¿Conoces el suelo que pisas…?

19 de marzo de 2012

También había enfermedades extrañas en la antigüedad, sin nombre ni apellido; los científicos se llamaban alquimistas y se movían en la difusa frontera de la brujería. Hubo un momento en el que Galileo pronunció su famoso “Y sin embargo, se mueve”, con un enfado de tres pares de copérnicos por tener que abjurar de su teoría sobre la rotación de la Tierra. Se tuvo que comer las ideas con patate y fue premiado por la inquisición con arresto domiciliario de por vida. ¡Oh destino cruel!, el astrónomo encerrado en casa con Facebook y las películas de sobremesa por inventar.

Tras la estela de Galileo, siempre ha habido personas denostadas por defender ideas revolucionarias; es el consuelo de todo incomprendido Leonardo (Da Vinci, Messi o Dantés). Aunque el tiempo pueda dar razón y suele dar más canas que entendimiento, la gente es poco proclive a los cambios aún sacrificando “la verdad”. Para muestra, un dial: Se sigue publicitando en libros de texto a Marconi como inventor de la radio pero Tesla, el gran genio, fue el verdadero creador, ¿qué os parece? Cuesta cambiar, ya que la misma raíz del problema está enquistada en la comunidad científica con envidias, rencillas e intereses, como en cualquier patio de vecinos. En un sorprendente sondeo reciente, el colectivo de científicos ingleses admitió que el 6% hacía trampas en los experimentos. Hay que ganarse pan y oscilómetro… Vaya… ¿Y quién los vigila a ellos, los expertos? Who watches the watchmen?

La geobiología, geopatías, la intolerancia a las ondas electromagnéticas… con toda su novedad y desconcierto sesudo, han llegado arropados de teorías científicas muy serias, poco serias y algunas pasadas por vodka. Como todo lo relativamente nuevo, el conocimiento arrastra expertos, neófitos y simples enteradillos; opiniones reales y mitología urbana. Nosotros, ante la duda, buscamos fuentes decentes ¿Quieres saber de qué estamos hablando? Visita este enlace y echa un vistazo al interesantísimo vídeo que colgamos a continuación. ¿Conoces el suelo que pisas, el aire que respiras…? (Nosotros tampoco, pero pedimos más CLARIDAD, por favor).

After all, feliz comienzo de semana. 🙂