Noticias frescas

Archivo de etiquetas: Ecología

Fuiste ecologista (retrospectiva)

22 de diciembre de 2010

Era de noche, casi Navidad; el aire se congelaba alrededor de las farolas, la lluvia bailaba rítmicamente sobre el parabrisas. El coche se paró frente a mi bloque. Disertabas sobre cómo arreglar el mundo; abriste la ventanilla y vaciaste el cenicero sobre el asfalto. Me mirabas con deseo y las pupilas dilatadas. Bajabas la cremallera de tu abrigo y te quejaste sobre la inmigración. Dijiste “te quiero”.

El calor empañaba los cristales. El frío, que helaba hasta los minutos, había atravesado la chapa y se instalaba dentro, en mis manos, en tu pecho. Te reíste a carcajadas cuando te hablé de la biodiversidad y el equilibrio. Equilibrio era conseguir el éxito, tener el depósito lleno y el estante repleto… Me besaste.

Bajé del coche y te vi marchar en un segundo. Me detuve frente al portal. En la pared de ladrillo aún se leían nuestros nombres; fueron escritos con tiza hace más de veinte años. Sé que fuiste tú, te vi dibujarlos, aunque siempre lo hayas negado. En el colegio odiabas reconocer que yo te gustaba tanto como amabas coleccionar hojas de árboles, tanto como disfrutabas de aquellos paseos a ninguna parte. Pensé en cuánto tiempo se mantendrían esos nombres, apenas legibles, antes de que la lluvia y el tiempo los hicieran desaparecer. Sin esos nombres ya no recordaré quien eres, ya no sabré quien soy.

Haz clic aquí.
·

Publicidad cooliflowerense:
·

Leer más

Reclama tu coche eléctrico (III)

2 de septiembre de 2010

Reclama tu vehículo eléctrico. Este es el paso definitivo. Demos el salto cualitativo para empezar una nueva era.

Ética y estética; utilidad y futilidad

¿Grandes vehículos para grandes viajes o grandes vehículos para grandes egos ? Podemos plantearnos si nos conviene un automóvil de gasolina, gran tamaño y cilindrada para hacer la compra, transportar a dos/tres personas y hacer (con suerte) un par de viajes “largos” al año. Los vehículos eléctricos son verdaderamente prácticos. Un coche de combustión interna dispara su consumo en ciudad, un vehículo eléctrico es práctico, sobre todo, en grandes urbes (a bajas velocidades, no hay punto de comparación). Para hacer un viaje “largo”, se puede utilizar el transporte público o alquilar un vehículo mayor. Echa cuentas: con lo que ahorras en combustible y seguro, te sobrará para alquilar un vehículo mayor -si algún día lo necesitas de verdad-.

Sobre consumo y desplazamiento, hagamos otro ejercicio de sinceridad: Como media, los vehículos privados se utilizan a diario para moverse en espacios de menos de cinco kilómetros. En ciudad, la mitad de los viajes se hacen para recorrer tres kilómetros. Uno de los defectos que se achaca a los vehículos eléctricos es su falta de autonomía, pero las cifras reales indican que 80 km/100 km diarios de autonomía -la autonomía más baja de un vehículo eléctrico actual- son más que suficientes para la mayoría de usuarios.

Interesante EN-V de GM... ¿Será abandonado como el EV1?
 

Ni amar es poseer ni poseer es un lujo: la mal entendida propiedad

¿Cuantas veces has cambiado de teléfono móvil en los últimos cinco años? En una sociedad que nos enseña la importancia de amar lo desechable y no amortizable, es complicado que sobrevivan sistemas como el Bicing de Barcelona. Este tipo de servicio demuestra que es posible utilizar un vehículo sin “apropiarse” de él y con muchas menos preocupaciones. Es el futuro, y Hiriko su máximo exponente en motor. Este interesante vehículo español es perfecto para uso comunitario con flotillas de autos eléctricos. Los lugares habilitados, con paneles solares, se rentabilizarían por sí solos. Desplazamientos de un parking a otro, sin problemas de mantenimiento ni aparcamiento… parece un sueño, pero el ayuntamiento de Amsterdan ya ha pedido un estudio a Hiriko para implantar estos vehículos en sus calles. Aprendamos de los holandeses.

