difíciles de apagar. En su interior guardan tanta energía como contaminación (cada neumático se construye con 7,5 litros de petróleo). Si no se extingue debidamente, el fuego se reactiva a la mínima de cambio. Para que os hagáis una idea, un incendio en Heyope, Gales, en un vertedero con diez millones de llantas tardó en apagarse… casi quince años. Y no nos lo inventamos (un sabio dijo una vez).

¿Qué se puede hacer con Jordi Hurt… un neumático, una vez retirado de la circulación? Un bolso, por ejemplo. Todavía con su página web en construcción, María José Reinares diseñadora, está creando bolsos únicos y bonitos bajo la marca Regaliz. “Sólo utilizo las cámaras de los neumáticos una vez limpias. No sometemos el material a proceso térmico o químico alguno, con lo que no lanzamos ningún gas contaminante a la atmósfera. Sólo le doy una segunda vida a un material que ya no servía para nada”.

Esta iniciativa diseñosa puede animar a otras marcas a hacer lo propio, que es reciclar. Y los bolsos durarán eones. Eso sí, no los sometas a más de 400 grados, a no ser que quieras una hoguera-Jordi Hurtado. o_O!

Leer más

Fast-moda by Zara

27 de noviembre de 2012

El modelo Zara se ha convertido en fuente de estudio para competidores de industria textil y universidades. Amancio Ortega, un hombre proveniente de una familia humilde, creó un imperio de la moda partiendo de la nada, sin apenas marketing para respaldar sus productos.

El éxito de la marca se basa en un pilar único de rápida renovación. Ojeadores de Zara se mueven por todo el mundo a la búsqueda de tendencias, una tarea que en principio llegó a realizar el mismo Amancio. La búsqueda de nuevos modelos es diaria, pero no es menos constante el posterior diseño, desarrollo y confección. Prácticamente cada mes las tiendas del gigante textil renuevan su oferta de productos, en total concordancia con la moda imperante, lo que genera en el consumidor el deseo de “compra antes de que se acabe”. Zara es fast-fashion para un mundo que cambia de camisa y zapatos como de trendy topic.

Greenpeace, acostumbrada a sacar los colores a otros fabricantes de prendas (H&M y Puma, por ejemplo), analizó este año diferentes productos de Zara y encontró rastros de disruptores hormonales y sustancias cancerígenas asociadas a tintes. Por ello, para solicitar compromiso medioambiental en la política de la empresa, y acabar con la creación barata de prendas a cualquier coste, Greenpeace incita a una rebelión pacífica bajo el hastag #RebeliónDetox. Toda la información para seguir la campaña la puedes encontrar aquí.

Sigue leyendo tras el salto.

Leer más

3 años de Cooliflowerenses sin vergüenza ;-)

20 de junio de 2012

 

¿Qué se aprende tras un trienio? Se aprende a andar, a decir “no” y a reconocerse en un espejo. Sí, justo como un niño. Somos una filosofía (paso de decir “marca”) muy joven. Somos como un bebé, pero con control (casi) total sobre el esfínter.

¿Qué se aprende tras un trienio? ¿Quiénes somos? ¿A dónde vamos? ¿Por qué Cooliflower y no “Coliflor guay”? Tanto para recién llegados, como para seguidores prehistóricos, os explicamos de qué va Cooliflower, Are you ready? Preparats? ¿Preparados?

<Fundido en afro-americano>

 

Cooliflower 3. Terceras partes sí pueden ser buenas (Véase El Padrino y Toy Story)

 

Año 2009. The Black Eyed Peas están a punto de lanzar “I Gotta Feeling”, el single con el que dominarán las caderas de la próxima década (tú también lo sigues bailando, te hemos visto). Es el año de Darwin y del gorila. Es el año en el que dos submarinos nucleares, uno británico y otro francés, chocan a gran profundidad ¿cómo narices se las apañaron? ¿Se saltaron un ceda, o es que no miraban el retrovisor? ¿Les faltaba espacio? ¿Hicieron parte amistoso…? ¡Perdón! Continuamos: 2009 también es el año de las fibras naturales, la situación perfecta para que surja Cooliflower, una filosofía ecológica -recalco- más que marca, envuelta en algodón orgánico Fox Fibre, firma que terminaría hermanada a la nuestra. Y en medio de todo este tinglado, apareció vuestro blog. Yeah!

