Bosques Sostenibles vs Fakes Empires

17 de mayo de 2013

Lujuria y desesperación

(Obra atroz en un solo acto)

 

Personaje 1: Padre, perdóname porque he pecado. Todo empezó de madrugada. Desperté con un ansia irrefrenable. A mi lado yacía ella; la luz de la luna se reflejaba en sus caderas. Dormía con los labios entreabiertos, sonreía, murmuraba a Morfeo. Hacía calor. Rocé uno de sus senos desnudos, la llamé por su nombre, acaricié su pelo… Nada: su sueño era profundo. Fantástico. Podía aprovecharme.

Debí haberme controlado, lo sé. Fue la noche, la brisa de la primavera, tenerla ahí, a mi alcance. La saboreé, la degusté, me recreé en ella… ¿Cómo? No, padre, no. Me refería a la madalena, las madalenas, mejor dicho. Una docena… Fui a la cocina y ¡una docena me comí, con chocolate! Y mi novia durmiendo como una ceporra. Me puse a jugar con el móvil y después mantuve mi deleznable comportamiento: mezclé plástico con orgánico. Me bebí una botella de zumo, envasado con vidrio, y todo fue a la misma bolsa. Regresé a la cama y me sentí gordo. Gordo y culpable. ¿Perdón? ¿Qué apadrine un bosque y me ponga a dieta? ¿Y no sería mejor rezar?

 

Personaje 2: Hijo, los rezos déjalos para lo inevitable, para el resto, muévete o saca la tarjeta de crédito ¿Eh? Sí. Pues claro que el dinero bien invertido puede redimir, nadie dijo lo contrario. Pecadores somos todos, lo que nos diferencia es el alcance de la penitencia. Hijo, tendrás que consumir, fabricar, producir residuos… vivir. Intenta hacerlo con moderación y después equilibra la balanza como buenamente puedas. Sé altruista. Apadrina un bosque, una comunidad… Pide responsabilidad a las marcas que compras. Nunca dejarán de ser un problema, así que al menos intenta que sean menos problema.

No seas idiota, hijo. Vives en la ciudad, estresado. Te ganas un sueldo en una coporación, contaminas como el que más. Eres otro grano en el culo de la Tierra. Deja de visitarme y actúa; y donde no llegue tu mano, que llegue tu cabeza. ¿De qué iglesia soy? Mira qué pectorales. Soy pastor de Crom y venero a Conan, su profeta, el que decía “Crom ayuda a los que se ayudan”.

Green Day Aldaia 021

14.05.2013.– Los clientes de la empresa de gestión ambiental Bosques Sostenibles, especializada en iniciativas de RSC,  ya pueden saber en tiempo real cuánto CO2 están absorbiendo los árboles plantados en sus bosques corporativos. Pueden disponer de un cálculo estimativo en cualquier momento y a golpe de click, gracias a una nueva tecnología que la firma cántabra ha desarrollado en colaboración con DSP (Desarrollo Sector Primario). (…).

La firma cántabra, especializada en el diseño y gestión de bosques corporativos para empresas, confía en que el nuevo sistema de medición anime a la iniciativa privada a plantar árboles. “No sólo para reducir su huella de carbono, pudiendo aportar cifras sobre las cantidades que han neutralizado gracias a los árboles, sino sobre todo, por contribuir al bienestar y el reequilibrio del planeta”, apunta Elena Álvarez.”.