Incendios, el tío Ben, y la madre que nos…

9 de marzo de 2012

¿Quién no conoce a Spider-man? Si tu respuesta es “yo”, ve a este enlace y sal un poco de la cueva, que falta te hace… seguimos: ¿Quién no conoce a Spider-man? ¿Y cómo podíamos saber que todos hasta tú, el troglodita, llevábamos algo de él?

Extraño pero cierto; cada persona porta, inconscientemente, una dosis de trepamuros.

Están las que se quedan colgadas, como si lo hicieran de telarañas, del ordenador, de una llamada telefónica o de malignas rayas blancas todopoderosas. Otras utilizan su sentido arácnido para escurrir el bulto cuando acecha la realidad. Todas las personas, obligadas por circunstancias adversas,  nos subimos por las paredes más de lo que quisiéramos. Quien más, quien menos, es un Peter Parker en potencia con problemas laborales y devaneos off the record. Compartimos genes de Spider-man, con o sin mallas ajustadas…

Superhéroes a tiempo parcial, le debemos respeto al tío Ben, aunque sea difícil ponerle cara. El buen hombre murió en la cima de su carrera de secundario sacrificable (no pasó del primer comic), y la palmó dejando las palabras puente entre carne de colleja y héroe: “un gran poder conlleva una gran responsabilidad”, le dijo al pardillo de Peter. Si hubiera durado un par de números, podría haber acuñado otros pensamientos clave para la historia moderna como “no es por ti, es por mí” o “me quedo, pero me tomo la última”. Sólo son conjeturas: Ben yace en el cementerio de la cuatricromía y a ti te encontré en el bar en la biblioteca.

Ben, sabio señor como era, habría reescrito la frase de marras para adaptarla al siglo XXI. Los plenipotenciarios delegan responsabilidad en los que no tienen poder ninguno, por tanto: “una pequeña responsabilidad conlleva un gran poder”. Las sencillas acciones individuales son grandes responsabilidades colectivas.

Fijaos en esta semana: La contaminación, de la que todos somos partícipes, eleva el nivel de CO2 y modifica el clima. Los periodos de inestabilidad y sequía se agudizan. Los ineptos, sociópatas o desalmados prenden la mecha y los montes arden. La preciosa zona de los pirineos leridanos arde sin control por la suma de pequeñas responsabilidades.

Spidey, si quieres conocer cómo prevenir incendios, visita este enlace de Ecologistas en Acción.