Noticias frescas

Archivos Mensuales: diciembre 2012

*ESPECIAL* Bienvenido, 2013. Que te den, 2012

31 de diciembre de 2012

 

Habrá quien eche de menos el 2012. Hay mucho degenerado suelto. En Cooliflower os deseamos un excelente 2013 repasando este año que pasará a la historia por ser tonto, tirando a absurdo. Mejor nos reímos un poco…

Rescates y naufragios (vacaciones en el mar)

Apenas comenzado el 2012, el año en el que el Titanic cumplía 100 años haciendo de submarino permanente, se hundió el Costa Concordia con los pasajeros abandonados y el capitán mirando, bien seco y protegido, desde una barca. Si fue una performance dedicada al Titanic, el evento se les fue de las manos.

Como curiosidad: Schettino, el apellido italiano del autor del patinazo, significa… patín. En la secuencia de hechos todo indica que el desastre empezó por un encuentro del capitán con una joven Moldava, que pasaba por la Toscana para disfrutar de una cena privada con el sujeto patinador. La muchacha negó ser su rollo Love Boat “porque él siempre muestra las fotos de sus hijas. Un hombre que hace eso no puede tener un amante” (como todo el mundo sabe, los infieles enseñan/enseñamos fotos de Bin Laden). Y bien, mientras el capitán se amoldaba (o amolaba) a la moldava, el barco encalló y 32 personas fallecieron. El capitán dijo que tropezó y cayó en una barca y por ahí anda, de juicios. La culpa es de alguien, ya veremos, hice lo que tenía que hacer, blablablá.

El naufragio del Costa Concordia fue un compendio de política anticipada, una alegoría-resumen de lo que nos esperaba durante el año. El capitán, por vividor, estrelló el barco. La tripulación disponía de chalecos salvavidas, no así los pasajeros, que fueron rescatados desordenadamente. La tripulación huyó, priorizando el rescate de la recaudación.

España fue embarrancada lentamente y poca explicación necesita, conociendo la historia del Costa Concordia. Entre recortes, hemos sufrido un año de terroríficos incendios y reformas para que la costa siga siendo pasto de la especulación. Sólo hay que sustituir “capitán” por “bancos” y “tripulación” por “políticos”. El estado (llamémosle “armador”), ofreció un viaje “gratis” a los supervivientes de la experiencia, por si no habían tenido bastante con el primer naufragio.

Y tú, persona que pagas el billete, eres pasajero sin capacidad de decisión, salvo que no te dejes embarcar-embaucar. Eres pasajero de pasaje y temporalidad. Cuentas una vez por naufragio, o por elección. Para el 2013 y años sucesivos: deberíamos cambiar capitanes, ruta y barco. O mejor no salir de puerto y gobernar nuestras propias vidas.

¡Continúa tras el salto!

Leer más

Inmadura navidad

22 de diciembre de 2012

El 22 de diciembre ya es navidad en España.

Oficiosamente, el festejo comienza con el sorteo de la lotería: metáfora evidente de la vida, un gran bombo cargado de ilusiones repartidas aleatoriamente. En el sorteo de los actos el azar interviene, pero menos de lo pensado. Como decía aquel antiguo chiste, en el que un feligrés le pedía a Dios un billete premiado: “Hijo mío, yo intentaré que te toque, pero al menos compra el décimo”.

Cambiar la vida es influir en lo que te rodea. Y cada premio requiere un esfuerzo, salvo que lleves sangre (o potra) azul de serie.

Para participar en el sorteo de la buena fortuna, podríamos empezar, cooliflowerenses, por los propósitos del año 2013, que deberían variar mínimamente de los del año pasado. Un propósito no es contar con valiosos objetos, el objeto debe ser contar con valiosos propósitos.

Estas navidades os proponemos nuevos brindis; sí, para festejar la participación activa en el sorteo de tu vida. Y cuando levantes la copa, mantente firme; una retirada a tiempo no siempre es una victoria, a veces es miedo a apostar por la vida.

 Brindemos por (léase rapeando):

 

Impedir ideas tan claras que cieguen por luminosas.

Combatir la miopía social y la presbicia amorosa,

que las llamadas sean devueltas, con paciencia

y valorar lo que nos resta de inocencia.

Creer para ser creído, entender y ser entendido.

Construir fantasías consentidas y con sentido.

Abrazos gratis, con poca letra pequeña.

Despeñar al que empeña, enseñar al que enseña

y con certera diestra destreza

desetiquetar como “inmaduro” al que

difiere sólo de nuestra tristeza.

(Feliz navidad. 😉 )

Leer más

El brazo ejecutor

17 de diciembre de 2012

“En 1996, la masacre de 32 personas en Port Arthur (Australia) provocó un importante esfuerzo gubernamental que tuvo premio. En los 18 años previos a aquellas reformas legales, Australia sufrió 13 matanzas; desde 1997, no ha sufrido ninguna más.” Leer en El economista.es.

