Noticias frescas

Archivo de etiquetas: chernóbil

Lo peor que puede pasar en Japón

14 de marzo de 2011

La foto que incluimos es un recorte del servicio Dimensions de la BBC. Se escoge una zona del planeta y el software extrapola geográficamente el dato que deseemos añadir. La imagen que veis es el mapa, con la extensión real, de la nube radioactiva de Chernóbil si se hubiera producido sobre Japón, una nube radioactiva que abarcaría grandes zonas de China, Mongolia y Korea.

Hace dos días, el doctor en física nuclear Manuel Fernández Ordoñez declaraba, refiriéndose al desastre nuclear de Japón y a la pregunta “¿qué es lo peor que puede pasar en la central de Japón?”: “Que se quede sin agua y se funda el combustible del núcleo, que llegaría a 1.800 grados y se formaría una especie de amalgama metálica, como lava fría. Si el edificio de la contención está bien no tiene por qué haber un escape radiactivo”.

Y no, lo peor que puede pasar no es eso, lo peor que puede pasar es que todo un señor doctor responda semejante disparate a “¿qué es lo peor que puede pasar?” cuando una gran área de Japón podría quedar inhabitable, se podrían producir miles de fallecidos y extenderse una nube radioactiva a los países vecinos. Lo peor que puede pasar es que aún haya personas que se obcequen en vendernos la energía nuclear como energía “limpia y de futuro”. Lo peor que puede pasar es que un señor ministro diga que nuestras centrales son seguras, no como las de Japón. Como todo el mundo sabe, España es una potencia de las altas tecnologías, muy por delante del país nipón. No en vano, aquí se inventó la fregona y el futbolín. Y a Belén Esteban.

¿Sabéis qué es lo peor que puede pasar? Lo peor que puede pasar es que a la ciudadanía, cuando hay intereses económicos de por medio, nos tomen por imbéciles, nos digan que la única alternativa energética es caminar sobre una bomba de acción retardada y apenas se invierta en energías renovables eficientes.

Lo peor que puede pasar es que en este estado de estupidez acomodada, de circunloquios vacios y aborregados y política del “tú más”, todavía ladren que le energía nuclear es segura… lo que es seguro es que, como mucho, la energía nuclear aniquila. Y después, ¿qué es lo peor que puede pasar?.

(Aquí, una entrevista de visita obligada).

Leer más

¡Sinceridad Brutal!: Energía nuclear

3 de noviembre de 2010

Bienvenidos a la primera rueda de prensa “Sinceridad Brutal” © de Cooliflower. Un portavoz anónimo*, representando a la industria nuclear, contestará todas las preguntas después de recibir una inyección de pentotal sódico. (¡No lo intenten en casa!)

Dicen tener la solución para acabar con la crisis energética…

Sin duda. La solución para acabar con la crisis energética son las centrales nucleares.

Las centrales nucleares tiene muy mala prensa; se dice que son inseguras.

Como todo en esta vida -mire usted su nariz, por ejemplo-, las centrales nucleares no son perfectas. Reconocemos que se producen muchos desechos nucleares que permanecerán activos millones de años y también asumimos los riesgos implícitos en la construcción de una central -sin ir más lejos, ahí está el ejemplo de Chernóbil-.

Entonces reconocen que…

Somos realistas; los desechos nucleares quedan a buen recaudo, sellados y seguros, serán un problema a muy largo plazo, dentro de miles de años, no ahora. Lo único que emite una central nuclear -esas largas columnas de humo blanco- es vapor de agua. Desde Chernóbil, la tecnología y las técnicas de construcción han mejorado; aprendimos de nuestros errores. Es harto difícil, casi imposible, que se vuelva a producir un accidente similar al que se dio en Ucrania.

Muchos científicos están en contra, sobre todo ahora que se tiende al uso de energías renovables.

