Noticias frescas

Archivo de etiquetas: CO2

Cooliticias 3

22 de octubre de 2011

 

¡El único noticiario semanal que publica lo que de verdad le da la gana!

 

viagra onlineias 3″ src=”http://blog.cooliflower.com/wp-content/uploads/2011/10/Cooliticias-3.jpg” alt=”” width=”380″ height=”417″ />Sobre blogs, bees y blufs

Esta semana toca, hay que decirlo de una vez: los que, humildemente, intentamos ser originales en el mundo 2.0 estamos hasta los gigabites de tanta estafa. Los periódicos digitales “serios” se visten de blog con titulares populistas y contenido amarillo. No hablamos nada de los periódicos gratuitos; la mayoría valen lo que cuestan. El amiguismo se extrapola a la red; si quieres ganar un concurso de blogs primero te obligan a pactar con el diablo, con Google y con cientos de ovejas a los que tienes que regalar any shit. No os conocemos de nada, pero creemos en lo que hacemos. Si os gusta el contenido… ¡Compártenos! Defender información no enlatada disminuye el conocimiento único.

 

Madrid de bajón

Madrid sigue de malos humos, pero aprende a enrabietarse a escondidas. La pobre capi pasa una mala racha y se oculta de amigos y turistas. La intentan animar con proyectos de carril bici, olimpiadas y otras zarandajas a años vista. Y ella, a la que le lloran los ojos de frustración y CO2, se encierra en casa para evitar compartir penas. El consistorio se compadece de la depresión metropolitana dejando de publicar enormes cifras de contaminación, por el qué dirán en la unión europea. En cuanto sepamos dónde venden prozac medioambiental, mandaremos una caja a Gallardón.

 

Libertad para ser libre

20 de octubre, dos asesinatos: Gadafi y ETA. El ex-dictador libio es oficialmente abatido en fuego cruzado; vox populi, ejecutado de un disparo en la cabeza. El alborozo de los combatientes, posando ante las cámaras con el cuerpo todavía caliente del dictador augura un horizonte oscuro. El poder sobre la vida y la muerte contagia a los liberados (que no liberales) con generosidad oligárquica (piensa como yo o te regalo una bala en la cabeza). Bien lo sabe ETA muerta de estupidez y anacronismo bestial; asesinada por el recuerdo de más de ochocientas víctimas. La libertad no se conquista ni impone, se acuerda y merece.

Tras el salto canción dedicada a los que nos seducen y también a los que nos quitan la vida. La letra es válida para ambos. 😉 Buen finde.

Leer más

Parlamentarios contaminan como 300 coches

16 de junio de 2011

(Entrada patrocinada. Ahora, unos segundos de publicidad)

Queroseno para parlamentarios… 2.400 euros.

Alquiler (si es barato) de 8 helicópteros, pilotos incluidos… 8.000 euros.

Decenas de coches ofic

iales… eehhh… me pierdo en la tabla del siete.

CO2 generado, inimaginable.

La falta de vergüenza… no tiene precio.

Mastercar (adura)

Hoy sólo se habla los manifestantes que “rompieron las reglas del juego democrático”. Lo de que la democracia era un juego, ya lo sabíamos. Muy similar al Monopoly pero más difícil. Algunos acaparan todos los billetes y las tarjetas de librarse de la cárcel.

Hoy se habla poco de la gente cansada de los desmanes y de los recortes en sanidad, y nada de los ciudadanos pagando el pato (a la naranja, a la pequinesa, al Rolex y al WC). A los que mandan sobre los políticos, que somos los ciudadanos, de un tiempo a esta parte nos da por salir a la calle a protestar. Si alguien se pregunta por qué se hacen este tipo de demostraciones… es sencillo: los votantes son los únicos “empresarios” que tienen que manifestarse para conseguir que los empleados les hagan caso y no les lleven a la ruina. Las pancartas son gigantescas recetas de efecto placebo para paliar el “mono” de tener que esperar cuatro largos años y sufrir más de lo mismo.

Ayer, en medio de los gritos (y de las “solivianteces” de algunos soliviantados sospechosamente extra-soliviantados) aparecen los parlamentarios en helicópteros, como ejecutivos de Wall Street, y se saltan la austeridad, el compromiso y el sentido común con la torpeza y cobardía de un príncipe de dibujos animados. 8 helicópteros, costes aparte, tirando por lo bajo, generan el mismo CO2 que 300 automóviles circulando durante 50 kms. Y el medio ambiente, como la economía, señores, se lo pasan por el forro de los vuittones.

Volando, desde las alturas, todo se ve pequeño, sin importancia. Las personas son puntitos anónimos y silenciosos, apenas se vislumbran.

