Si no es un golpe de estado, se le parece mucho

23 de diciembre de 2014

De entrada: Comparte este enlace.

Hay momentos decisivos que, por sutiles, pasan desapercibidos. Pongamos por caso este artículo, ahora, interpretar estas palabras, y actuar en consecuencia, cambiará tu vida, la vida de personas aún sin nacer.

Oh. ¿Quizá te parece dramático o exagerado? Te contestamos sí y no; es tan negro como puedes llegar a imaginar, y poco inflado para la que se te viene encima. Puedes creer que esta es una simple estrategia para mantenerte expectante, cubriendo el tiempo necesario para sumar prestigio estadístico. Quía. El mayor orgullo de los juntaletras no es sumar visitas ni robar minutos, sino formar parte de los recuerdos, influir en los pensamientos, ser parte de ti. Nos gusta dejar la impronta, el sello personal, la divagación propia en la mente ajena. Enamorarte a silabazos. Tenemos mucho de Casanova agorafóbico.

Hay casos, como el de hoy, en el que alcanzar el mayor número de lectores posibles no se debe a nuestro talante lectoriego (si hay mujeriegos, hay lectoriegos). El egocentrismo se acaba cuando matan tus libertades, entonces has de escribir por urgencia, con un punto de pánico. Pides desesperadamente que compartan tus palabras porque están en juego las reglas básicas de la vida. Como anunció Marta en el vídeo que verás más abajo, se está produciendo un golpe de estado, y nosotros no lo vemos preocupándonos por corruptelas, banderas, nicolases y belenes. Si el golpe de estado se consuma, podrás utilizar de bandera unos calzoncillos usados; tanto dará.

Escucha atentamente: estamos a punto de formar parte de un gobierno dirigido por multinacionales. Ya poco importará a quién votes o las acciones que tomes. Lector/a, será indiferente tu signo político, que te manifiestes en la calle o discutas en el bar; serás poco más que un jugador de futbolín. Un ente desconocido, incorpóreo, pero terriblemente real, tomará las decisiones por ti y no podrás hacer nada para evitarlo.

Su nombre es TTIP.

Las multinacionales (bancos, farmacéuticas, energéticas…) se han dado cuenta de lo complicado que es sobrevivir en el clima hostil de los movimientos ciudadanos. Temen que las democracias dejen de ser oligarquías encubiertas, caldo de cultivo para la corrupción y las puertas giratorias; perderían influencia directa… ganarían menos dinero.

La solución, su solución, ha sido firmar un tratado con el que eliminar las barreras políticas. Los gobiernos se convierten en títeres a su servicio, de modo que pueden vetar naciones, promover leyes e incluso imponer sanciones si no se satisfacen sus demandas.

Esto, querido lector/a, ya está sucediendo. El pasado 6 de mayo el acuerdo fue aprobado en el congreso con los votos a favor de PP, PSOE, CIU y UPyD. Estábamos tan ocupados intentando limpiar esta democracia que nos robaron a la vista de todo el mundo. Si el TTIP sigue adelante, se podrán introducir vegetales transgénicos, realizar fracking, engordar al ganado con productos prohibidos… podrán modificar las condiciones de tu vida, y las vidas que lleguen, dirimiendo el futuro en un despacho de abogados a espaldas de cualquier democracia.

De salida: Mira estos dos vídeos y piensa que representarán para ti.