Noticias frescas

Archivo de etiquetas: Desarrollo sostenible

Los Reyes Magos en la aduana

5 de enero de 2010

 

Melchor ya prepara las sacas para entrar en la península ibérica. Su aspecto de empresario ruso y un cofrecito con oro han sido sus tiques de entrada. “¿Es un viaje de negocios?” le pregunta un funcionario con gafas de sol. “¡No!, es un viaje de placer. Hemos venido a visitar a miles de niños”. “Eh… ¿Le importa acompañarme? ¿Ha estado últimamente en Tailandia?”.

 

SeñorReyGaspar, cabellera impoluta, gesto jovial, es retenido en la aduana mientras se revisa el equipaje. Gaspar es demasiado alegre, tiene el pelo excesivamente largo, transporta mucho incienso y viene desde Marruecos… ”Oiga… ¿Dónde está el chocolate?” Le dice el aduanero “¿Cuál prefiere?, traemos toneladas para llevar la felicidad a todos los hogares-”. “Estooo… Pase, pase por aquí que vamos a echar un vistazo…”

Aunque la peor parte se la lleva Baltasar. Su foto de carné es demasiada oscura. Y no le ha ayudado decir, con los ojos enrojecidos por el cansancio, que él es rey -además de mago- y que esa sustancia pringosa era “mirra de la buena”. “¡Vaya globo!” dice el agente. “¡Sí!, ¡globos, globos de miles de colores, también los llevamos!” responde Baltasar al tiempo que el agente se ajusta un guante quirúrgico, conminándole a pasar a una salita privada.

¡Y mientras el mundo espera!. ¡Con lo tarde que es!. Arrancando el motor de las carrozas, encendiendo miles de luces, llenando bolsas de plástico y gastando los primeros euros del año sin captar el simbolismo del mensaje primigenio. Los reyes (¡muy ecológicos! Leer buen post AQUÍ) llevaban paz y buenos deseos. Representaban la unión de la divinidad con el hombre que nosotros reinterpretamos como simbiosis entre sociedad y consumo… O no. Tienes 24 horas para aparcar la carroza, apagar algunas luces, regalar menos paquetes (¡alguno Cooliflower!) y más sonrisas, cuando no besos… ¡Lo gratis, ecológico y bueno, tres veces bueno! Empecemos un año Cooliflower (mientras los reyes discuten en la aduana).

😉

Leer más

Camino a Copenhague (III): La esperanza

7 de diciembre de 2009

Ya hemos llegado a Hopenhague, al menos virtualmente. Den lille havfrue, la sirenita, nos recibe y confiesa sus dudas entre adoptar forma humana o regresar con nereidas y tritones. Si vuelve con su familia le esperan vertidos y pesca incontrolados. Si decide permanecer en la orilla, contratará un buen seguro que cubra los efectos del agujero de la capa de ozono – y daños por explosivos; ya la dinamitaron hace tiempo-. Malos tiempo para ser sirena.

 

HopenhagueY no mucho mejores para ser ciudadano. La cumbre contra el cambio climático ha sido manipulada hábilmente por los países más contaminantes productivos, preparando el terreno para escupir medidas insuficientes. La doctrina neoliberal, la que dice que todos somos libres para enriquecernos -y para morirnos de hambre o vivir en una caja de cartón- conoce su mercado. Con la habilidad de tenderos asiáticos, la negociación previa ha sido un habilidoso regateo. Tanto, que cualquier cosa firmada ya nos parecerá hasta buena. Obama sonríe como un preso resabiado en las duchas a punto de decir “oops!”, lanzando con disimulo la pastilla de jabón. “Yes, we can!”. Claro, tú ya podrás…

Pero hay motivos para el optimismo. Internet, la diabólica red, ha conseguido movilizaciones sin precedentes. Millones de firmas, miles de eventos, protestas… Ironías de la vida, lo que en parte fue experimento militar es el elemento que nos da libertad. A través de la red y de forma paralela a la cumbre, más de diez mil activistas de ONG’s se reunirán en Copenhague.

 Crucemos los dedos. Todos nos acogemos al lema de Greenpeace “Our climate, our future, your decision ” (Nuestro clima, nuestro futuro, vuestra decisión), pero deberíamos añadir algo más: Nuestros votos. Políticos sibilinos y mercachifles millonarios, más os vale cubrir nuestras expectativas, sin nosotros no sois nadie. Con valor, alimentemos la esperanza.

