4 años en presente perfecto

6 de junio de 2013

Aniversario-4o

El día mundial del medioambiente es nuestro cumpleaños, así que desde ayer son 1.460 días. Cuatro años en presente perfecto.

Curándome de agobios, Francesc (padre, gurú de la comunicación y parte del equipo Cooliflower), decía hoy: “Esta primavera que hierve la sangre… ¿O será que el verano (ese fin del mundo laboral) está a la vuelta de la esquina, y vamos como locos intentando terminar todos los temas en los que estamos metidos en esta frenética realidad?”. La frase era su contribución poética a animar mi día con sabiduría, que no es sino un compendio de cercanía anímica. Son fantásticas frases de andar por casa. En cuatro años hemos aprendido a escuchar y vivir en el presente perfecto. Hemos aprendido a extraer gestos, pensamientos, manos amigas, palabras sabias que surgen de cada uno de nosotros/vosotros. De Francesc, Xevi, Roc, Mónica, Jep, Santi… de todas las personas que han sostenido y sostienen Cooliflower.

 En 1.460 días hemos aprendido a escuchar a amigos, enemigos, conocidos y desconocidos. Y lo hemos hecho aún cuando costaba oír. Ahí estaba la sabiduría suelta en la calle o amarrada en medios de comunicación. Ahí observaban, clavados como estacas, los silencios que dicen más que palabras y las palabras tan vacías como el silencio.

Ayer escuchaba a los Pirahas, una tribu feliz en su sencillez, con la singularidad de que utilizan un lenguaje sin tiempos verbales, colores ni números. Decían, con bella lógica, desconfiar de dios porque es forastero y vive arriba; ellos están interesados en “lo que está sobre el suelo”. Por los Pirahas, sin necesidad de hacer memoria, sumar victorias o restar colores, entendí cuál es nuestro trabajo. Me di cuenta de qué es y ha sido Cooliflower. Somos un presente perfecto para personas que luchan por un presente perfecto; para los que creen en el Hoy tanto como en la imperfecta divinidad de lo humano.

 Por muchos más años de presente perfecto. Sonríe. 🙂