5 razones (antiguas) por las que deberías seguirnos ya mismo

22 de octubre de 2015

Aleluya. Sobrepasamos los 2.000 seguidores en Facebook, aunque creemos que a estas alturas de la película mereceríamos 200.000. Tenemos cinco motivos, que vienen de lejos, para pensar así… 😉

rana-curiosa-cooliflower-292x3001 – Porque ser ecológico no es vivir en una realidad paralela.

Junio del 2009, El post de inauguración de Cooliflower convivía con una atroz versión del tema de Verano Azul, perpetrada por Juan Magán. Hoy día el señor Magán sigue libre y cantando, o algo así; nadie lo ha enchironado. La realidad es así: puñetera y divertida. En pocas líneas se resumía nuestra forma de ver la ecología: “…además de agrupar plantas, montañas, lagos, tréboles y paisajes con nieve, la ecología engloba cañas de cerveza, comprar un tíquet para ir al cine o salir de compras. La ecología vive y respira con nosotros”.

2- Porque fuimos pioneros en el uso de memes y chorradas varias.

Fue descubrir el programa Comic Life, y desatarse la tontería. Hasta de asuntos tan serios como el calentamiento del Mediterráneo se podían sacar chistes. La vida es tan maravillosa como absurda, ¿por qué no retratarla con toda su gracia? ¡Haciendo el eco-idiota, seriamente, desde el 2009!

agua-cociendo-bacterias-cooliflower-2

3 – Porque hablamos de asuntos que marcarán tu vida.

Y no precisamente por nuestra redacción ecológico-festiva, sino por la importancia que han ido adquiriendo ciertos temas con el correr de los años. El derroche energético, la crisis de los combustibles, el impacto de los gestos cotidianos en la tala de bosques… Asuntos variopintos que terminan siendo de dominio público. Así hablábamos del permafrost en el 2009 (apréndete el nombre; será algo muy a tener en cuenta en pocos años):

“¿Qué ocurre con este nombre de villano de serie B? El permafrost ocupa el 20% de la tierra y lo forma la superficie -no necesariamente visible- que se mantiene congelada durante al menos un año. Cuando se deshiela, libera a la atmósfera CO2 y metano de organismos en descomposición. Es un cementerio de dióxido de carbono; poniéndonos en modo dramático, una bomba de relojería bajo la superficie helada”.

4 – Porque poseemos estilo propio.

Tener estilo, algo de lo que también puede presumir tu vecino, el de las mallas ajustadas, puede ser bueno o terrible. Por paz mental, pensaremos que nuestro caso es positivo. Para muestra, otro botón de post con solera:

“¿Cuantas actualizaciones de software vital necesitamos? Nos entregaron el equipo básico y la función “lloro”. La 2.0 (Social wireless) incorporaba “sonrisa” en el acceso directo. Aprendimos a ir al WC en la 3.4 y a montar en bicicleta en la 4.5. La 5.2 incluía acné y el primer beso. Tras el agujero de seguridad, vía calimocho, la 6.1 tuvo que ser revisada. La 7.0 suministró oficio y partido político (algunos no actualizan jamás este versión, dicen tener todo lo que se necesita).

loctite-ajedrez-dia-mundial-cooliflower

5 – Porque no nos casamos con nadie.

Y este es un motivo por los que tanta gente nos sigue… ¡y un día se cabrean y dejan de hacerlo! Vivimos en la era del “te bloqueo”, y los noviazgos exprés. En Cooliflower creemos en lo “slow”, en la continuidad. Estamos más del lado de animales simples, que de humanos demasiado listos. Nos enfada sumarnos a “trendy” movimientos de olvido rápido. Mantenemos el pensamiento crítico y la defensa de cada persona en toda su singularidad, aunque nos cueste la popularidad. Tal que aquí, obligados a escribir de un tema, por el Blog Action Day:

“Preferiría, en vez de alimentaros con dígitos, animaros a pensar. Me alegraría que os preguntarais por qué en vez de maravillarnos ante una magnífica tarde, nos asustan el cielo azul y las temperaturas extrañamente cálidas. Por qué el mundo incrementa su nivel de disparates junto al de CO2 –ayer se me saltaban las lágrimas viendo a la televisiva “Miss Indigente”-. Por qué somos capaces de recoger firmas para invertir millones de euros en recuperar un cadáver mientras el planeta languidece. Por qué el cinismo se ha instalado en nuestra alma sustituyendo a la ironía, y fomentamos las buenas obras de cara a la galería con causas perecederas.

Por qué todos tratamos un mismo tema un día cualquiera, algo muy serio en lo que realmente nos va la vida, para que gran parte de la opinión pública lo olvide a las 24 horas riéndose de Belén Esteban”.