Traducir a un ministro hablando sobre antenas

5 de septiembre de 2013

Esta entrada es un extracto de una noticia (ver la original aquí) de El Diario. En la noticia, bien leída, se extrae que las operadores de telecomunicaciones podrán levantar sus antenas cuándo y cómo quieran (con la venia del gobierno central), a veces sin solicitar ni siquiera una licencia de obra. Hemos tachado las declaraciones del ministro y las hemos traducido a lenguaje cooliflowerense para mejorar la comprensión de la jerga congresil. Recomendamos realizar este trabajo con los políticos, los que nos cambian la vida sin consentimiento, una vez por semana. Fin de la cita.

   El Consejo de Ministros del próximo día 13 aprobará la nueva Ley General de Telecomunicaciones cuyo objetivo principal será “facilitar las inversiones en infraestructura de las operadoras” “dejar vía libre a las operadores para que hagan lo que quieran” y “acabar con las barreras” “pasar olímpicamente” de ayuntamientos y comunidades autónomas “que han dificultado el despliegue de las nuevas redes” “que han apostado por la salud y la lógica, en lugar del negocio”, en palabras del ministro de Industria, José Manuel Soria.

OLYMPUS DIGITAL CAMERASoria realizó este anuncio durante el acto de inauguración del XXVII Encuentro de las Telecomunicaciones que organiza la patronal del sector, Ametic, en la Universidad Menéndez Pelayo de Santander. El ministro fue recibido en el recinto universitario en medio del sonoro estruendo que producía un grupo de manifestantes de la plataforma ‘antifracking’ que no dejó de lanzar consignas contra este tipo de prospecciones en busca de gas que promueve el actual Gobierno.

Durante su discurso en el acto de inauguración del curso de telecomunicaciones, José Manuel Soria explicó que el contenido de la nueva ley que regulará las telecos tiene por objetivo “establecer un marco que facilite las inversiones en infraestructuras y acabe con las barreras que han dificultado su despliegue” “dejar vía libre para que se puedan instalar antenas sin problemas”. Apelando al principio de “recuperar la unidad de mercado, en ámbitos como la fiscalidad y las obligaciones urbanísticas en el ámbito de los despliegues” “recaudar más dinero y dejarnos de zarandajas”, anunció que el nuevo texto limitará las actuales facultades de los gobiernos autónomos y de los ayuntamientos “de forma que esta ley prevalezca frente a normas locales como las de tipo urbanístico” “de manera que podamos imponer nuestros criterios sin rendir cuentas a nadie, ni siquiera por salud”. Así, se establecerá un “régimen especial con un sistema de liquidación centralizado” “régimen totalitario”, de manera que cualquier carga que se quiera implantar a los operadores por una administración local deberá ser aprobada por el Gobierno.

En esta línea de “simplificación de las obligaciones burocráticas” “barra libre”, el ministro explicó que la nueva norma evitará que las empresas de telecomunicaciones que desplieguen redes tengan que solicitar licencia de obra para buena parte de las instalaciones que realizan en sus despliegues locales. Además se les facilitará el uso de otras canalizaciones, “tanto a pie de calle como en el interior de los edificios” “donde haga falta y como quieran -we are their bitches-” que ya existen para otros servicios de distribución, como la electricidad o el gas.

(…)