Breve guía absurda sobre caza estúpida

18 de abril de 2012

“Los años te delatan, nena,

estás fuera de sitio.

Vas de caza,

¿a quién vas a atrapar?”

Qué hace una chica como tú (Burning)

 

 

Cinegética: Eufemismo de la palabra caza, de nombre engañosamente bonito, para designar a seres humanos que disfrutan de la biodiversidad aniquilándola.

 

Arma de fuego: Instrumento para convencer de la necesidad de hacerse con un arma de fuego, y defenderse de los que ya tenían armas de fuego, para acabar con los futuros compradores de armas de fuego. También sirve para curar la hiperactividad de ciertos animales en monodosis. Es el remedio más efectivo que se conoce, permanente. Sólo tiene una contraindicación: el relleno de serrín.

 

Caza menor: La caza menor es la primera caza que realiza un niño (de ahí viene lo de “menor”). Habitualmente, se suele empezar por pequeñas piezas, próximas al que aprieta el gatillo, como ardillas o abuelas septuagenarias. Cuando el menor se dispara acertando al propio pie, al sujeto disparador se le denomina disparatador.

 

Caza mayor: Es un tipo de cinegética en la que los cazadores sólo matan animales grandes, feos y con malas intenciones. Son bichos que se lo merecen porque son vagos y no pagan impuestos. Se llama caza mayor porque cuanto más grande es “la pieza”, mayor es la edad del que dispara y más dinero cuesta que se lo pongan a huevo (a huevo: véase la guía “Puntería para ricos”).

 

Peligros de la caza mayor: El mayor peligro es el bufé de los hoteles y los escalones traicioneros. Si el cazador es conocido y sufre daños, conviene disculparse públicamente y prometer no hacerlo jamás (no tropezar). A los animales abatidos no se les pide disculpas.

Tras el salto una propina…

Cinco razones para no matar a un elefante:

 

– Es, probablemente, el mamífero terrestre más inteligente, después del hombre (de algunos hombres).

-Son animales con fuertes lazos afectivos y una sólida estructura social.

-Tienen otras cualidades humanas como la compasión, el juego, el uso de herramientas…

-Los elefantes son extremadamente sensibles, pueden llegar a sufrir depresión por la pérdida de sus familiares.

-Ellos no matan por placer. Como humanos deberíamos valorar su humanidad, la que a nosotros nos falta.