Noticias frescas

Archivo de etiquetas: decrecimiento economico

¿Y si el Tercer Mundo deja de serlo…?

28 de marzo de 2011

En un rincón de la Tierra en el que la vecindad comparte televisión, los cortes publicitarios exhiben un mundo sonriente y despreocupado. Es otra dimensión irreal rebosante de salud y dinero. El virus del Primer Mundo corrompe las neuronas y la población escuálida, que pedalea sobre bicicletas oxidadas en caminos de barro, sueña con autopistas, turgentes pechos e hinchados salarios. Siempre ha sido así: los deseos de los pobres nunca importaron, hasta que quisieron cambiar de liga.

Porque sus sueños, los sueños de los menos favorecidos, también son los nuestros. Y alguien tiene que fabricarlos. Los sueños se fabrican globalizando el mercado (inundo tu mercado con productos baratos) y endeudando a los mismos que fabrican barato. Es un tipo de colonialismo teledirigido desde la década de los 70, cuando empezó el paulatino ofrecimiento de créditos a bajo interés de estado pudiente a estado arruinado (yo te presto dinero y tú me compras). Este es el pilar del mundo civilizado.

Pero, con la era de la globalización, llega la de la información. A pesar de los bloqueos informativos, internet elimina barreras y golpea con otras realidades… y cuan miserable es la vida mediocre, comparada con la extrema riqueza. Los pobres, que antes no se sabían pobres (se consideraban humildes), quieren ser ricos. Y los ricos, que no se saben ricos (se creen clase media), se alegran del hartazgo de los pobres. Se alegrarían menos si pensaran que la base de su vida es la fabricación paupérrima y el endeudamiento internacional. Sin Tercer Mundo no habrá mano de obra esclava, tecnología barata ni ropa asequible. Sin pobres no hay ricos.

Moraleja: Para alcanzar la igualdad, como la Tierra es finita, nosotros, los ricos que no nos sabemos ricos, tenemos que aprender a vivir con menos.

“La verdad… no lo sé. Si lo supiera te lo diría”, tras el salto…
Leer más

Decrebilidad o globalismo

30 de septiembre de 2010

El artículo “Localism vs globalism: two world views collide” (Localismo frente a globalización: dos visiones del mundo chocan) de The Independent, confronta las ideas de Paul Ariès, un conocido activista anti-globalización y Peter Ainsworth ex – secretario de medio ambiente británico, ambos, ponentes de unas jornadas medioambientales en la ciudad de Lion.

“Si todo el mundo en nuestro planeta viviese como un europeo medio, necesitaríamos tres planetas para vivir; si todo el mundo tuviera el estilo de vida de un ciudadano medio de los Estados Unidos, necesitaríamos cinco planetas para vivir”, afirmaba Peter Ainsworth, defensor del desarrollo sostenible sin renunciar al crecimiento económico. Paul Ariès, más racial, menos comedido, no le quitaba razón pero discrepaba en la forma de combatir las desigualdades. Paul Ariès piensa que el desarrollo es incompatible con la sostenibilidad. Cree que el mundo debe dejar de consumir, frenar la producción y compartir los recursos trabajando a nivel local. Ambas visiones (sostenibilidad tecnológica y localismo y decrecimiento) confluyen en que el mundo, tal y cómo está, necesita alguna modificación para garantizar la supervivencia de la raza humana. Las dos visiones, defendidas por millones de personas, han tomado rumbos divergentes.

La Tierra, según Peter Ainsworth, no puede dejar de crecer porque el ser humano siempre aspira a más. El político inglés basa su teoría en la codicia humana (aspiraciones, dice él) y propone a las nuevas tecnologías como solución… aunque la ciencia aún no ha creado la tecnología que compense las ansias de poder.

La Tierra, según Paul Ariès, no puede seguir creciendo económicamente porque lleva a la desigualdad. Se renuncia, en parte, a la inventiva del ser humano volviendo a lo básico. El problema es que sólo pueden permitirse la opción de decrecer los países que ya son ricos.

Ambas hombres pasan por alto otra visión, aún por inventar, decrebible o globalista, en el que las ideas se complementen y mezclen apoyando economías locales, limitando el mercado y utilizando nuevas tecnologías sostenibles como soporte. No han caído en la cuenta de que cabe la posibilidad de decrecer sin retroceder, tecnificarse sin deshumanizarse, globalizar sin hundir mercados.

Porque ni ellos, ni sus millones de seguidores, han hecho autocrítica teniendo en cuenta aquello que dijo Oscar Wilde: “Siempre que la gente está de acuerdo conmigo, siento que debo de estar equivocado”.

Publicidad Cooliflowerense:


Leer más

Decrecimiento: Back to Basics

16 de marzo de 2010

La segunda conferencia sobre decrecimiento económico se llevará a cabo en Barcelona, entre los días 26 y 29 de marzo, informan en Ecología blog.com. Back to basics, podría ser el lema. Para crecer no hay nada como decrecer, un concepto surgido en los años 70 y que viene a decir, de manera muy somera y simple, que nada es inagotable y que debemos plantearnos nuevos modelos de crecimiento decrecientes… ¿Parece extraño? Expliquémoslo con más detalle.

Dtelevision verdeeberíamos empezar hablando de la paradoja de Jevons (VER EXTENSO ARTÍCULO AQUÍ). El economista inglés descubrió en el siglo XIX que, de forma independiente a los avances en el desarrollo de calderas cada vez más modernas y eficientes, el consumo de carbón entre sus coetáneos no paraba de crecer. Ya entonces se observaba cómo el crecimiento humano y su desarrollo podrían ser contraproducentes para el desarrollo real, porque a mayor crecimiento, mayor era la demanda de recursos que no dejaban de ser finitos. Si se saca de contexto la imagen de las calderas de carbón, se podrían encontrar fácilmente numerosos ejemplos actuales y reales. Imaginemos -no hace falta mucha imaginación, ya está sucediendo- que los fabricantes de automóviles ofrecen coches más respetuosos con el medio ambiente, con precios mucho más asequibles. Esta medida podría ayudar a mejorar los niveles de CO2 en la atmósfera, pero también, al ofrecer más facilidades a la población para que disponga de su propio medio de locomoción independiente, puede disparar el uso de utilitarios en detrimento del transporte público. Lo que era una mejora, se transforma, por la paradoja de Jevons, en todo lo contrario.

Si hablamos de crecimiento económico, las estadísticas económicas son engañosas. En este artículo de 2008 que aparecía en la web del Banco Mundial se explicaba que “el alza en el precio mundial del trigo llegó a 181% durante el período de 36 meses que culminó en febrero de 2008, y el precio mundial de los alimentos en general aumentó en 83%”. Esto es fácilmente demostrable, lo que ya no se puede explicar con porcentajes es cómo el PIB puede subir y las condiciones de vida pueden bajar en zonas de extrema pobreza: ya se sabe que si un hombre come cuatro veces al día y otro ninguna, la media dice que ambos comen dos veces.

El decrecimiento, saltándonos las estadísticas, significaría un mayor control sobre la economía para que no aniquilase ni a la economía ni al medio ambiente. Si nuestro cuerpo fuera la Tierra, lo entenderíamos fácilmente. Poco alimento nos desnutre, mucho nos enferma, mejor nos ajustamos las calorías y regresamos a lo básico.

Leer más

Compartir este artículo :

Decrecimiento: Back to Basics