Noticias frescas

Archivo de etiquetas: calvin hobbes

Viva la crisis

30 de abril de 2013

TDmoV_Enlace a imagen original Calvin Hobbes By Watterson 2

Con la nube negra sobre la cabeza: En primavera y con bufanda. La mayor tasa de paro de la historia. Alemania nos golea dentro y fuera de los terrenos de juego. Las políticas medioambientales brillan por su ausencia. No llego al 1,80, me ha salido un herpes en el labio y jamás marcaré abdominales… ¡Pero qué idiota soy… y no soy el único! Por más que me quejo y sumo pesimismo, hay millones de motivos para la alegría.

Dando la vuelta al comienzo del post: Los embalses están llenos. Vivimos la mayor movilización social de la historia. Las remontadas (también existenciales) son posibles y necesarias. El medioambiente sobrevive a la política. Aún con herpes y bajito, soy un tío resultón. Como una vez dijo alguien en algún momento (viva la memoria fotográfica y las fuentes fiables): Ocurren tal cantidad de cosas positivas cada día, que por abundancia, no son noticia.

Y es que hay tanto pesimismo que nos dejamos arrastrar. Fijaos: algunos científicos denominan a esta época la “sexta gran extinción”. El ritmo es vertiginoso, sobre todo por causa del ser humano (pérdida de hábitats, especies invasoras, contaminación, superpoblación y captura excesiva). Algunos organismos desaparecen, otros evolucionan. Cada año se registran nada menos que 25.000 especies nuevas. El hombre influye sobre la naturaleza, y la naturaleza, sin inmutarse, sigue adelante. La capacidad de regeneración de la Tierra es mayor de lo que esperábamos, no tanto la nuestra. With or without you, canta Gaia. Estemos o no, ella estará.

Todos formamos parte del coro de pesimismo. Los primeros, los casandros en el poder. Ahí están, en sus desayunos de confraterrorización, recortando y recortando sin darse cuenta de que quitar piezas básicas en un engranaje ciudadano no lleva a ningún sitio, excepto a la avería de la maquina social. Si buscáramos una analogía, podríamos decir que están matando a las vacas para cambiarlas por leche envasada. La falta de solidaridad y congruencia en la política “profesional” es diametralmente opuesta a los movimientos sociales. En todo el mundo la gente se asocia, discute, trabaja… La crisis sirve para sacar aspectos del ser humano desconocidos. Dentro de nosotros hay mucho, y casi todo bueno. En esta crisis salimos a las calles para defender salud, educación, mares y bosques. Salimos a la calle para defender a otras personas, hablen o no nuestro idioma. Estamos aprendiendo a tender manos y a escuchar. La crisis nos ha hecho más sabios y ecuánimes, más pacientes con la bondad y más impacientes con las injusticias. La sostenibilidad ha dejado de ser mito para ocupar el espacio de la esperanza. Y de ahí viene el título del post, porque hemos despertado y somos mejores, más humanos, más valientes:

Viva la crisis.

Nota: Merece la pena darse una vuelta por Change.org para firmar alguna petición, o crear una propia, como esta para evitar la extinción del lobo en Ávila. Somos mejores, más humanos, más valientes… y además lo tenemos más fácil. ¡Salir a las calles sin salir a la calle! Menos quejas y más manos (a la obra).

Leer más

¡Oh capitán, stronzo capitán!

19 de enero de 2012


<div style=cialis for sale

” width=”560″ height=”143″ />

+ Verde digital: “Se necesitarán entre dos y seis semanas para llevar a cabo la extracción de las 2.380 toneladas de combustible del interior del crucero Costa Concordia, que naufragó con 4.229 personas a bordo el pasado viernes en aguas de la isla italiana del Giglio.”

 

¡Oh capitán! ¡Mi capitán! Nuestro espantoso viaje ha concluido… y tú, capitán, esperas en la orilla a que arribemos, a tomar viento… quizá, capitán, aguardas a que crucemos la laguna estigia para visitar a tus puñeteros ancestros. Empresa difícil la de pagar a Caronte porque caíste en una lancha, ¡oh capitán, fortunato capitán!, con la recaudación del crucero que tuviste a bien salvar.

 

Mi Capitán no responde, sus labios están pálidos y quietos. ¡Oh capitán! ¡stronzo capitán! ¿Cuándo los capitanes dejasteis de ser capitanes? ¿Cuándo nos abandonasteis a la deriva y renunciasteis a vuestra capitanía? El centro comercial flotante ha encallado sobre tu ego, ¡oh mi… tu capitán! Y las sirenas lloran, sí, pero descojonadas. ¡Escucha, mi capitán! Escucha el cántico de su mitad menos merluza: ¿Por qué los humanos confiaron su destino a los stoltos?

Por ti ramos y coronas con cintas— por ti una multitud en las riberas, clama por ver tu cobarde pellejo secarse al sol marino. ¡Oh capitán… tu capitán! Nosotros, navegantes de la inconsciencia, hemos creído en capitanes sin mando, en grumetes con galones que hacen (lo que tienen que hacer) sin explicar que palle resuena en sus huecas cabezas.

Nos equivocamos, ¡oh capitán, ripugnante capitán! Y pedimos disculpas por dejar el timón en manos como las tuyas, cobardes e infieles. Nos disculpamos por no anticipar la certeza que ahora se expande con la fuerza del conocimiento redentor: todos somos capitanes, ¡oh inutile, inutile capitano!

 

Doy gracias al dios que fuere

por mi alma inconquistable.

Soy el capitán de mi destino.

Soy el capitán de mi alma.

Nelson Mandela.

Leer más

Compartir este artículo :

¡Oh capitán, stronzo capitán!