Noticias frescas

Archivo de etiquetas: aceite de palma

orangutan morgue file cooliflower

¿Qué sabes sobre el (maligno) aceite de palma?

13 de noviembre de 2015

Habrás escuchado mucha leyenda sobre el aceite de palma… y se queda corta; los hechos objetivos son aún peores de lo que podrías imaginar. El aceite de palma está siendo responsable de la mayor tala de árboles de la historia reciente. Y eso no es todo, hay todo un entramado de intereses detrás de su comercialización.

Leer más

Salvar selvas chequera en mano

20 de mayo de 2010

¿Cómo convencer a un campesino de que puede obtener beneficios con sus tierras sin cultivar ni deforestar? Con la verdad por delante y una única respuesta: dinero. La ecología de despacho -estadísticas, porcentajes y gráficas- a veces es ligeramente amnésica y olvida que todos necesitamos un medio de subsistencia; que la sostenibilidad humana empieza por no pasar hambre, vaya. Dorjee Sun, australiano de ascendencia tibetana y creador de Carbon Conservation, captó el sutil matiz: “Amo a las ONG, pero no creo que la gente por sí sola pueda salvar al mundo, tienes que convertirlo en negocio”. Dorjee Sun creó un programa que beneficia a los campesinos que mantienen sus tierras vírgenes; la suya es ecología pragmática -y un tanto maquiavélica- que salva ecosistemas en Indonesia.

Carbon Conservation PapuaEl lema de Carbon Conservation es “Usar el mercado del carbono para financiar la conservación”. El principio es sencillo: en 2008, Dorjee consiguió que el grupo financiero Merrill Lynch pagase 770.000 hectáreas de jungla en la provincia de Aceh, con el único beneficio de la propia conservación… que genera beneficios en un mundo que quiere contrarrestar CO2. Nadie da duros a cuatro pesetas, que decía mi abuelo, y menos un banco; Dorjee Sun conoce el mercado del carbono y es consciente de que muchos países necesitan compensar su exceso de industrialización y malos humos, lo que ha convertido el CO2 en una materia valiosa, un producto cuya compensación se puede intercambiar por dinero… Efectivamente, la Unión Europea paga 27 dólares por cada tonelada que no es emitida a la atmósfera. Simplificando la labor -nada fácil- de Carbon Conservation: se encargan de comprar la supervivencia de la vegetación, aunque tengan que usar, como en la provincia de Aceh, grupos de ex-rebeldes de la guerra civil para evitar la tala furtiva.

El ejemplo de Papúa, que figura en su web, es muy gráfico, ya que es una de las zonas más deforestadas del planeta por culpa del monocultivo de aceite de palma. Allí, muchos bosques se están salvando, calculadora en ristre, invirtiendo en evitar el perjuicio que supondría eliminar árboles por el viejo método KKK de la antorcha, ya que, aunque sorprenda, los incendios suponen el 20% del CO2 mundial cada año… Quién hace la ley hace la trampa, en esta ocasión, positiva. El dinero que deben invertir las empresas para compensar sus desmanes a miles de kilómetros, mantiene ecosistemas. Las fábricas -fijaos que paradoja- están salvando selvas que jamás pisarán para seguir contaminando.

 

Leer más

Idea x Personas = X

6 de abril de 2010

Preparas una tarde de asueto. Pagas con tu último billete el kit anti-estrés/anti-desengaño: cerveza, bolsa de patatas fritas, chocolate y cualquier cosa que lleve mucho vinagre. Recoges las vueltas y a la salida del supermercado, casi te tropiezas con un pequeño tenderete atendido por algún imberbe sonriente que colecciona firmas. Las reivindicaciones son variadas: aumento de salario, cadena perpetua para fontaneros sin escrúpulos, partidos “patrióticos” que desean expulsar a personas de pantone oscuro… De todo y para todos los gustos. Sólo hay que poner una firmita aquí, el DNI… y ya está. Perfecto. A lo mejor conseguimos cadena perpetua para fontaneros abusivos.