Hiriko, proyecto español de futuro

Los coches eléctricos son muy caros. Cierto… pero solventable

El coche eléctrico perfecto existe, es de la marca Tesla, pero es prohibitivo. La población no demanda vehículos eléctricos y las compañías venden vehículos ecológicos para eco-adinerados. ¿Quizá es más caro construir un vehículo eléctrico? No; la gran barrera del acceso limita la ley de la oferta y la demanda y la incomprensión de las administraciones encarece el producto. ¿De qué sirve una ayuda para un coche eléctrico que aún no existe o no está disponible, para un vehículo extremadamente caro, para un vehículo que no cuenta con puestos de repostaje…?

Si contamos con el presupuesto para conseguir un automóvil ecológico ¡enhorabuena!, en caso contrario, debes saber que ya existe un gran movimiento creciente que apuesta por la conversión de los vehículos de combustión. Nota para emprendedores: Un taller que se encargue de este tipo de conversiones y homologaciones sería una gran inversión…

Ante todo, necesitamos pioneros, valientes que allanen el camino. Buscamos crear un movimiento, y el movimiento se demuestra… conduciendo. Asociaros, unid vuestras peticiones, presionad a ayuntamientos… entre todos, estaremos abriendo el camino hacia un futuro mejor.

Enlaces para empezar a actuar:

Vehículos con descuentos del plan MOVELE (España)

Mapa de puntos de recarga (España, alargador.org)

Ejemplo de coche eléctrico “casero” (VER, Rosario, Argentina)

Desmontando el mito de las emisiones de CO2: La electricidad gana siempre.

REVA, rompiendo tópicos, una marca asequible

Firma tu petición de apoyo a los vehículos eléctricos


Leer más

El pulmón del sur

15 de julio de 2010

¿Qué es una ciudad, sino la gente? 

W. Shakespeare

 

El avión acababa de despegar, y aquel niño -mocoso, rebelde, contestón… un niño verdadero-, canturreaba excitado, mirando por la ventanilla. El sol, especialmente radiante, teñía el espacio de cían inmaculado. El cielo curvo abrazaba la superficie terrestre. El niño, observó en silencio unos minutos; después, tiró de la manga del padre y exclamó: “Papá, ¿por qué el suelo está lleno de cuadraditos?”. Su padre sonrió. “Es el campo, desde el cielo se ve de esa forma”. “El campo… ¿Y dónde están los árboles?”…

¿Dónde están los árboles? Mi campo, el campo de muchos, nunca tuvo árboles. Para las personas criadas en la meseta castellana, el campo -árido, pelado, cuadriculado- es el lugar donde se acaba la carretera. Los árboles no son fundamentales. Campo es cultivo, espacio vacío, nada labrada que a veces revive surcada por mares verdes de trigo. Campo no es bosque, sino sol de justicia, ausencia de edificios, concierto de chicharras. Hemos tenido que crecer para entender que el patchwork terrestre está tejido por manos humanas. Hace 10.000 años, la mitad de la superficie terrestre era bosque. Hace 10.000 años, los bosques menguaron a medida que el hombre se organizaba en sociedad y deforestaba. La ciudad se nutría de vegetación, y la vegetación se alejaba de los núcleos urbanos.

 En el siglo XXI, la ecología vuelve a ser prioritaria por orden de la madre tierra. Se quieren recuperar los pulmones verdes, las zonas secuestradas por la sobrexplotación y el asfalto. En Madrid avanza -despacio, demasiado despacio- Bosquesur, un espacio verde de 900 hectáreas que une las principales ciudades del cinturón industrial de la capital. Los vertederos y las tierras baldías son devueltas a los antiguos inquilinos de la zona: alcornoques, encinas, quejigos… aún jóvenes, crecerán y serán el legado positivo de una generación rodeada de ciudades dormitorio y conpiraciones de ladrillo. Las personas, el verdadero esqueleto de las ciudades, quieren volver a respirar, necesitan saber que sus impuestos echarán raíces, cuando no rehabilitando bosques existentes, fomentando nuevos entornos verdes. James Lovelock, el creador de la teoría Gaia, tradujo de forma concisa el comportamiento que lleva a deforestar: “Tristemente, es mucho más fácil crear un desierto que un bosque”. Quizá sea cierto, pero a los seres humanos, siempre nos han encantando los retos.

(Lucha en tu comunidad por más espacios verdes).

Leer más

Los Reyes Magos en la aduana

5 de enero de 2010

 

Melchor ya prepara las sacas para entrar en la península ibérica. Su aspecto de empresario ruso y un cofrecito con oro han sido sus tiques de entrada. “¿Es un viaje de negocios?” le pregunta un funcionario con gafas de sol. “¡No!, es un viaje de placer. Hemos venido a visitar a miles de niños”. “Eh… ¿Le importa acompañarme? ¿Ha estado últimamente en Tailandia?”.

