Noticias frescas

Archivos Mensuales: mayo 2012

Ganan los delfines

31 de mayo de 2012

 

En el juego de la vida las normas son compartidas y todos parten con opciones de llegar a su propia meta; nadie es superior a nadie. Cada pieza es básica en el engranaje del ecosistema. El único perdedor es aquel que se apropia de las normas, el que desvirtúa el tablero para adquirir ventajas. El que, por derecho autoimpuesto, se cree superior al resto.

En el juego de la vida, el espíritu choca contra escollos básicos. Son los clásicos naufragios, tan razonados como irracionales: alimento y gula, diversión y perversión, amistad y esclavitud, amor y posesión… Sucede por prepotencia, al creer que una emoción tiene más calidad cuando puede ser traducida a fonemas. Y el lenguaje es un medio, no un fin. Nunca se deberían igualar elocuencia y sensibilidad, palabrería e inteligencia.

En el juego de la vida los delfines, sin gramática mona, conocen las reglas. Les sobra la necesidad de fabricar, producir o conquistar un mundo que se rinde gentilmente ante el respeto. Los delfines ignoran la vanidad y quieren ser delfines, dejan a los humanos las simplezas de travestirse de gorilas, gacelas o leones. Pese a los maltratos y nuestra falta de lógica, nos entienden, se divierten. Juegan con las corrientes marinas y con otras especies, incluida la nuestra.

Así lo ha podido comprobar una parte del equipo Cooliflower en Bora Bora (ver vídeo adjunto), aceptados por una familia de delfines de igual a igual, mirándose a los ojos, bailando una danza universal. Aquellos que tuvieron la suerte de vivirlo, regresaron transfigurados al redescubrir el origen de la partida eterna, en la que siempre gana el que busca la felicidad sin adueñarse de la dicha ajena.

En el juego de la vida, tu mueves ficha, pero el tablero (nunca lo olvides) pertenece a todos.

Enlace: Una muy buena noticia en Ecologismo

“No puedo ganar, no puedo esperar

Nunca voy a ganar este juego sin ti, sin ti

Estoy perdido, soy vanidoso,

Nunca será lo mismo sin ti, sin ti”

Leer más

Tu dios (terrenal) es gratis

24 de mayo de 2012

 

¿Y si lo divino tuviese cuerpo? ¿Y si el remedio para prevenir y curar la mayor parte de las enfermedades, estuviera aquí mismo, bañando plácidamente las costas? ¿Y si el origen de la vida fuese, además, el medio para prolongarla?

Dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno, la base de toda forma de vida conocida y propiedades físicas desconcertantes. El agua es un dios transparente y complejamente sencillo que alcanza su poder total, más allá de la comprensión científica actual, cuando baña las costas. Es cercana, al alcance de la mano, lo más parecido a tocar el cielo que veremos jamás.

 

Tal y como explican en el magnífico espacio de TV3 Thalassa (o por qué las televisiones autonómicas pueden ser positivas), el agua de mar no es simple agua salada, ya que contiene todos los elementos de la tabla periódica en proporciones variables, así como miles de moléculas y microorganismos que son la base de la existencia. Si los seres vivos fueran edificios, el agua de mar sería un almacén gratuito, sin restricciones de público ni horario, con todos los materiales necesarios para el desarrollo y el mantenimiento de nuestros cimientos. Un gesto tan simple y trivial como beber un vaso al día, sirve para estabilizar y reconstruir nuestro cuerpo.

Se ha demostrado (empíricamente, no es seudociencia), que el agua de mar, usada como suero, hace que el cuerpo se recupere mucho más rápido. Previene enfermedades, frena la desnutrición y cura, sin que se sepa bien como, la mayor parte de las enfermedades. En el reportaje que adjuntamos, por ejemplo, se habla sobre la sorprendente terapia llevada a cabo en la clínica Santo Domingo, de Managua, con un 95% de personas sanadas.

Ante la duda de los motivos por los cuales las terapias con agua marina se olvidaron, las claves son sencillas y producen cierta vergüenza: el agua de mar no se puede vender como medicina, ya que no es homogénea ni tiene un uso específico. La sociedad actual arregla desperfectos antes que evitarlos… pero, sobre todo, hablamos de un producto libre de coste. Y si ni siquiera vivir una vida mediocre es gratis, mucho menos 1.370.000.000.000.000.000.000 litros de divinidad. Mejor pase por el cajero (y consulte con su farmacéutico).

Si quieres saber más:

Ángel Gracia, recuperador de toda una filosofía.

René Quinton, padre de la idea y genio olvidado.

PDF de Revista Enlace, Nicaragua.

 

A continuación, reportaje en Thalassa (catalán – castellano)

 

Leer más

El zoo es para los animales

17 de mayo de 2012

“Jirafas, osos, mandriles y hienas, entre otros animales del zoo de Barcelona, pasan la mayor parte del día en malas condiciones, en las instalaciones subterráneas del parque, que, según entidades animalistas, no cumplen los mínimos exigibles. La dirección del zoo niega el mal estado de estas instalaciones. (…)

El relato que ofrecen los animalistas es impactante: primates en jaulas mugrientas, un oso que se resiste sistemáticamente a entrar en la jaula nocturna, un tapir con problemas en un ojo que quizá nunca haya estado al aire libre, un jaguar ciego con estrés…”

 

Nunca he estado, ni estaré, en un zoo. Los veo como cárceles para presos sin culpa, ni derecho a juicio. Los animales encerrados, cohibidos, tristes… Prefiero verlos en su hábitat, libres; este es el motivo por el cual quiero compartir la maravillosa experiencia que pude vivir junto a mi familia, algo casi indescriptible.

