El precio de la virginidad

5 de abril de 2012

Virginidad. Qué palabra. Tan poco importante cuando se le presta importancia, y tan importante cuando no.

Para un padre o madre, es el invisible cordón umbilical que une a vástago con niñez. Es dependencia no escrita y uno de esos detalles que, como el final de las buenas películas, prefieres que no cuenten.

Virginidad para los jóvenes es sonrisa pícara y urgencia extraña. Es una singular carrera en la que impone ser primero, y aterroriza llegar último. Otra clase, sólo explicable para los que la pregonan, es la bíblica. Nunca el “dejen salir antes de entrar” fue más extremo.

Qué palabra, sí… ¡Qué palabra! Es el sustantivo ladino omitido en la lírica, pero nombrado entre líneas para no dejar “la flor marchitar”. Si hay que obtener lo único, los hombres –especialmente los hombres- nos convertimos en jardineros, poetas, políticos… o taxistas, lo que haga falta. Todo sea por explorar tierra incógnita y ser más Amundsen que capitán Scott.

Y después está la virginidad compartida, la importante, la de montes, bosques y playas, la más codiciada por amplia y visible. Los espalda-plateada se vuelven locos por ella. Desean obtener réditos de la belleza, horadar lo inexplorado y fumar el cigarrillo de la consumación con una sonrisa (“¡ya verás cuando lo cuente!”). El desflorador es egoísta, se guarda el placer de poner una pica en Flandes, pero no devuelve la llamada de Gaia. Los sinvergüenzas dominantes son pura torpeza, nunca han dado, ni darán, con el punto “G” de la naturaleza. Y menos, celosos de toda hermosa libertad, tapando el limpio paisaje con burkas de hormigón.

El País

“El establecimiento de 1.200 plazas, si finalmente es levantado, puede ser el mayor complejo hotelero construido junto a una playa natural en el litoral de Baleares en tres décadas. Será el de mayor capacidad de los construidos desde la dictadura en el entorno, cuando los hoteles tenían sus cimientos en la arena, rozando el mar.

(…)

“Me tiene sin cuidado” y “no es importante”, respondió el consejero Delgado a las preguntas sobre qué empresa construirá o gestionará el hotel y si existe un proyecto arquitectónico formal presentado antes de otorgar el aval autonómico.”.