 

SeñorReyGaspar, cabellera impoluta, gesto jovial, es retenido en la aduana mientras se revisa el equipaje. Gaspar es demasiado alegre, tiene el pelo excesivamente largo, transporta mucho incienso y viene desde Marruecos… ”Oiga… ¿Dónde está el chocolate?” Le dice el aduanero “¿Cuál prefiere?, traemos toneladas para llevar la felicidad a todos los hogares-”. “Estooo… Pase, pase por aquí que vamos a echar un vistazo…”

Aunque la peor parte se la lleva Baltasar. Su foto de carné es demasiada oscura. Y no le ha ayudado decir, con los ojos enrojecidos por el cansancio, que él es rey -además de mago- y que esa sustancia pringosa era “mirra de la buena”. “¡Vaya globo!” dice el agente. “¡Sí!, ¡globos, globos de miles de colores, también los llevamos!” responde Baltasar al tiempo que el agente se ajusta un guante quirúrgico, conminándole a pasar a una salita privada.

¡Y mientras el mundo espera!. ¡Con lo tarde que es!. Arrancando el motor de las carrozas, encendiendo miles de luces, llenando bolsas de plástico y gastando los primeros euros del año sin captar el simbolismo del mensaje primigenio. Los reyes (¡muy ecológicos! Leer buen post AQUÍ) llevaban paz y buenos deseos. Representaban la unión de la divinidad con el hombre que nosotros reinterpretamos como simbiosis entre sociedad y consumo… O no. Tienes 24 horas para aparcar la carroza, apagar algunas luces, regalar menos paquetes (¡alguno Cooliflower!) y más sonrisas, cuando no besos… ¡Lo gratis, ecológico y bueno, tres veces bueno! Empecemos un año Cooliflower (mientras los reyes discuten en la aduana).

😉

Leer más

Toros, Ovejas y Becerros

25 de diciembre de 2009

toro

Estas navidades produce estupor oír a gente a la que la tauromaquia le importa un pimiento decir “¡Lo que faltaba!, ¡ahora nos quieren quitar los toros!”.

Cuando los intereses se suman, ocurren situaciones así de raras; realmente, a muchas personas el asunto de la prohibición de las corridas de toros les da igual, pero todos juntos y en modo ovino se apuntan a su uso político. Sosteniendo numerosas opiniones pro-taurinas, priman intereses económicos que mueven a medios de comunicación -algunos, supuestamente progresistas- a defender a capote y espada este bochornoso espectáculo. “¡Abónate!, necesitamos tu dinero”. Y claro, no podían faltar algunos intelectuales y artistas que no moverían ni el dedo meñique por la precariedad laboral o el cambio climático pero firman un manifiesto en el que hablan de “cultura, respeto y tolerancia”. ¿Ver a un animal sufrir desangrándose sobre la arena es cultura, respeto o tolerancia? Entonces también lo es la ablación de clítoris, las lapidaciones o la caza del zorro británica.

“La fiesta” (¡vaya fiesta de bullshit!, dirían los toros) es un anacronismo hiriente. La cultura nunca debe ser una excusa para planear por encima de la ética… Pero antes de comportarnos como hooligans y tomar ninguna decisión, habría que pensar en el futuro del toro de lidia sin corridas de toros, un hermoso animal que debería garantizar su supervivencia tanto dentro como fuera del ruedo.

Si todos nos planteamos ¿Qué hacer para solucionar…? en vez de exclamar “¡Viva! o “¡Fuera!”, como si la vida fuera un partido de fútbol, el mundo marchará bastante mejor. Cooliflowerenses, estas navidades os pedimos opinión, dejad vuestras impresiones en el blog o nuestro link de Facebook.

¿Y tú qué opinas?

Leer más

Ser Humano Professional Edition

10 de septiembre de 2009

¿Cuantas actualizaciones de software vital necesitamos? Nos entregaron el equipo básico y la función “lloro”. La 2.0 (Social wireless) incorporaba “sonrisa” en el acceso directo. Aprendimos a ir al WC en la 3.4 y a montar en bicicleta en la 4.5. La 5.2 incluía acné y el primer beso. Tras el agujero de seguridad vía calimocho, la 6.1 tuvo que ser revisada. La 7.0 suministró oficio y partido político (algunos no actualizan jamás este versión, dicen tener todo lo que se necesita).

En Cooliflower hemos perdido la cuenta entre tanta revisión. Hace no demasiado decidimos formatear y reinstalar todos los conceptos sobre ecología, entonces aprendimos, entre otras cosas, que “esquimal” era un termino peyorativo (lo correcto es Inuit).

