Noticias frescas

Archivo de etiquetas: apartheid

Fiambre de Mandela

11 de diciembre de 2013

“Hay demasiados líderes que reclaman la solidaridad con la lucha de la libertad que defendió Mandela, pero no pueden tolerar a sus opositores”. “Mandela es el último libertador del siglo XXI”.

Obama, presidente de un país que apoyó el apartheid, ayudó a la captura de Mandela y votó en contra de su liberación en 1.985

A veces me gustaría morirme bien muerto, como Mandela. Cadáver, tieso, kaput, criando malvas. Muy difunto, pero por una semana nada más; seguro estoy de que las parcas, aficionadas a los chistes macabros, se prestarían a reanudarme el hilo de la vida para que ellas y yo, juntos en el limbo, nos riéramos del cinismo mortuorio.

Nelson_Mandela-2008_Wikipedia CooliflowerNos sentaríamos a ver el desfile de lloros y lamentos. Camino del tanatorio, alguna mujer despechada alabaría hasta la más mezquina de mis canalladas, abrazada al enemigo elegante siempre dispuesto a echar una mano, válgame la nalga. Los conocidos de “hola” y “adiós” inventarían anécdotas para tender puentes entre lo único que nos unía: saludos y despedidas. Los amigos que dejaron de serlo se reconciliarían con su conciencia, y me guardarían en la memoria para usarme como el comodín del fiambre, cuando las conversaciones futboleras no dieran más de sí.

Lo sentiría –sería un muerto muy sentido- por quién me quiso de verdad, pero estoy seguro que agradecerían mi resurrección como una segunda oportunidad para valorarme tal cual soy: listo, tonto, habilidoso, torpe, acertado, herrático, canalla y amable: una pequeña y gran persona, como todas.

Si esto ocurriera sería un interesante experimento metafísico. Pero si viviera a escala local la nausea de hipocresía que ha arropado la desaparición de Mandela; si fuera testigo de cómo se han unido los que consideraron a Madiba terrorista, los se enriquecieron con el apartheid, los enemigos que desearon su muerte, todos bajo el paraguas del ejemplo sublime (bajo tierra) pediría a las parcas que dejaran el hilo tal cual, porque mi resurrección elevaría mi condición a dios y sólo aspiraba (aspiro) a ser hombre defectible y defectuoso.

Descanse Mandela (liberador, orgulloso, prepotente, dialogante… persona) en paz.

Leer más

La vuvuzela y el mundial de Sudáfrica

21 de junio de 2010

En 1994 finalizaba oficialmente el vergonzoso apartheid. Se celebraban las primeras elecciones en las que la mayoría negra tenía derecho a voto. Sudáfrica, vislumbraba un nuevo horizonte en el que todas las etnias disfrutarían de los mismo derechos y deberes sobre papel, un papel mojado por la pegajosa codicia de colonos y nuevos ricos.

Sudáfrica Copa del mundo CooliflowerCompartir el mismo autobús o bañarse en la misma playa, no mide la verdadera igualdad porque la equidad social se mide en dígitos. El reparto que equilibra un hábitat humano, es puramente económico. Hoy por hoy, el 80% de la superficie cultivable sigue perteneciendo a la minoría blanca -el 79,5% de la población es negra-. Sudáfrica, un precioso país rico en parques naturales y materias primas, es uno de los lugares del mundo con más desigualdad social y mayor criminalidad, como rápidamente comprobaron, cañón en la sien, los periodistas que fueron desvalijados antes siquiera de poder escribir su primera crónica.

Quizá por ello, en un territorio con casi seis millones de seropositivos, 50 asesinatos por día y la mitad de la población bajo el umbral de la pobreza, el contraste con el brillo mundialista sea irónico: se anuncian mejoras energéticas y ecológicas, camisetas anti-transpirantes y recicladas… Se comentan tanto el avanzado -y criticado- balón ultra-ligero como las carísimas construcciones que minimizan el uso de energía. A cambio, apenas trascienden las manifestaciones en guetos que claman por una taza de váter. Las estridentes vuvuzelas acallan la inversión millonaria en imponentes estadios, paraísos deportivos a los que jamás podrá acceder la mayor parte de la población, desterrada por falta de recursos económicos fuera del edén futbolístico.

La ecología humana, está pues, como mínimo, en entredicho y la ecología básica, la de cifras puras, polución impura o pura demagogia, anuncia que este mundial es 6 veces más contaminante que la anterior copa del mundo de Alemania. Los numerosos vuelos han sido el factor determinante en las 2.753.251 toneladas de CO2 que se están emitiendo a la atmósfera. No hay camiseta reciclada que compense tanta “transpiración”.

Y esta noche, hablando de fútbol, juega nuestra selección y deseamos por siempre, para siempre, éticamente, dentro y fuera de la cancha, con toda la bondad del mundo y en cualquier ámbito de la vida que gane el mejor.

¡Un abrazo de comienzo de semana! 🙂

Leer más

Compartir este artículo :

La vuvuzela y el mundial de Sudáfrica