Tras el salto, cada día me gustan más los gatos
Leer más

¡Be-Bop-A-Lula! Dos años de Cooliflower

7 de junio de 2011

¡Nuestra marca y blog han cumplido dos años! Y el mundo está más concienciado y preocupado que nunca por la ecología y las emisiones de CO2. Y cuando conciencia y acción no van de la mano puede ocurrir que se emita más dióxido de car

bono que en toda la historia.

Empecemos, para conmemorar nuestro aniversario en este extraño momento, con una no menos delirante y retorcida historia verídica que parece sacada de Los Simpson: el 21 de diciembre de 1970 Elvis Presley, farmacia ambulante, hinchado, mirada perdida… excesivo, como era él en forma y fondo, visitaba a Nixon para ayudarle en su lucha contra las drogas. El “Rey del rock” solicitaba a cambio una placa de agente federal.

El presidente, preocupado por el bienestar de los jóvenes americanos, llevaba a cabo una campaña de salud. No quería que se consumiesen sustancias nocivas, aunque no le doliesen prendas en enviar a toda una generación de hombres -¿hombres?- de diecinueve años a buscar la muerte prematura en Vietnam. El encuentro entre el Rey del rock y el del cinismo se produjo en la Casa Blanca. Nixon fabricó la chapa de agente federal a un tambaleante Elvis y el cantante, a cambio, como símbolo de concordia y buena voluntad, le regaló a Richard un colt calibre 45 con balas de plata. Sobra decir que desde entonces no ha habido ni guerras ni droga.

En 2010, año de revoluciones ecológicas, del vertido de BP y punto y aparte (punto y seguido) tras la cumbre de Copenhague se emitieron 1,6 gigatoneladas más de CO2 que en 2009. Ya tenemos la mitad de las papeletas para que en el sorteo de la estulticia ecológica en el 2100 la temperatura se incremente cuatro grados. Si sube seis el 95% de las especies desaparecerán (seamos optimistas: se acabarán los problemas de aparcamiento). Todo esto nos lleva a pensar que nuestro blog, como todos los medios de difusión que tratan sobre ecología, es más necesario que nunca. Somos conscientes de que Cooliflower, como marca, es otro granito de arena contra el cambio climático y que, entre todos nosotros, corpúsculos separados, formamos extensas playas de conciencia para frenar mareas crecientes de cinismo.

En nuestro aniversario os recordamos (Be-Bop-A-Lula) que tenemos la obligación de crear un planeta mejor, pese a los Nixon y Elvis de este mundo.

Lo drogado no quita lo valiente: pedazo de canción tras el salto.
Leer más

110 km/h (tú, yo voy en coche oficial)

27 de febrero de 2011

110 km./h será la velocidad máxima en las carreteras españolas… hasta nueva orden. Esta medida, según fuentes del gobierno español, es eventual. Lo hacen, por nuestro bien, para que los españoles ahorremos combustible, dicen ellos que a veces parece que saben.

¿Cuánto combustible ahorramos? En La voz de Galicia han realizado una prueba para comprobarlo (ver video al final del post). El resultado es un ahorro mucho menos significativo que el anunciado por el gobierno, no alcanza el 8%.

La pregunta es otra: ¿a quién ayuda la medida, al ciudadano o al estado? Hay un modo de ahorrar combustible y emitir menos CO2; limitar el uso del transporte privado. La norma “110” es un parche subjetivo e incompleto. Se hubiera logrado mucho más ahorro (incluyendo a los gases contaminantes) pidiendo a la ciudadanía una conducción más responsable en ciudad… Pero no nos dejemos engañar, en España hay que aumentar ingresos. Y adivina quién va a pagar.

Tú bolsillo a 110 km/h se volverá algo más famélico, las que se llenarán serán las arcas del estado. El aumento de ingresos por multas sobre excesos de velocidad puede alcanzar los 21 millones de euros. En efecto, vamos a perder más dinero por penalizaciones del que ahorraremos en gasolina.

Esta es la idiosincrasia nacional: aumentar ingresos gracias a los ciudadanos, a los ciudadanos que no se enriquecen con dinero público. Fíjate bien, esta es otra realidad:

Leer más

¡Negocio a la vista, llegan los nuevos gangsters del CO2!

26 de enero de 2011

2008, el año que empezaba -ya lo decía Nostradamus- en 2 y acababa en 8, el banco mundial se sacó de la manga REDD (Reducción de Emisiones Provocadas por Deforestación y Degradación). Entonces algunos dijeron “Uy, no sé… a lo mejor algún espabilao se aprovecha y hace negocio…”. No les hicieron mucho caso y les regalaron un chapita de “Manu Chao por Chiapas a ritmo de chachachá”, que aburre y redunda al mismo tiempo.

