Noticias frescas

Archivo de etiquetas: ecologia para niños

Día de las orejas del lobo (o medio ambiente)

3 de junio de 2014

mckean_Gaiman_Wolves

Hasta hace pocas décadas el progreso (así nos lo hicieron creer), era sinónimo de desarrollo humano, y éste se erguía sobre las bases de la tecnología y el urbanismo. Progresar era construir, dejar una huella diferenciadora; la impronta del hombre dominando cielo, mar y tierra. Vivimos la explotación de la naturaleza, una forma depredadora de esclavitud medioambiental.

Bosques talados, carreteras o fábricas eran símbolos de progreso por el bien de la economía, y el avance no se discutía, se admitía con vítores y aplausos. Se desdeñaban las consecuencias de cualquier acto por amor al dinero, y poco o nada importaba el equilibrio entre beneficios eventuales y daños permanentes, de modo que la ecología, y por ende, el medio ambiente, se convirtieron en rarezas “hippies”, trasnochadas o utópicas. Era contaminación para hoy y preocupación para mañana.

Todo siguió así, hasta que más que ver las orejas del lobo sentimos su aliento; vimos a un palmo las fauces del falso progreso buscando la yugular de la sociedad de consumo. Y quisimos cambiarlo, casi sin tiempo. Y ahí seguimos, al borde de un abismo ecológico, luchando por retroceder en el tiempo para avanzar en la dirección correcta, acojonados, porque sin humanidad para escribir la historia, no habrá historias que contar.

El 5 de junio es el Día Mundial del Medio ambiente, y recordamos uno de nuestros post favoritos del 2011, “Ecología para niños”, cuando decíamos:

“Por eso, antes de que os perdáis por el camino (crezcáis), os diré qué es la ecología: el aire que respiráis, los alimentos que coméis, la ropa que vestís, los senderos a transitar. Ecología es cada pensamiento, palabra o gesto. Ecología es el último beso, que siempre será el primero y el primer fracaso, que nunca será el último. La suma de vuestros aciertos y la multiplicación de vuestros errores. Ecología será la Tierra que prestéis a las sucesivas generaciones de personas bajitas”.

Cooliflowerenses, ahora que estamos convencidos que el desarrollo es más simple de lo que creíamos, estamos a tiempo de reconciliarnos con el medio ambiente. Progresemos desandando, sin avergonzarnos por habernos creído inmortales, por encima de le tierra que nos sustenta.

Leer más

Ecología para niños

17 de noviembre de 2011

 

Queridas personas bajitas:

Ser adulto es aprender a fabricar eufemismos. Si no lo sabéis, los eufemismos son palabras o expresiones disfrazadas. Por ejemplo: Hace tiempo un señor inmaduro pidió que no lo llamasen viejo y pasó a ser anciano, pero como tampoco le gustaba ser anciano inventó el término “tercera edad”, hasta que se cansó de ser tercero, aunque fuera en edad (decía que ser primero era lo válido) y entonces fue “mayor”. Tuvo que esperar hasta los setenta años para ser mayor, ¿qué os parece? Los adultos somos así de raros. En cuanto te empieza a salir pelo allá donde empieza la ropa interior, te ataca la locura del eufemismo.

Los adultos hemos utilizado eufemismos para transformar parados en desempleados, guerras en conflictos, imposiciones en decisiones unilaterales o esclavos en becarios. Ya ni siquiera morimos, ahora, como si nuestras vidas fueran botones o números de teléfono, las perdemos. Por eso buscamos (y no encontramos) años extraviados en pequeños tarros de crema. Vuestros padres también son víctimas: prefieren “perder poder adquisitivo” antes que reconocer su pobreza. En realidad, os diré un secreto, “adulto” es el eufemismo de “niño desilusionado”.

Nosotros, los niños desilusionados, cometimos el error de apartar el sustantivo ecología para definir lo que aún no habíamos destrozado, así sufríamos menos siendo malvados. Bautizamos el conjunto de desmanes como “progreso”, cuando no “economía”. Incluso, ya veis, en vez de proteger la bonita palabra ecología, pedimos ayuda a seres imaginarios para arreglar las desgracias que fabricamos.

Por eso, antes de que os perdáis por el camino (crezcáis), os diré qué es la ecología: el aire que respiráis, los alimentos que coméis, la ropa que vestís, los senderos a transitar. Ecología es cada pensamiento, palabra o gesto. Ecología es el último beso, que siempre será el primero y el primer fracaso, que nunca será el último. La suma de vuestros aciertos y la multiplicación de vuestros errores. Ecología será la Tierra que prestéis a las sucesivas generaciones de personas bajitas.

Así que os pido un favor: nunca, nunca, dejéis de ser niños.

Leer más

Compartir este artículo :

Ecología para niños