La permacultura puede ser el futuro

18 de febrero de 2010

En ciertos momentos, los contenidos de un blog quieren actualizarse solos. No hay autor que valga. Al explorar, al indagar, los argumentos desenterrados crecen y se reordenan. Buscan un sentido propio, quieren romper el silencio.

PermaculturaHacia tiempo que habíamos decidido hablar sobre permacultura, una forma muy diferente de entender la agricultura que cuadra con nuestra filosofía. En Cooliflower defendemos el uso del algodón orgánico (ver vídeo) y los medios no contaminantes, por ello nos entusiasmó el artículo firmado por la bióloga Zoe Costa del Forcallo. Los principos de la permacultura son: “Trabajar con la naturaleza, no en contra; el problema es la solución; mínimo cambio para el máximo efecto, todo afecta a todo y el rendimiento de un sistema es teóricamente ilimitado”. Permacultura es, curiosamente, un retroceso para la industrialización. Se aproxima más a la prehistoria que la era contemporánea. Dicho de otra forma: uno de los principios de la publicidad es incluir la palabra “¡NUEVO!” para vender un producto; cualquier referencia al pasado suena contraproducente… aunque esto sea falso. En ocasiones, algunas costumbres se degradan con el tiempo.

Toda la entrada debía versar, pues, sobre permacultura, pero llegado el momento de publicar, apareció esta entrada publicada en Paperblog sobre la película “Nuestros hijos nos acusarán”. Pensamos en reunir la cultura de los cultivos orgánicos y el film que hablaba sobre los perjuicios de la contaminación agrícola. Eran dos temas complementarios, dos argumentos, que, yuxtapuestos, parecían encajar. Sólo faltaba encontrar el nexo, esa parte irrefutable que aportase luz y fuera útil: Había que conseguir datos que ratificasen, en caso de ser ciertos, cómo el “progreso”, el alejamiento de los cultivos tradicionales y el abuso de la química afectaban negativamente a la salud.

Y llegaron las cifras, tan numerosas que, simplemente, no cabían. Cientos, miles, en todos los idiomas, en todos los países… Casos de cáncer que se multiplican por tres, por cuatro… Alergias que se duplican, afecciones respiratorias… Los datos son tan excesivos, abrumadores y alarmantes, tan fáciles de encontrar y contrastar, que nos preguntamos por qué nadie los sacaba a la luz; porque nadie gritaba y se ofendía ante las enfermedades silenciosas.

Y las estadísticas, a las que cualquiera con un poco de tiempo puede acceder, nos dijeron que permacultura es una palabra con futuro y que el documental debe ser difundido. Las estadísticas insinuaron que hay que regresar a otro tipo de cultivos y economías sostenibles.

Leer más