Las águilas no juegan al golf

8 de febrero de 2011

Nadie sabe a ciencia cierta quién fue el primero que decidió meter una pelota, ayudado por un palo, dentro de un agujero cavado en la tierra. Tampoco se sabe si la persona estaba serena. Hace tiempo escuchamos a un escocés (pasado de escoceses), el relato apócrifo del rey que decapitaba a sus oponentes y jugaba a hacer “hoyo en uno” con las cabezas arrancadas. Como esta leyenda es tan poco demostrable como el resto, nos quedamos con esta. Al menos tiene gracia morbosa.

Leer más