Lo pasé muy bien el Blog Action Day

15 de octubre de 2009

Nota pre-post: A pesar de lo que pueda parecer, nos gusta la iniciativa del Blog Action Day. Nuestros lamentos vienen dados porque, tratando un tema tan grave, un día siempre nos parecerá insuficiente. Disculpas por anticipado para almas sensibles (o sin ironía).

Blog Action DayHoy tenemos deberes. Debemos hablar sobre el cambio climático para sumarnos a la iniciativa del Blog Action Day. Me siento como si estuviera en el colegio escribiendo una redacción contando mis vacaciones. Es el tema que toca, todos los niños van a escribir prácticamente lo mismo, aunque siempre habrá alguno que lo tenga más fácil porque no veranea en Gandía por tercer año consecutivo.

Hay que inspirarse… Uno, dos… salgo a la terraza, aspiro el humo de un tubo de escape, leo un libro de Michael Moore (no es exactamente ecologista, pero protesta que da gusto) Busco datos, cifras e imágenes. Me encomiendo a san Al Gore de las estadísticas. Quiero aterrar al personal, contar detalles sobre pobreza, inmigración, falta de agua potable, inanición y la humanidad obligada a llevar calcetines negros con chanclas hasta el fin de sus días… Debería ser sencillo, Cooliflower lucha contra el exceso de CO2, y este gas es el principal responsable de que todos los posteadores compartamos tags esta mañana. Me gustaría saber de donde van a sacar la inspiración los que tienen blogs sobre el imperio romano o los Clic de Playmovil. ¿Y sabéis qué? A pesar de ser a piece of cake, no me voy a repetir. Cooliflowerenses, si queréis cifras, podéis extraerlas de otras webes en un día en el que todos buscamos contar lo mismo.

Preferiría, en vez de alimentaros con dígitos, animaros a pensar. Me alegraría que os preguntarais por qué en vez de maravillarnos ante una mágnifica tarde, nos asustan el cielo azul y las temperaturas extrañamente cálidas. Por qué el mundo incrementa su nivel de disparates junto al de CO2 –ayer se me saltaban las lágrimas viendo a la televisiva “Miss Indigente”-. Por qué somos capaces de recoger firmas para invertir millones de euros en recuperar un cadáver mientras el planeta languidece. Por qué el cinismo se ha instalado en nuestra alma sustituyendo a la ironía y fomentamos las buenas obras de cara a la galería con causas perecederas.

Por qué todos tratamos un mismo tema un día cualquiera, algo muy serio en lo que realmente nos va la vida, para que gran parte de la opinión pública lo olvide a las 24 horas riéndose de Belén Esteban

Leer más