La letra (muy pequeña) de los productos ecólogicos

15 de febrero de 2011

Extracto de las respuestas de los lectores al artículo de 2010, en La Vanguardia, “La producción ecológica crece un 14% en 2009 en Catalunya”:

“¿Cómo se puede tener una explotación agrícola ecológica a 70 metros de la autopista en la zona de Molins de Rei?, esto es una tomadura de pelo, solo las partículas en suspensión y aguas contaminadas se pueden comprobar en situ“.

La desconfianza de los consumidores (y productores) está justificada. Muchos de los sellos que aparecen en los envases son meros adornos, pero lo fiebre de “lo eco” hace estragos (y vende, vende mucho). ¿Cómo saber si la etiqueta nos ampara ecológicamente? Una buena manera es empezar por este artículo informativo de Canalsolidario.org, descubriréis, por ejemplo, que el sello europeo Ecolabel sirve para anunciar que el producto, dentro de lo convencional, no es “demasiado perjudicial” (¡no es lo mismo que ecológico!). Ejemplo: un televisor marcado con Ecolabel, según la página oficial, contendrá “menos sustancias peligrosas para la salud y el medioambiente”. ¿Menos? ¿Menos comparado con qué?

Los productos ecológicos y “ecológicos” siguen creciendo en España (nosotros formamos parte de la primera tendencia, sin comillas).

¡Eh, no te fíes, busca la letra pequeña! 😉

Leer más