Leer más

El sábado tienes una cita, que lo sepas

22 de octubre de 2009

350 no es la segunda parte de 300 con más abdominales y espartanos por metro cuadrado, es el número máximo de partes de dióxido de carbono que se puede concentrar en la atmósfera. A partir de esta cifra (nos encontramos en 390) se suceden los desastres naturales, las temperaturas aumentan y los polos se derriten. Es el conjunto de factores bautizado como “Cambio Climático” porque “Fin del Mundo Conocido” era pelín alarmista e infringía los derechos de terror autor de unas cuantas religiones.

350Tras esta introducción (¡hop!) no es necesario que os comentemos para que sirve 350.org, pero sí os explicaremos por qué son diferentes. Su acierto es saber aunar las campañas de lucha contra el cambio climático para un problema global que los gobiernos tratan localmente. Ejemplo: Yo no infrinjo la normativa en mi casa porque monto mis fábricas en ese pequeño país del que no me acuerdo y que ellos respiren CO2, que para eso llevan chanclas.

El 24 de octubre se va a liar parda. Es el día en el que están convocadas más acciones a nivel mundial hasta la fecha con (de momento) más de 4500 actuaciones en todo el mundo registradas en la web 350.org. ¿Crees que no hay una manifestación cercana, porque vives en Murcia? Sólo tienes que hacer clic aquí, buscar y verás que ya hay una marcha contra el cambio climático, al igual que una manifestación en Girona, una demostración en bicicleta por Logroño o una Paella Solar (¿?) en Rincón de la Victoria. Para todos los gustos.. Y si no existiera el evento, ya sabes ¿Por qué no crear uno propio? Aún estás a tiempo. Cooliflowerense, ya tienes una cita para el día 24, no faltes.

Leer más

Cómeme (ahora que estamos solos)

27 de agosto de 2009

Quizá debí haber mirado a los ojos, pero todos tenemos debilidades y a mí me pierde la geometría. Me enamoré a primera vista de su contorno curvilíneo perfecto. Le supliqué tocarlo. La muchacha bajó la vista y se ruborizó. No tuve que decirlo dos veces. Estábamos solos y accedió a mis pretensiones. Ella, gentilmente, se giró para ofrecérmelo. La boca se me hacía agua, mientras mis manos ansiosas comprobaban que, realmente, su piel dorada era tan suave como prietas sus carnes. “No lo aguanto más”-le dije- “¿puedo..?” y ella contestó “Está bien. Pero si lo pruebas, tendrás que pagarlo…” Y así fue como, incauto de mí, la tendera de mi barrio me cobró por un melocotón que no sabía a nada.

peachGeometría perfecta, color inmaculado, cero sabor. ¿Qué está ocurriendo con la fruta y la verdura, con aquellos tomates orgiásticos que explosionaban en nuestro paladar?

Mucha fruta sin madurar se guarda en frigoríficos para ser presentada con todo su esplendor externo en grandes superficies. La ingeniería transgénica y los pesticidas han transformado a los vegetales en monstruos bellísimos, pavorosamente apetecibles y terriblemente decepcionantes ¿La cultura de las relaciones personales aplicada a los vegetales?

En Cooliflower buscamos lo auténtico, que puede estar más cerca de lo que crees. Haz clic en este enlace para conocer un poco más la agricultura ecológica, visita tiendas especializadas de plena confianza -donde es posible que nos encuentres- y sobre todo, aplicando el cuento a otras facetas de la vida, desconfía de lo externo: El verdadero sabor se halla en el interior.

Leer más

El algodón sí engaña

21 de agosto de 2009

Es inevitable, nos gusta llevar la contraria, si no, no seríamos Cooliflower.

El algodón no orgánico; la felicidad va por barrios
Algodón no orgánico: La felicidad va por barrios

El algodón no engaña“, decía un estirado mayordomo. Y mentía, porque el algodón convencional, blanquísimo, engaña y mucho. Comienza a adquirir su color celestial (o la ausencia de él) consumiendo el 25% de los pesticidas y abonos químicos del total de cultivos del mundo. De hecho, el blanco de tienda, aceptado universalmente como símbolo de la pureza, la paz y la concordia, se alimenta de toneladas de cloro.

Añadir color a la vida, algodonalmente hablando, tiene consecuencias. En el pasado, los tintes sintéticos fueron responsables de numerosos casos de cáncer sobre trabajadores de la industria textil. Esgrimiendo -en letra pequeña- el refrán de “ojos que no ven…”, el problemilla se trasladó a economías emergentes de leyes más, ejém, ¿relajadas?. Lo que no es válido para nuestro occidente industrializado, lo es para economías en desarrollo.

