Noticias frescas

Archivo de etiquetas: ecosistema

Un brindis pel destapament

11 de enero de 2010

La meitat de les alzines sureres de tot el món es troben a la península ibèrica.

Quercus_suber_JPG1

Hauríem de donar les gràcies a aquests arbres tan robusts. Multitud d’espècies animals i vegetals estan associades a ells, generant ecosistemes estables i rics. Les sureres són fènix de la naturalesa, amics que mai et fallen i perdonen les nostres faltes sempre fermes contra foc, vent i incompetència. La seva escorça gruixuda les salva d’incendis i és cedida de manera altruista per a ús industrial. Aquest majestuós gegant està profundament arrelat a la nostra història. Espanya i Portugal sumen la meitat dels boscos de surera de tot el món i més del 80% de la producció de suro mundial.

La tala indiscriminada, els incendis i la especulació immobiliària minven els nostres boscos. Però quan les polítiques mediambientals no salvaguarden l’entorn ho pot fer la indústria, la mateixa que en ocasions és responsable de la desforestació.

El suro s’està substituint per materials no sostenibles. Cada dia és més freqüent trobar ampolles de vi amb taps de plàstic. Quan fallen els mitjans cal convèncer als empresaris i a les institucions que la superfície forestal, a part d’ornamental, és rentable. El nostre missatge és clar i directe: la natura, tret de poquíssimes excepcions, no sol ser millorable. El suro ha de continuar sent el nostre gran aliat, ja sigui en forma de tap o com a aïllant natural.

Fans de Cooliflower, brindem amb coneixement. Utilitzem el suro i salvem els boscos.

Leer más

Un brindis por el descorche

8 de enero de 2010

La mitad de los alcornoques de todo el mundo se encuentran en la península ibérica. Y no nos referimos al adjetivo calificativo, ese otro tipo de “alcornoques” de naturaleza simple, está más extendido pero menos cuantificado.

 

Quercus_suber_JPG1Deberíamos dar las gracias a estos robustos árboles. Multitud de especies animales y vegetales están asociados a ellos, generando ecosistemas estables y ricos. Los alcornoques son representativos vegetales fénix de la naturaleza; amigos que nunca fallan y perdonan nuestras faltas, siempre firmes contra fuego, viento o incompetencia. Su gruesa corteza les salva de incendios y es cedida altruistamente para uso industrial. Este majestuoso gigante está profundamente enraizado a nuestra historia. Entre España y Portugal, se abarca la mitad de los alcornocales de todo el mundo y más del 80% de la producción del corcho mundial.

La tala indiscriminada, los incendios y la especulación inmobiliaria merman nuestros bosques, pero cuando las políticas medioambientales no salvaguardan el entorno, lo puede hacer la industria, la misma que en ocasiones es responsable de la deforestación.

El corcho está siendo sustituido tristemente por materiales no sostenibles (ver AQUÍ). Cada día es más frecuente encontrar botellas de vino y cava con tapones de plástico. Si otros medios fallan -el óxigeno que liberan los árboles no se mide en euros, por lo tanto no siempre despierta interés comercial- hay que convencer a empresarios e instituciones de que la superficie forestal, además de “ornamental” es rentable. Nuestro mensaje es claro y directo: La naturaleza, salvo contadísimas excepciones, no suele ser mejorable. El corcho debe seguir siendo nuestro gran aliado, ya sea en forma de tapón o como aislante natural.

Cooliflowerenses, si queremos corresponder al alcornoque sin ser tocayos, brindemos con conocimiento. Utilicemos corcho y salvaremos bosques.

Leer más

El feroz ratón (y el hombre débil)

14 de agosto de 2009

El 6 y 9 de Agosto se rememoraba el trágico lanzamiento de las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki. Quizá, recordando, deberíamos reflexionar sobre nuestro papel en la Tierra. Hace mucho tiempo que los seres humanos decidimos mejorar nuestras vidas a toda costa. Como primates listos que somos, supimos adaptarnos a los ecosistemas con inteligencia; a cambio, perdimos por el camino resistencia -y bastante sentido común-.

ratón Cooliflower
Coolimouse, el resistente

En torno a Chernóbil, donde se recibió 500 veces la radiación de Hiroshima, la naturaleza nos ha vetado. Nuestra fisiología no se adapta al alto nivel de radiación. Mientras tanto, la querida Gaia decide seguir su curso. La zona de Chernóbil -sin hormigas gigantes, ni desiertos fluorescentes, como temíamos los forofos del Sci-Fi- se ha convertido en una parque natural, una reserva de animales en libertad sobrepuestos a nuestros desmanes. Es la noticia positiva: Pese a todo, la vida siempre se abre paso.

Fuera orgullo. Con nuestra blanda piel, afecciones y desprovistos de tecnología, somos el eslabón más débil de la cadena; cualquier ratoncillo podría ser más resistente a un desastre medioambiental. Nosotros -los debiluchos- disponemos de redes neuronales complejas y sensibilidad para formar sociedades y gestionar recursos. Así que somos débiles, pero podemos hacer un mundo mejor. En Cooliflower creemos en ello y trabajamos cuidando del mismo planeta que nos da cobijo. No sólo es un precepto de marca, es una meta existencial.

Recuerda: Todos nacemos con el título oficioso de administrador de la Tierra. ¿Qué tal si aceptamos nuestro puesto?.

Leer más

Compartir este artículo :

El feroz ratón (y el hombre débil)