Revolución (social) solar

8 de mayo de 2013
PVGIS-EuropeSolarPotential

Los colores cálidos indican potencial solar. La península impresiona…

África empieza en los Pirineos. A tenor del mapa social solar, la afirmación es correcta. El sol brilla por su presencia para tomarlo gratis. O para calentar el agua, cocinar, ver la televisión… Para todo esto y cualquier otra cosa, sin límites.

Todo lo que necesitamos está aquí, en el cielo, como buenos semi-africanos, con carencias de infraestructuras y excedentes en anticiclones. El sol produce en el mundo, multiplicada por 4.000, la energía necesaria para cubrir todas nuestras necesidades. A pesar de que podría ser la energía más rentable, y de que España es el país de Europa con mayor potencial por horas de luz, únicamente el 1,5% de toda la energía solar del viejo continente es nacional.

Madrid casi duplica las horas de luz anuales de Berlín, lo que no es óbice para que Alemania sea el primer productor de energía solar fotovoltaica del mundo. En el país teutón ha habido jornadas en las que han cubierto el 50% de la demanda del país sólo con renovables. La tendencia, no obstante, cambia porque en toda Europa se ayuda con descaro a las energías fósiles. En esto ha influido la mala —y motivada— prensa. Hay corrupción asociada a las primas por energías limpias que malogra el desarrollo sostenible, como lo fueron aquellos sospechosos pelotazos de plantas solares que generaban electricidad… de noche (¡!). España, país de timadores profesionales, no es diferente, es surrealista.

 Con todo, hay artículos esclarecedores y bien documentados, como este (ver enlace), cada día más vigente. Está firmado por el redactor jefe de Energías renovables. En él se acusa al gobierno español de estafa. Los dirigentes actuales suprimieron por Real Decreto las primas a las energías renovables para evitar el déficit tarifario (el cuento chino de que las empresas energéticas “pierden dinero”). La medida consiguió el despropósito de aumentar el déficit y maltratar duramente a las pequeñas cooperativas energéticas.

 En el artículo señalado, resaltan el comunicado de 2012 de la Asociación de Productores de Energías Renovables: “en función de los datos publicados por la Comisión Nacional de Energía (CNE) se puede inferir que más del 76% del déficit tarifario generado entre enero y noviembre de 2012 no guarda relación con las primas satisfechas a las energías renovables”.

Cabe preguntarse dónde está el fallo del desarrollo sostenible y las energías renovables. El error no sería tanto lo caras que resultan, sino lo baratas que podrían ser. Si se abarataran costes y cada individuo pudiera gestionar sus propias placas solares, generadores eólicos, aceites reciclados… Si cada persona fuera independiente energéticamente conduciría al conjunto de la sociedad, a largo plazo, a la independencia social. Y a ningún estado vividor le agrada que el sol salga para todos, siempre que puede cobrar impuestos por comprar, respirar o, simplemente, seguir vivo.