Desde el principio de los principios, Cooliflower brotó para una nueva especie que iría creciendo con nosotros, los cooliflowerenses, personas de todo sexo, género, edad y condición con espíritu crítico, irónico y realista, pero sobre todo con sentido del humor. Aunque en Cooliflower de vez en cuando nos pongamos serios, somos optimistas. ¿Crees que esta época es un asco? Prueba a ser clase media en la edad ídem, ¡ya verás las becas que te conceden! Nos gusta divertirnos y ser felices con lo que hacemos. Es la razón de ser de la ecotendencia, el término con el que bautizamos un modo de entender la ecología (termino que nos han fusilado a eco-discreción, por cierto).

 

Y llegados a este punto (no confundir con punto y final), gritamos a los cuatro vientos que inventar otra forma de ver la ecología, nos llena de orgullo (y satisfacción 😉 ), y por eso os prometemos que:

–       Seguiremos siendo igual de irreverentes… o más. De nada sirve la libertad proclamada y no ejercida.

–       No os machacaremos con “spam”, tonterías varias, ni Powerpoints de “amistad” (¡esperamos reciprocidad!).

–       Continuaremos apostando por concursos de blogs en los que jamás valorarán la calidad ni la originalidad, y en los que salvo que se vuelvan locos, no nos darán un premio, aunque haya medios de renombre más planos que Planín y que aburren a un reloj de arena.

–       Insistiremos en que no hay nada más democrático que disfrutar de la naturaleza. Y nada más realista que aceptarnos como eco-urbanitas (si no fuera así, no estarías leyendo estas líneas en un ordenador).

–       Y prometemos que seguiremos creando e imaginando, todo para fomentar la ecotendencia y el pensamiento plural. Vivan las mentes ricas e inquietas.

 

Os queremos, Cooliflowerenses. Y os animamos a que descubráis nuestras entradas con más solera; algunas, poco conocidas, son nuestras favoritas. 😉 También os animamos a que conozcáis nuestros productos aquí. Celébralo con algo muy “cool” tras el salto…

Leer más

La moda y el modo en la ecología

10 de mayo de 2012

Budapest, 1932. Cielo gris, gente caminando, algunos muy felices (los Buda) y otros menos (los Pest). Un repostero fabrica los típicos dulces de la ciudad, que saben a repollo caducado, y su mujer compra una cabeza jíbara en el mercado. En la ciudad, los gatos ladran y los perros maúllan. Llueve absenta. Aquel fue un año extraño, sí. Budapest, 1932. Era una buena manera de empezar un post, aunque nunca he estado en Budapest y no sé de qué estoy hablando. ¡Oh, Budapest! ¡Budapest! ¡Si al menos te supiera situar en el mapa!

¿Qué importancia tiene? Podría decir que Budapest está en Ohio (ojayo) y que en 1885 tres docenas de mujeres se manifestaron en top-less, por la subida del precio del tocino. Alguien lo leería, lo publicaría en otro blog y en unos meses algún lumbreras, al que pagan, y bien, por farfullar desde asuntos del corazón, hasta filosofía hermética, lo comentaría en televisión (cinco años jugando al mus en la facultad, ergo soy omnisciente). La nueva realidad estaría servida, al lado del perrito juguetón y la “dulce” muchacha con Ricky Martin en el armario.

El mundo de la ecología funciona así, como nuestro irreal Budapest. Yo te cuento lo que soñé ayer tumbado bajo una higuera, y si te gusta, lo aceptas como cierto, que el Greenwashing sienta muy bien. Se ha alcanzado tal punto de marketing buenrollista que cualquier producto sin relación con enfermedades incurables, sin niños en su producción, o manufacturado por campesinos sin zapatos, es “verde”. En la etiqueta deberían añadir “contiene un 50% de ingenuidad”.

