Rectificamos: NO compres un coche eléctrico

24 de octubre de 2012

   La culpa es nuestra, que los vestimos como asequibles. Con su batería, su camisita y su canesú. Y sus cuatro ruedas. Y, diablos, no dejan de ser un medio de transporte, aunque sean eléctricos. Se podría culpar a los gobiernos, a las petroleras, o a los mismos fabricantes de green washing, los de “si te puedes permitir una casa en la playa, serás parte de los verdes motorizados”.

En Cooliflower, sin ir más lejos, os iniciamos con tres post para defender el futuro del automóvil, la panacea del transporte… nos movía la ilusión, la amiga bienintencionada, y  algo tonta, del deseo. Y os decimos ahora: Sigue siendo el camino a seguir, pero no a cualquier precio; no cometáis estupideces, porque el precio de venta es ridículamente caro. Este es un ejemplo de lo ecológico que se puede ser en cinco pasos con el coste de un Citröen C-Zero.

Presupuesto inicial de 29.000€. Quien los tenga.

1- Cómprate un coche de bajo consumo y emisiones. Entre 11.000 – 13.000€ dispones de motorizaciones con consumo mixto combinado de 3-4 litros a los 100.

Si quiere ser más ecológico, hazte con un vehículo de segunda mano con poca cilindrada. Es otra forma de ahorrar, reciclar y evitar el CO2 generado por la construcción de un nuevo automóvil.

2- Guarda 4.500€ para combustible y abono transporte los próximos 4 años.

3- Compra una bicicleta eléctrica por 300-400€. O una sin motor por la mitad de precio.

4- Instala un kit solar para iniciar tu independencia energética por 4.000€.

5- Te quedan 8.000-11.000€. Invierte en formación o en colaboración. Funda una asociación para que algún día otras generaciones puedan optar al verdadero transporte ecológico. O guarda el dinero por si debes salir escopetado/a. 😉