Noticias frescas

Archivo de etiquetas: Coliflower

Avaaz: Tiempo, causas, efectos y afectos

9 de septiembre de 2009

Un pequeño cambio en el despertador modifica la vida.

Un café tomado, con cinco minutos de antelación puede significar alcanzar una meta, sólo hay que modificar nuestra rutina para viajar en el tiempo. Es factible, el reloj no es un muro, se puede jugar con los segundos adelantando decisiones y estimando, parando el cronómetro y pensando. El tiempo es el medio que diferencia lo inerte de lo vivo, la evolución del inmovilismo. Si sigues la corriente cronológica -pero la estiras- cambias el destino, el tuyo, el de un desconocido, el del planeta entero… Las inversiones temporales producen réditos atemporales.

En la red, Avaazcomo una avalancha humana y jugando con el tiempo, así funciona Avaaz. En esta ocasión, iniciando la cuenta atrás hacia el gran cambio, estirando lo mejor que pueden las horas hasta el próximo fin de semana. Buscan conseguir fondos suficientes que cambien el cambio climático, que afecten al efecto CO2, desenmascarando causas casuales cuando son causales. La unión contra el cambio climático, por fin. y tomado en serio, sacando tiempo de donde siempre sobra, del corazón.

Cooliflower debe y puede contribuir, por lógica y sensatez, a esta campaña. Y os llama para que estiréis unos minutos leyendo su gran idea (HAZ CLIC AQUÍ). ¿No sería magnífico lograrlo, todos juntos, y cambiar efectos nocivos por afecto real a la Tierra?.

Leer más

Permafrost: ¡Uh!, ten miedo…

4 de septiembre de 2009

¡Llega el cuento de terror para el finde! Realmente “El terror no tiene forma”, pero la amenaza que llega del hielo no es “La cosa”, ni en su versión original ni en la multiforme de John Carpenter. Por efectos del calentamiento global, el mundo helado se derrite, los glaciares se resquebrajan y los pingüinos buscan vivienda. Se habla del aumento del nivel del mar y de movimientos migratorios. El nobelado Al Gore tiene la agenda tan repleta que imparte conferencias mientras se ducha y come un cruasán.

Sign

Con el cambio climático, además de los efectos visibles vía satélite mostrando que el único hielo que quedará será el de las jarras de sangría, los científicos -señores con bata blanca que se mesan la barbilla- hablan de permafrost.

¿Qué ocurre con este nombre de villano de serie B? El permafrost ocupa el 20% de la tierra y lo forma la superficie -no necesariamente visible- que se mantiene congelada durante al menos un año. Cuando se deshiela, libera a la atmósfera CO2 y metano de organismos en descomposición. Es un cementerio de dióxido de carbono; poniéndonos en modo dramático, una bomba de relojería bajo la superficie helada.

Las cifras bailan y aumentan con cada nueva noticia. El círculo polar ártico contiene el doble (¿ahora el triple?) de dióxido de carbono de lo que se pensaba. El hielo se derrite, y los espíritus gaseosos de los mamuts dicen “¡Y somos nosotros los que nos extinguimos!”. Aquí os dejamos el cuento de terror Cooliflower. (Y buen fin de semana) 😉

Leer más

Coliflower, Cooliflower y el otoño

2 de septiembre de 2009

El otro día, dejamos un comentario en el blog “El silencio de mi escritura” (recomendado), explicando que una de las frases que más nos llama la atención era “Golpeó el balón en semi-fallo”. Este “regate” lingüístico destaca en universos en blanco y negro con un Ying y un Yang. Semi-fallo es un termino que designa lo indesignable. Equivale a una semi-alegría por un semi-acierto.

coliflowerAsí que estamos semi-alegres. Porque -¡por fin!- las grandes cadenas de supermercados con Carrefour a la cabeza empiezan a abandonar, sin vuelta de hoja, las bolsas de plástico y por lo tanto, la aternativa ecológica ya no es tal, sino el paso siguiente y lógico en la evolución de las compras, aunque todavía queden muchos comercios por convencer.

Y estamos semi–contentos porque en una de las revistas con más solera y tirada de España, “mía”, aparece un reportaje sobre las bolsas ecológicas y una de las destacadas es Cooliflower -también reflejado en su web-, pero -¡lástima!- en los 300.000 ejemplares editados, el nombre Cooliflower aparece Coliflower, y una errata en tiempos internetales equivale a la inexistencia (nómbrame despacio, que tengo prisa) o incluso a que se promocionen marcas distintas y alejadas de nuestra filosofía.

“Golpeó el balón en semi–fallo” no significa necesariamente que el balón no acabe por toparse con la red, aunque entre a trompicones en vez de hacerlo por toda la escuadra. Cooliflower sigue siendo Cooliflower por mucho que, como las hojas de los árboles al aproximarse otoño, se le caiga una “O”.

Leer más

Compartir este artículo :

Coliflower, Cooliflower y el otoño