Todo es ecológico

5 de julio de 2011

La ecología te rodea, ecológico es todo lo que quieras, lo que te apetezca:

propecia 1mg

8″ title=”Suribachi_flag_NYWTS_Valen_Green_low” src=”http://blog.cooliflower.com/wp-content/uploads/2011/07/Suribachi_flag_NYWTS_Valen_Green_low-246×300.jpg” alt=”” width=”246″ height=”300″ />Un neumático se define “eco” porque “permite ahorrar combustible”, aquel detergente es “eco” porque sus ingredientes son “naturales”, ése macro-concierto, defendiendo causas climáticas, también lo es… El universo entero es “eco”, si lo sabes vender, aunque el neumático no se degrade, el champú se fabrique con químicos irritantes y el concierto emita el mismo CO2 que una pequeña ciudad. Vivir “eco” es ser naturalmente artificial, artificialmente natural…

Y ya es tiempo de mirar más allá de la fachada: una caja “indígena” con madera de selva virgen quizá sea más perjudicial que un táper de plástico; los tejidos naturales, obtenidos por medios químicos agresivos, son tan inocuos como una lata de gasolina. La excusa ecológica sirve para vender piedras a precio de diamantes o verduras dudosamente “eco” a las que (¡alehop!) sólo hay que pegar una bonita etiqueta. Lo triste brilla, lo pobre se enriquece, el polietileno se clorifiliza. En términos de marketing, hemos asesinado “exclusividad” y resucitado “ecología”.

Tras el salto –demostración empírica- os presentamos una selección de incongruencias exclusivas ecológicas (¡disfrutad del verano, pero no dejéis de pensar!). 😉

Armas ecológicas: Más de una empresa armamentística se ha apuntado a la moda. Balas realizadas en entornos que respetan el medio ambiente y munición que no contamina. Si algún día me tienen que disparar, por favor, que me mate una bala sin plomo. Moriré con la eco-nciencia tranquila.

Multinacionales de la energía: Repsol, Endesa, Iberdrola, Unión fenosa… No sólo nos quitan la billetera descaradamente y se acuerdan de lo renovable (cuando hay euros de por medio), también se han convertido en los más verdes entre los verdes de pastel. Apenas se distinguen sus anuncios (el cielo es azul) de los de compresas. En su momento, el vídeo de respuesta de Greenpeace fue antológico (no menos que éste post de ecología blog).

Políticos: ¿Qué sería de un buen programa político sin un apartado muy abstracto sobre las energías renovables y el medio ambiente? Con el transporte público cada día menos asequible y el mitin finalizado, allí estará el coche oficial que los llevará hasta el avión privado. ¡Vivan los eco-votos!

Nosotros, los consumidores ecológicos: Defensores de las energías renovables y la Fórmula 1, de los productos naturales y los disolventes, de bajar las emisiones de CO2 y de disfrutar de vuelos low-cost, de una alimentación sana y del tabaco barato, de la lucha contra el cambio climático y el aire acondicionado a pleno rendimiento… Nosotros: queremos arreglar el planeta, pero a distancia.

Si te has quedado con más ganas de ideas incongruentes, no te pierdas este enlace. No son “eco” pero merecen la pena…