Vamos a contar mentiras

13 de octubre de 2009

Por el mar no corren las liebres ni por el monte las sardinas. En España (camiseta Cooliflower de mi esperanza) no se reducen las emisiones. Somos una superpotencia del CO2.

La realidad despierta con cara nueva cada día, y es que el colectivo mediático, pionero ecologista él, aprovecha la energía solar arrimándose al sol que más calienta. Hay mañanas que titulares como “Las emisiones más bajas de los últimos diez años” nos levantan el ánimo. Con cifras sobre la mesa, el nuestro es uno de los países firmantes del protocolo de Kioto que menos ha cumplido lo pactado. Mientras lugares como Escocia ya son ejemplos mundiales, nosotros emitimos dos veces y media la cantidad de CO2 que Alemania. De hecho, nos encontramos casi en el nivel de toda Indonesia y emitimos un 40% más que en 1990 (regresar a las cifras de 1990, es el objetivo primordial de Kioto). Pablo Cotarelo, responsable de cambio climático de Ecologistas en Acción declaraba “El Gobierno ofrece sus propios cálculos pero esta información ha intentado ser acallada repetidas veces por lo que parece evidente”.

León FieroUtilizar esa maquiavélica maniobra política de mentir reiteradamente, -da igual el partido que nos represente-, hasta que la patraña se convierte en realidad ya es deporte nacional. Siempre queda la posibilidad de comprar CO2 a los países pobretones -una suerte de diezmos ecológicos para pecar gaseando a nuestras anchas-.

Somos rubios, ecológicos, simpáticos, amables y comprometidos. Nuestros sueldos están a niveles europeos. Trabajamos ocho horas y hablamos muy bien inglés. Y por el mar corren las liebres y por el monte las sardinas (tralará).

En la imagen, un peligroso león escandinavo al acecho

Leer más