Aprovechamos una mañana poco calurosa y descendimos hasta la zona que suelen visitar los monos. Habitualmente son esquivos y nos contemplan a distancia. Se muestran fascinados por nosotros, pero nunca se acercan lo suficiente. Esta vez fue muy diferente.

Dos monos se quedaron quietos, al borde del camino. Los tuvimos tan cerca que olfateábamos su perfume salvaje, tanto que tuve que frenar el exceso de entusiasmo de mis niños. Nos acercamos a uno de ellos, el más tímido. Agachaba la cabeza, como si fuera consciente de su propia fragilidad, pero se mantuvo firme en su posición, incluso cuando llegamos a tocarle. Era muy valiente y silencioso, para ser un mono, una especie que se caracteriza por ser ruidosa y huidiza cuando no va en manada, de comportamiento errático y hasta peligroso en ocasiones. ¡Quién no ha escuchado las historias de monos enloquecidos, arrasando todo a su paso! No quisimos estropear el momento y nos marchamos pronto, antes de que el animal se pusiera nervioso.

Fue divertido, excitante… pero sobre todo sirvió para romper mitos y, sin duda, fue un estímulo para que mis hijos creciesen respetando a nuestros hermanos primates, mejor con total libertad.

Documento del mágico encuentro a continuación. Lo más impactante, a partir del minuto 2:00

 

Leer más

La moda y el modo en la ecología

10 de mayo de 2012

Budapest, 1932. Cielo gris, gente caminando, algunos muy felices (los Buda) y otros menos (los Pest). Un repostero fabrica los típicos dulces de la ciudad, que saben a repollo caducado, y su mujer compra una cabeza jíbara en el mercado. En la ciudad, los gatos ladran y los perros maúllan. Llueve absenta. Aquel fue un año extraño, sí. Budapest, 1932. Era una buena manera de empezar un post, aunque nunca he estado en Budapest y no sé de qué estoy hablando. ¡Oh, Budapest! ¡Budapest! ¡Si al menos te supiera situar en el mapa!

¿Qué importancia tiene? Podría decir que Budapest está en Ohio (ojayo) y que en 1885 tres docenas de mujeres se manifestaron en top-less, por la subida del precio del tocino. Alguien lo leería, lo publicaría en otro blog y en unos meses algún lumbreras, al que pagan, y bien, por farfullar desde asuntos del corazón, hasta filosofía hermética, lo comentaría en televisión (cinco años jugando al mus en la facultad, ergo soy omnisciente). La nueva realidad estaría servida, al lado del perrito juguetón y la “dulce” muchacha con Ricky Martin en el armario.

El mundo de la ecología funciona así, como nuestro irreal Budapest. Yo te cuento lo que soñé ayer tumbado bajo una higuera, y si te gusta, lo aceptas como cierto, que el Greenwashing sienta muy bien. Se ha alcanzado tal punto de marketing buenrollista que cualquier producto sin relación con enfermedades incurables, sin niños en su producción, o manufacturado por campesinos sin zapatos, es “verde”. En la etiqueta deberían añadir “contiene un 50% de ingenuidad”.

Fox Fibre y su hermana Cooliflower (por cuya gentileza existe este blog) son marcas que creen en lo que hacen e intentan hacer lo que creen. Ambas estuvieron presentes en Biocultura y en la feria Show Me Your Green Talent de Barcelona, donde coincidieron con las dos jóvenes emprendedoras de Ecoology, una marca on-line de moda ecológica real y sostenible, algo muy escaso en la actualidad. Y este es el motivo de este post, recordar que en un mundo ficticio y prefabricado, donde la desinformación es dogma de fe, aún hay personas que buscan el lado ético de la producción ecológica, prestando importancia a la moda, sí, pero también al modo. Porque es el modo, no la moda, lo que marca las marcas.

Leer más

1 de mayo: Ecología es empleo

1 de mayo de 2012

Es una rareza, similar a renegar de apellidos el Día de la Madre: Si el despido facilita el empleo, la eliminación de ayudas mejora la calidad de vida, el aumento de alumnos fomenta la enseñanza, y la subida de impuestos indirectos reactiva la economía, a nadie le sorprende que el Día del Trabajo se festeje sin trabajar. Quizá sería buena idea que en una fecha tan señalada como la de hoy, trabajaran todos los desempleados.

 

Millones de seres, cada día más, celebran el 1 de mayo el año entero, pateándose las calles con los bolsillos vacíos. Es la cruzada del empleo, cuyo santo grial es el contrato fijo (ayer derecho, hoy mito). La reconversión en épocas de crisis debería ir en dirección opuesta a la causa generadora del mal, pero la tónica mundial, exceptuando a los santos islandeses, nos lleva de cabeza al origen del problema, básico y simple: para que haya algunos ricos, tiene que haber muchos pobres. Y como desde la escasez bastante se hace con intentar sobrevivir, la sociedad permanece inalterable. Los expertos en finanzas al cargo lo explican de otra forma, pero es que los economistas liberales son, a la economía, lo que el doctor Hannibal Lecter a la salud mental.

 

En este “escenario” político (anglicismo mal aplicado en alza, quizá porque pagamos entrada para escuchar ficción), parecemos olvidar que España es el país de Europa con más recursos naturales renovables, con mayor biodiversidad. España es un lugar que debería ser referente en el desarrollo de energías renovables, pero vamos en contra de la propia Tierra, destruyendo aquello que generaría empleo, como pollos sin cabeza.

Crear economías muertas antes de nacer, en lugares con fuentes energéticas y laborales propias, es labor de pensadores mediocres, simples, temerosos… Entre tanto recorte, debemos asumirlo: el miedo es el ERE de la inteligencia.

En el país, por recursos, peor gestionado de Europa, feliz día de la obligación temporal mal remunerada.

Leer más

Compartir este artículo :

1 de mayo: Ecología es empleo