The Ecologist ahora lo vuelve a dejar caer aunque lo comenta en el tono ambiguo de Gila (“alguien ha matado a alguien”). Resulta, cooliflowerenses, que las Naciones Unidas paga para que los bosques se conserven sí o sí, así que más de uno compra o expropia un bosque y gana dinero… por portarse bien. Básicamente, algunos aprendices de gangster (Shell, no queremos mirar a nadie) cobran por adueñarse de un vergel y no cargarse los árboles, el equivalente amazónico a recibir pasta por no partirle las piernas al tío Peppino.

Si Capone levantara la Cabeza (con el tamaño del almendruco -vaya melonar- tardaría un buen rato), se iría de cabeza a los bosques tropicales; allí todo queda en familia.

Leer más

Nigeria: La huida de los dioses

19 de julio de 2010

Antes oraban a sus dioses en plena naturaleza. Solían pasear, meditar en el bosque, ahora, explica una de las participantes en el documental Poisoned Fire, “la explotación de gas y petróleo se ha llevado a estos dioses muy lejos”.

En 1956 Shell comenzó a trabajar en Nigeria, el país africano más poblado, la octava nación con más petróleo del mundo. Desde entonces, apenas ha levantado cabeza: seis golpes de estado, guerras intestinas, miles de fallecidos y pobreza extrema. Nigeria es el paradigma de nación reducida a la miseria por la corrupción y las multinacionales. Alrededor de sus ricos pozos de petróleo, su población vive con menos de un dólar al día. Escasean las escuelas, los hospitales, la comida… hay carestía de todo tipo de servicios, algunos tan básicos como la electricidad. Lo que sí abunda es la contaminación: un millón y medio de toneladas de crudo se vierten sobre sus tierras: “es como el desastre del Exxon Valdez cada año, durante 50 años”.

La vida lucha por abrirse paso, pero el crudo y, sobre todo, la quema de gas -sale más rentable prender fuego al gas natural que transportarlo- lo infecta todo. El fuego, “libera tantos gases de efecto invernadero como 18 millones de coches”. Enfermos, con los ojos inyectados en sangre y sempiternos picores, los habitantes de las zonas rurales luchan por su subsistencia respirando sustancias cancerígenas en un lugar donde “mueren hasta los caracoles. El petróleo está matando todo, los niños pequeños están muriendo”.

Cada vez son más las voces que se alzan en contra de Shell. La población quiere recuperar sus tierras y acabar con la contaminación aunque, por supuesto, no todos se atrevan a hablar; el temor se ha extendido tanto como el crudo enfanga las tierras. El miedo es palpable. Se desconoce hasta donde alcanza el poder de la multinacional holandesa y los sucesivos gobiernos corruptos. Shell fue condenada en el 2009 a pagar 11 millones tras un juicio relacionado con la ejecución de nueve personas.

Es una pena: Tanto sufrimiento y todo, absolutamente todo, por llenar el depósito. Shall Shell be ashamed.

Poisoned Fire: Duro documental, fuente principal de este post al que ha resultado imposible, por más que se ha intentado, imprimir buen rollo. Iréis a la gasolinera con otra cara.

 

Leer más

Permafrost: ¡Uh!, ten miedo…

4 de septiembre de 2009

¡Llega el cuento de terror para el finde! Realmente “El terror no tiene forma”, pero la amenaza que llega del hielo no es “La cosa”, ni en su versión original ni en la multiforme de John Carpenter. Por efectos del calentamiento global, el mundo helado se derrite, los glaciares se resquebrajan y los pingüinos buscan vivienda. Se habla del aumento del nivel del mar y de movimientos migratorios. El nobelado Al Gore tiene la agenda tan repleta que imparte conferencias mientras se ducha y come un cruasán.

Sign

Con el cambio climático, además de los efectos visibles vía satélite mostrando que el único hielo que quedará será el de las jarras de sangría, los científicos -señores con bata blanca que se mesan la barbilla- hablan de permafrost.

¿Qué ocurre con este nombre de villano de serie B? El permafrost ocupa el 20% de la tierra y lo forma la superficie -no necesariamente visible- que se mantiene congelada durante al menos un año. Cuando se deshiela, libera a la atmósfera CO2 y metano de organismos en descomposición. Es un cementerio de dióxido de carbono; poniéndonos en modo dramático, una bomba de relojería bajo la superficie helada.

Las cifras bailan y aumentan con cada nueva noticia. El círculo polar ártico contiene el doble (¿ahora el triple?) de dióxido de carbono de lo que se pensaba. El hielo se derrite, y los espíritus gaseosos de los mamuts dicen “¡Y somos nosotros los que nos extinguimos!”. Aquí os dejamos el cuento de terror Cooliflower. (Y buen fin de semana) 😉

Leer más

Compartir este artículo :

Permafrost: ¡Uh!, ten miedo…