Tenemos apoyos, no estamos solos en el uso de la energía nuclear; James Lovelock, el padre de la teoría de Gaia, lo ve como única solución a medio plazo. Otra relevante personalidad es Patrick Moore, uno de los fundadores de Greenpeace. Existen muchos científicos que apoyan la construcción de nuevas centrales.

¿Por qué descartan otras opciones renovables?

Como le he comentado, somos realistas: para conseguir una potencia similar a la de una central nuclear con energías renovables, por ejemplo, habría que construir 500 aerogeneradores de ultimísima generación.

Pero las reservas de uranio han descendido. Las centrales nucleares necesitan combustible y sólo se consigue producir el 60% del uranio necesario.

¿Perdón?

¿De dónde extraerán el uranio cuando escaseé? Aunque pasemos por alto la peligrosidad de los desechos y un posible síndrome de China, ¿Quién controla el mercado de uranio? ¿No se genera, como con el petróleo, otra dependencia energética de un recurso finito?

Ya veo que lo ha entendido perfectamente, conoce el mundo en el que vive. Ya venden impresoras por veinte euros con cartuchos que cuestan cuarenta, teléfonos móviles de última generación sujetos a permanencias eternas, medicamentos que prolongan una enfermedad y la convierten en crónica… Las centrales nucleares son una solución energética para ustedes y para mí. Me garantizan un sueldo millonario para toda mi vida.

¿Y la materia prima?

Cuanto más escasa sea, más subirán los precios y nosotros incrementaremos nuestro patrimonio. De hecho, esto ya está ocurriendo.

¿Está reconociendo que buscan nuestra dependencia a cualquier coste, hipotecando el futuro de la humanidad?

Por supuesto. ¡Te quiero! Os queremos… ¿No es el amor una forma de dependencia a cualquier coste?

*Representante ficticio pero opiniones (casi) reales. Nadie tiene la cara dura suficiente como para responder toda la verdad a pecho descubierto (y no venden pentotal sódico en la farmacia de la esquina. Lo hemos preguntado).

Exceso de pentotal sódico:
.
Publicidad cooliflowerense:


Leer más

El feroz ratón (y el hombre débil)

14 de agosto de 2009

El 6 y 9 de Agosto se rememoraba el trágico lanzamiento de las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki. Quizá, recordando, deberíamos reflexionar sobre nuestro papel en la Tierra. Hace mucho tiempo que los seres humanos decidimos mejorar nuestras vidas a toda costa. Como primates listos que somos, supimos adaptarnos a los ecosistemas con inteligencia; a cambio, perdimos por el camino resistencia -y bastante sentido común-.

ratón Cooliflower
Coolimouse, el resistente

En torno a Chernóbil, donde se recibió 500 veces la radiación de Hiroshima, la naturaleza nos ha vetado. Nuestra fisiología no se adapta al alto nivel de radiación. Mientras tanto, la querida Gaia decide seguir su curso. La zona de Chernóbil -sin hormigas gigantes, ni desiertos fluorescentes, como temíamos los forofos del Sci-Fi- se ha convertido en una parque natural, una reserva de animales en libertad sobrepuestos a nuestros desmanes. Es la noticia positiva: Pese a todo, la vida siempre se abre paso.

Fuera orgullo. Con nuestra blanda piel, afecciones y desprovistos de tecnología, somos el eslabón más débil de la cadena; cualquier ratoncillo podría ser más resistente a un desastre medioambiental. Nosotros -los debiluchos- disponemos de redes neuronales complejas y sensibilidad para formar sociedades y gestionar recursos. Así que somos débiles, pero podemos hacer un mundo mejor. En Cooliflower creemos en ello y trabajamos cuidando del mismo planeta que nos da cobijo. No sólo es un precepto de marca, es una meta existencial.

Recuerda: Todos nacemos con el título oficioso de administrador de la Tierra. ¿Qué tal si aceptamos nuestro puesto?.

Leer más

Compartir este artículo :

El feroz ratón (y el hombre débil)