¿Cuánto cuesta tu felicidad?

6 de noviembre de 2012

El pequeño reino de Bután: (…) Su determinación de seguir una vía diferente se refleja en el objetivo de suprimir progresivamente los productos químicos agrícolas de aquí a 10 años, para que sus alimentos de base (papas, trigo, frutas) sean “100% bio”.”

 Mi Estrella de Mar.

 “(…) la “Paradoja de la felicidad” señala que aunque, en cualquier país, la gente con mayores ingresos tiene una mayor tendencia a afirmar que es más feliz, cuando se comparan los resultados de varios países, el nivel medio de felicidad que los sujetos dicen poseer no varía apenas (…) una vez que las necesidades primarias están cubiertas, las medidas políticas deberían centrarse en aumentar la satisfacción de los individuos, actuando sobre la Felicidad Interna Bruta, y no en el crecimiento económico, medido por el Producto Interno Bruto.”

Microtendencias.

Erase una vez un rey sabio muy preocupado por su país; siempre intentaba obrar de buena fe para ser ecuánime en sus decisiones. Desde el extranjero, arreciaban las críticas de otros dirigentes; le acusaban de mantener a su país pobre, de impedir tanto el desarrollo como el crecimiento económico.

 El rey pensó sobre ello largo y tendido. Quizá estuviera cometiendo errores , es posible que negara el progreso a sus súbditos. Tras profundas reflexiones, se planteó una pregunta que cambiaría el destino de su país para siempre: si mejoraba la economía y el producto interior bruto, ¿serían más felices los habitantes de su reino? Para encontrar la respuesta estudió las estadísticas de países avanzados y descubrió que no era así. Economía y felicidad seguían caminos distintos. La felicidad no sólo no quedaba garantizada con un mayor poder económico, sino que podía acrecentar el cisma social entre ricos y pobres, amén de corromper la naturaleza, uno de los mayores activos de su reino.

Decidió, entonces, crear la Felicidad Interior Bruta, un baremo para medir la verdadera riqueza. Promovió y protegió la cultura, cuidó de la salud de los habitantes y estableció un desarrollo socioeconómico equitativo y sostenible.

Y hasta aquí el formato cuento , basado en hechos muy reales, sobre la historia de Bután. Actualmente es un país con un 72% de bosques (su constitución obliga a mantener un mínimo del 60% de territorio arbolado). La población posee una de las renta per cápita más bajas del planeta sostenida por una economía basada en la agricultura y ganadería, un modelo que se podría considerar obsoleto. A pesar de todo, se vive con dignidad, salud y educación, sin lujos, pero tampoco con miserias. Aunque aún queda un largo camino por recorrer en este país budista (por ejemplo, las mujeres aún no tienen derecho a voto), su mayor activo es la felicidad sin daños colaterales.

 Ahora, una vez que has leído esta entrada te preguntamos: ¿eres feliz, verdaderamente feliz? ¿Quién marca las pautas de tu dicha? ¿Cuánto cuesta tu felicidad?

 “Pero, oh, cuán amarga cosa es mirar hacia la felicidad a través de los ojos de otro hombre. “

William Shakespeare.

Tras el salto: Video sobre la Felicidad Nacional Bruta.

casino en ligne francais partouche