Noticias frescas

Archivo de etiquetas: coche electrico

Rectificamos: NO compres un coche eléctrico

24 de octubre de 2012

   La culpa es nuestra, que los vestimos como asequibles. Con su batería, su camisita y su canesú. Y sus cuatro ruedas. Y, diablos, no dejan de ser un medio de transporte, aunque sean eléctricos. Se podría culpar a los gobiernos, a las petroleras, o a los mismos fabricantes de green washing, los de “si te puedes permitir una casa en la playa, serás parte de los verdes motorizados”.

En Cooliflower, sin ir más lejos, os iniciamos con tres post para defender el futuro del automóvil, la panacea del transporte… nos movía la ilusión, la amiga bienintencionada, y  algo tonta, del deseo. Y os decimos ahora: Sigue siendo el camino a seguir, pero no a cualquier precio; no cometáis estupideces, porque el precio de venta es ridículamente caro. Este es un ejemplo de lo ecológico que se puede ser en cinco pasos con el coste de un Citröen C-Zero.

Presupuesto inicial de 29.000€. Quien los tenga.

1- Cómprate un coche de bajo consumo y emisiones. Entre 11.000 – 13.000€ dispones de motorizaciones con consumo mixto combinado de 3-4 litros a los 100.

Si quiere ser más ecológico, hazte con un vehículo de segunda mano con poca cilindrada. Es otra forma de ahorrar, reciclar y evitar el CO2 generado por la construcción de un nuevo automóvil.

2- Guarda 4.500€ para combustible y abono transporte los próximos 4 años.

3- Compra una bicicleta eléctrica por 300-400€. O una sin motor por la mitad de precio.

4- Instala un kit solar para iniciar tu independencia energética por 4.000€.

5- Te quedan 8.000-11.000€. Invierte en formación o en colaboración. Funda una asociación para que algún día otras generaciones puedan optar al verdadero transporte ecológico. O guarda el dinero por si debes salir escopetado/a. 😉

Leer más

Reclama tu coche eléctrico (II)

29 de agosto de 2010

En 1996 apareció el primer gran coche eléctrico; bonito, rápido y práctico. Fuera de EEUU, apenas se habría oído hablar del EV1 si no fuera por el documental Who killed the electric car (2006). Para conocer la historia completa, recomendamos éste interesante y completo artículo en terra.org.

El EV1 podía recorrer 225 kilómetros en una sola carga, no precisaba de mantenimiento hasta los 162.000 kilómetros; tenía una potencia de 138 HP completamente cargado y, en su segunda generación, las baterías se llenaban al 80 % en 10 minutos. Era casi perfecto; había una larga lista de espera para poder obtenerlo y lo más importante de esta extraña historia: era adorado por todos sus usuarios que intentaron salvarlo inútilmente. En efecto, nada se pudo hacer porque los EV1 sólo se podía poseer en régimen de leasing; cuando GM decidió abandonar el proyecto, los propietarios no tuvieron más remedio que entregarlos para hacerlos chatarra. Todas las unidades (aproximadamente 1.100), fueron destruidas… todas salvo una, que se conserva en el museo de historia de américa.

Algunas voces agoreras se recrearon en el “esperado fracaso” del EV1, ya que la demanda energética de un vehículo eléctrico, según ellos, puede ser mayor que la de uno de gasolina. Si esto fuera verdad, el usuario dejaría de ser un adicto a la gasolina para vender el alma a las compañías eléctricas, con los problemas añadidos de una grave carestía energética y todo el CO2 generado desde las centrales térmicas para abastecer a la nueva flota de vehículos.

La pregunta es: ¿Hasta que punto puede ser eficiente un vehículo eléctrico? En el artículo de terra.org antes mencionado aportan cifras muy interesantes: Comparando un RAV4 eléctrico con un RAV4 “habitual”, el vehículo de gasolina consume (por milla) casi cinco veces más energía. “Si tenemos en cuenta que recorre entre 3 y 4 millas (de 4,8 a 6,4 km) por kWh y con el mismo se recorren unas 12.000 millas (cerca de 20.000 km) año basta con un sistema fotovoltaico de 1,5 a 3 kWp (que ocupa de 13 a 27 metros cuadrados de superficie) para generar la electricidad consumida por el vehículo.”.

Con nuevas y mejoradas tecnologías fotovoltaicas, los vehículos eléctricos pueden ser rentables, tanto para el consumidor como para un floreciente e interesante mercado de energías renovables. Veremos, en la tercera parte, el paso decisivo para que el futuro del coche eléctrico se haga presente… aunque quizá tengamos que replantearnos los conceptos de propiedad y estética, así como admitir la verdadera utilidad real de nuestros vehículos.

Video: Who Killed the Electric Car (subtitulado, parte 1)

Leer más

Manu Chao Car

2 de diciembre de 2009

Una de las primeras cosas que te enseñan en el colegio -o quizá una de las pocas cosas que no se olvidan- es que la energía ni se crea ni se destruye, sólo se transforma. La energía cambia de estado, se mueve, se transforma en luz, en movimiento, en calor, en michelines…

Manu ChaoBajo el capó de un automóvil se esconde un instrumento de gran ineficacia energética. Amiga/o, da igual que adores tu moderno coche, soy malvado y te quitaré la venda de los ojos: Te están tomando el pelo. Oculto bajo pantallitas y “bips” electrónicos hay una antigualla por muchos caballos que tenga. Tu tesoro de cuatro ruedas se podría llevar el primer premio a la inutilidad; si fuera un trabajador, ya estaría en la cola del paro por bajo rendimiento. El motor de explosión de tu trasto es una reliquia inventada hace doscientos años que produce -siendo benevolentes- menos del 20% de energía aprovechable. El resto es calor totalmente inútil.

Nos interesa, y mucho, este despilfarro porque el futuro a corto plazo de la lucha contra el calentamiento global está supeditada al ahora; el tiempo se agota demasiado rápido y necesitamos alternativas imaginativas que encaucen la energía. La nanotecnología (tecnología de lo diminuto, no tecnología valenciana) está creando materiales termoeléctricos que transforman calor en energía eficiente. Y ya que el término “fusión” se propaga como una gripe de rastas y bongos, va siendo hora de que el mercado del automóvil aplique esta “fusión” al servicio de la humanidad sin que tengamos que vender un riñón para poder disfrutarlo. Cambiamos música machacona por transportes que aprovechan el potencial del mestizaje.

Leer más

Compartir este artículo :

Manu Chao Car