Por todo ello, en Cooliflower nos pasamos al Algodón Orgánico.

Orgánico es un anglicismo genial. La RAE nos daría una colleja gramatical argumentado que lo propio es decir biológico. Nosotros respondemos con la segunda acepción: “Que tiene armonía y consonancia” -¡Viva el buen uso de la retórica!-. Fox – Fibre es la marca de nuestro algodón orgánico. Está fabricado bajo estrictos estándares libres de herbicidas, pesticidas, fertilizantes y tintes sintéticos. Entra en la web de Fox – Fibre y comprenderás la gran diferencia.

Y que el algodón no te engañe.

Leer más

El feroz ratón (y el hombre débil)

14 de agosto de 2009

El 6 y 9 de Agosto se rememoraba el trágico lanzamiento de las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki. Quizá, recordando, deberíamos reflexionar sobre nuestro papel en la Tierra. Hace mucho tiempo que los seres humanos decidimos mejorar nuestras vidas a toda costa. Como primates listos que somos, supimos adaptarnos a los ecosistemas con inteligencia; a cambio, perdimos por el camino resistencia -y bastante sentido común-.

ratón Cooliflower
Coolimouse, el resistente

En torno a Chernóbil, donde se recibió 500 veces la radiación de Hiroshima, la naturaleza nos ha vetado. Nuestra fisiología no se adapta al alto nivel de radiación. Mientras tanto, la querida Gaia decide seguir su curso. La zona de Chernóbil -sin hormigas gigantes, ni desiertos fluorescentes, como temíamos los forofos del Sci-Fi- se ha convertido en una parque natural, una reserva de animales en libertad sobrepuestos a nuestros desmanes. Es la noticia positiva: Pese a todo, la vida siempre se abre paso.

Fuera orgullo. Con nuestra blanda piel, afecciones y desprovistos de tecnología, somos el eslabón más débil de la cadena; cualquier ratoncillo podría ser más resistente a un desastre medioambiental. Nosotros -los debiluchos- disponemos de redes neuronales complejas y sensibilidad para formar sociedades y gestionar recursos. Así que somos débiles, pero podemos hacer un mundo mejor. En Cooliflower creemos en ello y trabajamos cuidando del mismo planeta que nos da cobijo. No sólo es un precepto de marca, es una meta existencial.

Recuerda: Todos nacemos con el título oficioso de administrador de la Tierra. ¿Qué tal si aceptamos nuestro puesto?.

Leer más

El malvado rey de la selva

17 de julio de 2009

Recuerdo aquel verano de felicidad cantando canciones terriblemente horteras: El rumor del río, fogatas nocturnas, el primer beso y aquellos rollos de papel higiénico con un elefante rojo… ¡ouch!, sólo de pensarlo se me convulsionan las nalgas y un escalofrío me taladra el coxis. Ahora, con esto del marketing, aquellos warholianos pedazos de lija se llamarían, posiblemente, “Toallitas íntimas exfoliantes” y se venderían como rosquillas.

Los rollos del elefante representaban al verdadero Rey de la Selva, un animal de ataque feroz, directo y por la retaguardia, que convirtió a un par de generaciones en aficionados a la lectura -por aquello de retrasar el momento del hara-kiri final-. Sospechamos que El Pensador está inspirado en ese minuto de duda previo al acto de higienizarse; “Ser o no ser”, “Actuar o quedarme sentado”. No sé, pero mientras tanto me lo pienso…

Nuestro consejo Cooliflower: Piensa en el planeta y compra papel reciclado -¡pero, por favor, no recicles papel usado!- Video: El terrible Canyonero (pero menos terrible que un rollo extrasuave)

Leer más

Eterno Vicente Ferrer

8 de julio de 2009

Hace mucho tiempo leímos un breve cómic en el que un misionero llega a una tierra perdida (AVISO: lo que viene a continuación puede herir sensibilidades). El paisaje es desolador, mujeres, hombres y niños mueren de inanición por las calles polvorientas, pero el orondo misionero, sonriente, les promete ayuda. Unos días más tarde un avión sobrevuela la zona y se despliegan grandes paracaídas con pesados paquetes. La población espera con la mirada anhelante y platos vacíos en las manos. Cuando el misionero, tremendamente excitado, abre la primera caja y lo que muestra no es comida, sino un cargamento de biblias “para salvar a los descarriados”, los hambrientos pobladores de la tierra desértica deciden zamparse al rollizo hombre.

Video sobre este inmenso hombre:

Leer más

Compartir este artículo :

Eterno Vicente Ferrer