Consejos del buen tirano

22 de febrero de 2011

¿Eres varón y tienes más mala leche que los micos? ¿Te gusta compartir tu exceso de testosterona a balazos? Aprovechando la falta de empleo y las nuevas vacantes disponibles de tirano, Cooliflower te ofrece la posibilidad de encauzar tu carrera con los seis consejos prácticos del buen tirano. Aprovecha la oportunidad. Trabajar de tirano es divertido, vitalicio y está muy bien pagado. ¡Una carrera en la que sólo tú pones el límite!

1 – Inventa un “espíritu nacional”. Exaltar lo patriótico ciega, pero sobre todo entretiene. Satura al pueblo con bailes y canciones tradicionales, organiza torneos deportivos, cuelga banderitas a discreción, repite que “lo nuestro es mucho mejor que lo de fuera”, haz marqués al selecci… (perdón, un lapsus, esto no es necesario). Cuando todo falle saca a pasear el “espíritu nacional”, que es tan intangible y gratuito como el místico. Colgar banderitas es mucha más barato que crear empleos o infraestructuras. El dinero que te ahorres y no repartas entre tus acólitos, mándalo a un paraíso fiscal, naturalmente.

2 – Utiliza la religión en tu beneficio. Un buen tirano sabe utilizar adecuadamente la religión porque el fanatismo embrutece. Un ejemplo básico: ¿Queremos mano de obra barata? “Dios quiso que fabricáramos niños como conejos”. Enarbolando proclamas religiosas está permitido prometer un futuro mejor (y gratis) para cuando nuestros súbditos estén criando malvas. Podemos adornar el paraíso como queramos: prados verdes, vírgenes encantadoras (dejarán de ser vírgenes), paz infinita, partido en abierto Barça – Madrid cada semana, tapas gratis o una máquina de café italiano. Invertir en promesas para la vida eterna nunca falla; a día de hoy, nadie ha pedido el libro de reclamaciones.

3 – Usa el miedo. Todas las madres utilizan la frase “Y si Pepito se tira a un pozo, ¿tú también lo harías?”. Pero Pepito nunca aspiró a ser tirano, de otra forma hubiéramos contestado: “claro, mamá, Pepito me ha explicado que es el modo de salvarse de los zombis que acabarán con el mundo.”. Hagamos como Pepito, el pequeño tirano, e introduzcamos el miedo en la vida de nuestro pueblo: terror a lo extraño, a lo nuevo, a lo extranjero… a cualquier elemento o pensamiento que amenace nuestra tiránica forma de vida. Consejo trendy: Las ejecuciones públicas siempre han sido muy del gusto de las masas y nunca pasan de moda.

Leer más