Inmadura navidad

22 de diciembre de 2012

El 22 de diciembre ya es navidad en España.

Oficiosamente, el festejo comienza con el sorteo de la lotería: metáfora evidente de la vida, un gran bombo cargado de ilusiones repartidas aleatoriamente. En el sorteo de los actos el azar interviene, pero menos de lo pensado. Como decía aquel antiguo chiste, en el que un feligrés le pedía a Dios un billete premiado: “Hijo mío, yo intentaré que te toque, pero al menos compra el décimo”.

Cambiar la vida es influir en lo que te rodea. Y cada premio requiere un esfuerzo, salvo que lleves sangre (o potra) azul de serie.

Para participar en el sorteo de la buena fortuna, podríamos empezar, cooliflowerenses, por los propósitos del año 2013, que deberían variar mínimamente de los del año pasado. Un propósito no es contar con valiosos objetos, el objeto debe ser contar con valiosos propósitos.

Estas navidades os proponemos nuevos brindis; sí, para festejar la participación activa en el sorteo de tu vida. Y cuando levantes la copa, mantente firme; una retirada a tiempo no siempre es una victoria, a veces es miedo a apostar por la vida.

 Brindemos por (léase rapeando):

 

Impedir ideas tan claras que cieguen por luminosas.

Combatir la miopía social y la presbicia amorosa,

que las llamadas sean devueltas, con paciencia

y valorar lo que nos resta de inocencia.

Creer para ser creído, entender y ser entendido.

Construir fantasías consentidas y con sentido.

Abrazos gratis, con poca letra pequeña.

Despeñar al que empeña, enseñar al que enseña

y con certera diestra destreza

desetiquetar como “inmaduro” al que

difiere sólo de nuestra tristeza.

(Feliz navidad. 😉 )