¡SEXO!

2 de agosto de 2010

Sin extenderme, el excéntrico Sixto Sexto, ex profeso y exiliado, se pagó estudios de sexólogo trabajando de sexador de pollos. Exornaba su sexualidad de forma poco exquisita y algo exhibicionista -eximiéndose de exprimirla con extranjeros-. Nada sexy, el ex-sexador de pollos se excusaba por su inexitosa inexperiencia explayándose con cocina tex-mex y sesiones de tuper-sex. Un extraordinario día, con un tuxedo texano, tras tocar el saxo, exhaló su último y extraño aliento exclamando: “¡ox…!”. Pasaron las exequias y su cuerpo fue exhumado. Un excitado experto examinó al exánime Sixto: “Extraordinario: alcanzó el inexacto pero inexorable límite; fue una excelente -por exacerbada- explosión exógena. Sixto Sexto falleció deu ex machina; extinto por exceso de equis”.

Y además de Sixto Sexto, todos nos vemos sitiados por las “X”, objetivos marcados e incógnitas a desvelar, a veces con estigmas sórdidos o unidos a la antítesis del sexo, la violencia. Vivir es cabalgar en la serpiente de uróboros turgente y el anillo de Moebius lubricado… la equis es esparcimiento oculto en el que diluir problemas; alfa y omega de las sábanas, dulce empate de las quinielas mundanas… El sexo saludable, directa o indirectamente, crea vida, democratiza al ser humano.

Por reprimir sexo se han librado batallas, por practicar sexo se han rendido ejércitos. Como principio y fin del mundo ¡somos sexo! Y sexo y ecología van de la mano. En serio. No hay nada más sexual que defender la biodiversidad y el respeto por la naturaleza; no hay nada más saludable que el sexo -sano y consentido, por supuesto-. En éste artículo de la CNN se enumeraban las ventajas contrastadas de practicar sexo -además de la evidente diversión implícita-; el resultado de los estudios indicaba que las personas sexualmente activas tenían más probabilidades de mantenerse en forma y vivir más tiempo; sufrían menos dolencias cardíacas, tenían menos riesgos de contraer cáncer de pecho, equilibraban más eficientemente los niveles hormonales… por todo ello y porque relajados y sonrientes, es mucho más complicado ser malas personas, en Cooliflower proclamamos nuestro apoyo al buen sexo, tanto mejor si está aderezado con una buena dosis de amor.

Viva agosto verde. 🙂 

Consejos Greenpeace para un sexo más ecológico:

(¿Habremos batido el record mundial de equis por artículo?) 😉

Leer más