Los Inuit están sufriendo el cambio climático hasta el extremo de tener que abandonar poblaciones -o plantearse reubicar a sus muertos que el desaparecido permafrost deja al descubierto-. En Reznet (noticias de pueblos nativos americanos) se centran en la población canadiense de Tuktoyaktuk. El mundo (su mundo, las vivencias no son extrapolables) se desmorona y ellos, como reinventados Quijotes de ojos rasgados, han actualizado el software vital construyendo molinos de viento para frenar su propia desaparición. Lo puedes leer (en inglés) aquí.

…Y con el fin de semana a la vuelta de la esquina, y para regresar de las heladas llanuras árticas a la realidad ibérica, sólo nos queda recordar que aún estáis a tiempo de ganar nuestro concurso actualizándote al modo Algodón orgánico Cooliflower (¡Nunca lo tendrás más sencillo! Haz Clic y participa)

Video: Algo común para un Inuit, auroras boreales

Leer más

La democratización del agua

28 de agosto de 2009

Creer o no creer, esa es la cuestión. ¿Qué es más noble para el alma, soportar las flechas de los baners y las pedradas del spam o armarse contra un mar de webs y no clicar oponiendo resistencia? Hibernar, apagar… poco más… Y hasta aquí la broma internet-existencial, antes de que Shakespeare regrese y nos tire de las orejas.

Navegando por la red de redes, encontramos un proyecto tan bueno que no sabíamos si creerlo. La diversidad de contenidos y la rapidez con la que se crean y destruyen páginas nos han vuelto cyber-escépticos. ¿Qué es lo real? ¿Dónde está la trampa? ¿Creer o no creer?. En ocasiones, aun sin conocer todos los datos, la ilusión nos mueve: ¡Deseamos que nos convenzan!. La realidad se cimienta sobre sueños como “Nadie tendría que hacer negocio sobre elementos que nos ayudan a sobrevivir, las personas que lo hacen no merecen el calificativo de personas”

En Cooliflower queremos creer a Marc Olivé, un inventor catalán que ha diseñado numerosos molinos de viento que aprovechan eficientemente la energía eólica. Su ambición, además de revolucionar las energías renovables, va mucho más allá. Marc está detrás de una titánica y maravillosa idea: Eliminar la falta de agua potable en el mundo.

Su impresionante proyecto (Ver aquí) está abierto para que cualquiera pueda copiar cómo se construye la planta potabilizadora “más económica del mundo”, sin química, electricidad ni CO2. ¿Cuánto de todo esto llegará a ser real? No estamos seguros, pero merece la pena arriesgarse y difundir el mensaje. De momento, Creamos.

Leer más

Cómeme (ahora que estamos solos)

27 de agosto de 2009

Quizá debí haber mirado a los ojos, pero todos tenemos debilidades y a mí me pierde la geometría. Me enamoré a primera vista de su contorno curvilíneo perfecto. Le supliqué tocarlo. La muchacha bajó la vista y se ruborizó. No tuve que decirlo dos veces. Estábamos solos y accedió a mis pretensiones. Ella, gentilmente, se giró para ofrecérmelo. La boca se me hacía agua, mientras mis manos ansiosas comprobaban que, realmente, su piel dorada era tan suave como prietas sus carnes. “No lo aguanto más”-le dije- “¿puedo..?” y ella contestó “Está bien. Pero si lo pruebas, tendrás que pagarlo…” Y así fue como, incauto de mí, la tendera de mi barrio me cobró por un melocotón que no sabía a nada.

peachGeometría perfecta, color inmaculado, cero sabor. ¿Qué está ocurriendo con la fruta y la verdura, con aquellos tomates orgiásticos que explosionaban en nuestro paladar?

Mucha fruta sin madurar se guarda en frigoríficos para ser presentada con todo su esplendor externo en grandes superficies. La ingeniería transgénica y los pesticidas han transformado a los vegetales en monstruos bellísimos, pavorosamente apetecibles y terriblemente decepcionantes ¿La cultura de las relaciones personales aplicada a los vegetales?

En Cooliflower buscamos lo auténtico, que puede estar más cerca de lo que crees. Haz clic en este enlace para conocer un poco más la agricultura ecológica, visita tiendas especializadas de plena confianza -donde es posible que nos encuentres- y sobre todo, aplicando el cuento a otras facetas de la vida, desconfía de lo externo: El verdadero sabor se halla en el interior.

Leer más

Compartir este artículo :

Cómeme (ahora que estamos solos)