The desPrestige

17 de noviembre de 2013

El desastre del Prestige se produjo cuando un buque petrolero monocasco resultó accidentado el 13 de noviembre de 2002, mientras transitaba cargado con 77.000 toneladas de petróleo, frente a la costa de la Muerte, en el noroeste de España (…) La marea negra provocada por el vertido resultante causó una de las catástrofes medioambientales más grandes de la historia de la navegación (…).

El derrame de petróleo del Prestige ha sido considerado el tercer accidente más costoso de la historia; la limpieza del vertido y el sellado del buque tuvieron un coste de 12.000 millones de dólares.

 Prestige Cooliflower

Christopher Nolan dirigió en 2006 The Prestige (El Prestigio. En España El truco final). El film trata sobre dos magos con una rivalidad enfermiza. La cinta es intensa, retorcida, con giros argumentales que incluyen la aparición de un señorial David Bowie, dando vida al mítico Tesla. En la película también figura Michael Caine; de él, como actor, se puede esperar cualquier cosa, desde la mediocridad más absoluta a la actuación más memorable; no en vano declaró en una ocasión que los malos papeles sirven “para pagar las facturas”. Este no fue el caso, su personaje (John Cutter), aporta coherencia a la trama y nombre al título.

El prestigio, según  Michael Caine en la película, es lo que convierte algo ordinario en extraordinario. La diferencia entre un truco mediocre y un gran espectáculo es lo que logra que el público se maraville, y salga del teatro con la sensación de haber presenciado un acto verdaderamente mágico. El trabajo de los grandes magos es hacer de lo imposible un hecho palpable; convertir una mentira increíble en realidad sin mácula.

De grandes magos y Prestige, de esto queríamos hablar. Estas líneas están escritas como agradecimiento al gobierno español por impregnar el ambiente de lucidez (prestige) en escritores, actores, cineastas, pintores… artistas y pensadores en general. El espíritu creativo reverdece ante las adversidades. Tenemos un gobierno (tras otro) que maltrata con estilo y constancia. Berlanga hizo maravillas sorteando la censura franquista con guiones de doble lectura; las generaciones que luchan por la supervivencia de una sociedad responsable y ecológica agradecerán el aluvión de ideas a esta, u otras dictaduras disfrazadas.

Hemos empezado esta entrada haciendo referencia a la película de Nolan, queríamos con ello felicitar a la justicia y las autoridades  por el tratamiento general que se ha dado al vertido del barco Prestige. Ha sido el mejor número de magia nunca visto. El caso termina sin responsables políticos, directos o indirectos. Nadie paga un escándalo medioambiental mayúsculo, el problema desaparece y el telón se cierra. Otro maravilloso número de magia con giro argumental. Si sólo fuéramos espectadores y no nos costase paisajes, dinero y lágrimas pediríamos un bis. Oh, disculpen: sólo somos espectadores. Y nos ofrecen un bis tras otro, día a día, queramos o no. Bises de prestigio o desprestigio, con grandes y sorpresivas desapariciones finales.

Leer más