Plegaria multiusos fin de semana

8 de febrero de 2014
(Post de propina para las pocas personas que se conectan el fin de semana).

Querido Dios, sopa primigenia, genética aleatoria, salchicha cósmica o conciencia colectiva, escucha esta plegaria para dejarme ser más que una piedra, y poco más que células ordenadas al tuntún:

Ayúdame a evaluar a la gente por cómo se levanta, antes que por reiteración de caídas; hazme reconocer a las personas no por sus errores cometidos, sino por el auto-reconocimiento de sus cagadas. Consigue que crea en los humanos no por su sabiduría, sino por lo que aún les queda por aprender. Presta una mano a las personas que se sinceran para ayudar a los demás, en vez de crucificarlos en sus defectos. Hazme enamorarme de quien no teme la palabra amor y evita sembrar el camino de huidas, clausulas y plazos. Hazme creer en las causas perdidas, merecedoras de ser encontradas. Dame valor para ser menos valiente… para que toda mi cobardía se cure con un simple beso de buenas noches. Y quítame todo, si fuera necesario, pero déjame el sentido del humor; sólo eso, nada más: para reírme con fuerza de este gran chiste llamado vida.

Poco más, Querido Dios, sopa primigenia, genética aleatoria, salchicha cósmica o conciencia colectiva… Oh, un poco de chocolate en mi alacena no vendría mal. Y buen sexo.

Atentamente: Una de tantas creaciones defectuosas (ya te vale).

Amén.