“El Pleno del Congreso, con el voto del PP y del diputado de UPN, ha convalidado este jueves el decreto ley del Gobierno para dar al Ministerio de Defensa un crédito extraordinario de casi 1.800 millones de euros con el fin de “ponerse al día” con la industria armamentística y abonar compromisos pendientes de 2010 y 2011.”. Leer El Diario.es

¿Pero quiénes se habían creído ellos? Ignorantes, desalmados, cobardes fanfarrones… Pensaban que él no era nadie, pero les demostraría su valía. Y más que todos ellos juntos. Se arrepentirían, recordarían su nombre para siempre.

Con sus desdenes y palabras le amargaban la existencia. En el instituto nadie lo tomaba en serio. Era un paria, un freak… Carne de cañón y carnaza de burla. Sólo se había enamorado una vez. Sólo (mejor dicho) se había permitido el lujo de enamorarse una vez. Y llegó a querer de verdad. La idolatraba en su imaginación; la veía dulce y bonita, una brillante luz que iluminaba las siniestras aulas. Tardó semanas en decidirse hasta que Intentó decírselo; ella se burló. Las carcajadas se escucharon por todos los pasillos del instituto. Y aquella cruel risa permaneció en su cabeza para siempre.

Apaleado e ignorado, se despertó dispuesto a erguirse y gritar a su modo. Ejecutaría el plan. Llenó la mochila con todos los enseres necesarios. Se vistió de negro y dejó una nota sobre el escritorio.

Antes de entrar en el instituto, sufrió las habituales chanzas de un par de matones. No respondió; hablaría más tarde, a su modo.

Subió las escaleras y llegó a la primera aula. Abrió la bolsa. Tomó el bote de spray y, sonriendo, pintó en la pared “Sois unos cabronazos”. Un conserje le sorprendió, recriminó su gamberrada y lo llevó a dirección. Y justo en ese momento su madre encontró la nota con un escueto “Mamá, es posible que hoy llegue tarde a comer”.

(Siempre habrá violencia, pero sin armas no hay disparos).

Leer más

Dame una rueda y te daré un bolso

10 de diciembre de 2012

5.500 años antes de Cristo, 7.444 años antes de Ángel Cristo, 7.474 años antes de Risto Mejide algún sabio inventó la rueda. La supuesta  sapiencia del inventor figura en los libros de Historia, divulgada por otro imaginario erudito. Probad a decir “un sabio dijo una vez…” junto a lo primero que se os pase por la cabeza. Os tomarán en serio.

Un sabio dijo una vez: decid lo primero que se pase por la cabeza.

(Me encanta ser sabio).

Y bien, alguien inventó la rueda, y las llantas, y todo empezó a ir sobre ruedas. Y como hemos superado el número máximo de chistes malos por párrafo, aunque teníamos uno aceptable con los “Rolling Stones”, vamos al lio, para no entrar en un círculo vicioso… Sí, este post está quedando redondo. ¡Basta! Empezamos de nuevo:

 Los neumáticos, como Jordi Hurtado, están diseñados para resistir el paso del tiempo y las abrasiones. Entre Los materiales utilizados para fabricarlos hay zinc, cromo, plomo, azufre… Las ruedas son duras, duras de verdad. Los aficionados a los Simpson recordareis uno de los monumentos de la ciudad de Springfield; el vertedero de neumáticos que arde desde 1.989. Los ácidos y geniales guionistas exageraron una verdad que conoce cualquier bombero; los neumáticos son complicados de encender, pero muy difíciles de apagar. En su interior guardan tanta energía como contaminación (cada neumático se construye con 7,5 litros de petróleo). Si no se extingue debidamente, el fuego se reactiva a la mínima de cambio. Para que os hagáis una idea, un incendio en Heyope, Gales, en un vertedero con diez millones de llantas tardó en apagarse… casi quince años. Y no nos lo inventamos (un sabio dijo una vez).

¿Qué se puede hacer con Jordi Hurt… un neumático, una vez retirado de la circulación? Un bolso, por ejemplo. Todavía con su página web en construcción, María José Reinares diseñadora, está creando bolsos únicos y bonitos bajo la marca Regaliz. “Sólo utilizo las cámaras de los neumáticos una vez limpias. No sometemos el material a proceso térmico o químico alguno, con lo que no lanzamos ningún gas contaminante a la atmósfera. Sólo le doy una segunda vida a un material que ya no servía para nada”.

Esta iniciativa diseñosa puede animar a otras marcas a hacer lo propio, que es reciclar. Y los bolsos durarán eones. Eso sí, no los sometas a más de 400 grados, a no ser que quieras una hoguera-Jordi Hurtado. o_O!

Leer más

Compartir este artículo :

Dame una rueda y te daré un bolso