Día Universal del Niño: Apadrínate

20 de noviembre de 2012

Debía rondar los tres años. Se miraba en un espejo y estiraba con las manos los párpados. Qué difícil. Todo se veía borroso, una complicación. Le preguntó a su madre: “¡Mamá! ¿Cómo veremos cuando seamos chinos?”.

De niños –asertividad extrema- nos cuestionamos cómo seremos cuando no seamos nosotros. Creer para ver, para ver un mundo que parece pequeño, porque lo es. El bajo punto de perspectiva mira de tú a tú a la realidad cercana, la que se puede cambiar. Los niños, de serie, piensan globalmente y actúan localmente. Cierran los ojos y se vuelven invisibles. Abrochan la chaqueta con un solo botón y ya están listos para volar. La lógica de un niño es demoledora, porque carece tanto de precio como de cinismo. Y sin cinismo, la infancia es un laboratorio que pondrá color al gris de la vida adulta.

El día mundial del niño, apelamos a esa pequeña criatura que todavía llevas dentro y olvidas con frecuencia. Invocamos a tu cercana infancia de maravillas diarias, cuando podías salvar el planeta con un solo gesto. Hacemos un llamamiento a tu buen juicio para que te apadrines a ti mismo. Vuelve a creer en ti, niño/a, y ayuda a que otros como tú, con menos suerte, crean en ellos mismos.

Hoy Unicef recuerda que, cada día, 19.000 niños mueren por causas evitables. Y si se puede evitar, ¿por qué no hacerlo, pequeño/a si hasta has aprendido a volar?

Visita Cumpledías. “Cumpledías parte de la base de que todos los niños del mundo tienen derecho a cumplir años pero en muchos lugares, su situación es tan precaria que cumplir días ya es un motivo de alegría por la supervivencia.”