Fox Fibre y su hermana Cooliflower (por cuya gentileza existe este blog) son marcas que creen en lo que hacen e intentan hacer lo que creen. Ambas estuvieron presentes en Biocultura y en la feria Show Me Your Green Talent de Barcelona, donde coincidieron con las dos jóvenes emprendedoras de Ecoology, una marca on-line de moda ecológica real y sostenible, algo muy escaso en la actualidad. Y este es el motivo de este post, recordar que en un mundo ficticio y prefabricado, donde la desinformación es dogma de fe, aún hay personas que buscan el lado ético de la producción ecológica, prestando importancia a la moda, sí, pero también al modo. Porque es el modo, no la moda, lo que marca las marcas.

Leer más

Ser ecológico sin jugarse el pescuezo: EcoChic

18 de marzo de 2011

Es cierto: son los pequeños detalles los que cuentan. ¿De qué sirve manifestarse contra la energía nuclear y mantener la temperatura del hogar a 25 grados en enero?, ¿O plantar árboles y malgastar decenas de folios cada día?

Margaret Fenwick, con un nombre hecho en estas cosas “raras” del medio ambiente y la sostenibilidad ha publicado EcoChic para ayudar a ser más ecológico desde lo cotidiano, factible y “chic”. Desde la eco-nciencia y eco-tendencia. Y nos gusta que así sea. Vaya que sí: El mejor activista ecológico es el que se lo cree a diario, el que intenta no contaminar antes que luchar contra la contaminación, el que se centra en la prevención antes que en la cura (esta gente no tiene que coincidir, obligatoriamente, con el que se encadena aferrado a un cartel reivindicativo a la causa justa del mes, cuando no llueve o hay partido en la tele…).

Así que, sin más preámbulos, un nuevo y práctico libro, de los que andamos escasos, ha aparecido en las librerías. Páginas necesarias con muchos más textos útiles y menos divulgaciones sesudas, justo lo indispensable si queremos que la ecología sea, en verdad, un modo de vida factible y cercano. Daos prisa porque, si contactáis con Margaret, hasta es posible que os entregue el libro firmado y en mano…

Como pequeño tironcillo de orejas (y si estamos equivocados, que nos corrijan, por favor), no hemos encontrado la posibilidad de descargarlo, previo pago, claro está, en versión electrónica. Sería buena forma empezar no malgastando papel…

Extraído del prólogo del libro escrito por (nada menos) que Jane Goodall:

“Existe un dicho: No hemos heredado este mundo de nuestros padres – lo hemos pedido prestado de nuestros hijos. Lo oigo por todas partes – pero no es verdad. Cuando pides algo prestado tienes la intención de devolverlo. Hemos estado robando a nuestros hijos.”.

Leer más

La letra (muy pequeña) de los productos ecólogicos

15 de febrero de 2011

Extracto de las respuestas de los lectores al artículo de 2010, en La Vanguardia, “La producción ecológica crece un 14% en 2009 en Catalunya”:

“¿Cómo se puede tener una explotación agrícola ecológica a 70 metros de la autopista en la zona de Molins de Rei?, esto es una tomadura de pelo, solo las partículas en suspensión y aguas contaminadas se pueden comprobar en situ“.

La desconfianza de los consumidores (y productores) está justificada. Muchos de los sellos que aparecen en los envases son meros adornos, pero lo fiebre de “lo eco” hace estragos (y vende, vende mucho). ¿Cómo saber si la etiqueta nos ampara ecológicamente? Una buena manera es empezar por este artículo informativo de Canalsolidario.org, descubriréis, por ejemplo, que el sello europeo Ecolabel sirve para anunciar que el producto, dentro de lo convencional, no es “demasiado perjudicial” (¡no es lo mismo que ecológico!). Ejemplo: un televisor marcado con Ecolabel, según la página oficial, contendrá “menos sustancias peligrosas para la salud y el medioambiente”. ¿Menos? ¿Menos comparado con qué?

Los productos ecológicos y “ecológicos” siguen creciendo en España (nosotros formamos parte de la primera tendencia, sin comillas).

¡Eh, no te fíes, busca la letra pequeña! 😉

Leer más

Compartir este artículo :

La letra (muy pequeña) de los productos ecólogicos