¡Muerte a la bolsa! (de plástico)

16 de julio de 2009

¿Qué cabe en una bolsa?. Regalos, ilusión o la pragmática compra de la semana. En la bolsa del cabezoncete Sport Billy -que nos hubiera gustado más si hubiera sido tan ecológico como futbolero- cabía cualquier cosa, incluso una lancha o un grupo de samba. Pero no es de esta bicoca de la que tenemos que hablar. Hemos leído un interesante artículo de El País sobre el ocaso de otro tipo de bolsas, las de plástico.

Según El País, en España utilizamos al año una media de 238 por habitante, con su correspondiente coste energético y medioambiental. Ahí es nada… Lo que son las cosas, antiguamente algunas personas enterraban pequeños cofres con objetos y anotaciones para generaciones futuras. En este siglo, en cambio, somos más gamberros y directos en el mensaje: “Nos importáis cero coma”, decimos, depositando bolsas que tardan cien años en descomponerse, latas que duran cinco siglos o vidrios que seguirán bajo la arena dentro de mil años. Nuestra memoria permanecerá, ¡vaya que si lo hará!, pero en el más allá nos pitarán los oídos ectoplásmicos. Así que mejor aplicarnos ahora porque reciclar es importante, pero reutilizar la misma bolsa, -que si es Cooliflower además compensa el CO2-, es mejor todavía.

Las nuestras son bonitas,  marcan ecotendencia y estarán llenas de lo que tú quieras, pero sobre todo, rebosan intenciones positivas.

Por lo tanto, -¡Preparáos!- se aproxima la era Cooliflower! (y de bolsa en bolsa, os dejamos con un video (¡lágrima!) de nuestra otra bolsa favorita para treintañeros nostágicos y curiosos)

Leer más