2007_Myanmar_protests_11_(M-cropped) by racoles - WikipediaChistes aparte, la recogida de firmas y las reivindicaciones reales (algunos friki-grupos de Facebook no cuentan) sí son útiles. La presión popular es una avalancha que arrastra todo a su paso, porque cualquier producto o político (tentados hemos estado de incluir político en la categoría producto) vive del pueblo. En uno de nuestros blogs favoritos, ecologiablog.com, explicaban cómo la gigantesca Nestlé había tenido que plegarse ante las acusaciones iniciadas por Greenpeace; la multinacional, no había tenido otra salida que cambiar de proveedor de aceite de palma. Como sabéis, el cultivo de palma se ha convertido en un peligroso aliado del CO2 y de la destrucción de ecosistemas. A la vista del efecto, el trabajo de comunicación de Greenpeace ha sido impecable… y la presión popular, excelente.

Cualquier colectivo puede posicionarse y cambiar el rumbo de la historia. La diferencia la marca un sencilla ecuación: una buena idea por miles de personas es igual a… mucho dinero. Sí, en realidad esa es la base, no nos engañemos. La clientela y los votantes son muy valiosos, hay que conservarlos a toda costa: cuantos más mejor. La incógnita de la operación, el dinero, representa tanto los aportes voluntarios de los protestones, como las cantidades que ganan o pierden las marcas. Por tanto, recuerda que puedes invertir reivindicando. Tu opinión, sí que va a alguna parte… y si no sabes por donde empezar, existen organizaciones especializadas como la fantástica Avaaz.org, que desde 2007 acumula casi diecisiete millones y medio de acciones. Tú despejas la incógnita.

Leer más

La república independiente del CO2

16 de febrero de 2010

Es fácil sucumbir a IKEA. En un ambiente pulcro y ordenado, conviven miles de muebles sencillos y bonitos de nombres impronunciables, un restaurante con albóndigas suecas y lo más importante: adictivos lapiceritos gratis.

La multinacional sueca encandila a los clientes con diseño, bajos precios y filosofía de marca buenrollista. Lejano parece el tiempo en el que fue acusada de explotación tercermundista por la televisión sueca. Según El libro negro de las marcas, el 90% de la producción de IKEA está distribuida entre 2000 proveedores en países como Vietnam, India o Tailandia. La descentralización abarata costes pero impide tener el control absoluto sobre las condiciones laborales. Otro problema añadido es que complica asegurar una producción ecológica estable.Bombeta ecologica

Precisamente sobre lo ecológico de sus productos, ha surgido un movimiento  (RELLENAR SOLICITUD AQUÍ) que solicita la retirada del aceite de palma utilizado, entre otras cosas, para fabricar velas. El uso de este tipo de aceite, el más consumido del mundo, está muy extendido en la industria química. La palma es un producto barato que destruye bosques y comunidades. Si la deforestación es la segunda causa del aumento de CO2 en la atmósfera, el cultivo de palma se lleva la ídem en destrucción forestal. Su forma de monocultivo destruye ecosistemas completos.

Con la suma de todos sus productos, IKEA consume 40.000 toneladas de aceite de palma. En la multinacional sueca se defienden con su pertenencia a Roundtable on Sustainable Palm Oil. Lo que no aclaran es que esta organización está creada por los mismos interesados en promover el monocultivo de palma aceitera. El ascenso de su cultivo da miedo. Según el diario The Independent, su presencia en el mercado británico ha pasado de meramente testimonial, a estar presente en el 43% de las marcas más conocidas.

Sólo nos queda añadir dos comentarios: Desde Cooliflower recomendamos, siempre que las circunstancias lo permitan, ejercer nuestro derecho de consumidor y no comprar productos que utilicen este aceite… Y en segundo lugar, queremos felicitarnos a nosotros mismos. Con esta entrada, alcanzamos la cifra mágica de los 100 post. 🙂

 

Leer más

Compartir este artículo :

La república independiente del CO2