Noticias frescas

Archivos Mensuales: julio 2011

Negavatio: menos energía, más eficiencia

10 de julio de 2011

Siempre nos han enseñado a medir la rentabilidad basada en el consumo, ¿qué ocurre con el ahorro por eficiencia?

Si te compras unas zapatillas marca ACME, presumes de lo poco que gastas (¡Un chollo!, sólo se

is euros!). Las zapatillas te hablan a las dos semanas, se cuartean a los tres meses y a los cuatro tus pies parecen codillos de ternera con chucrut. Reconócelo: las zapatillas “mega-guay”, que te costaron diez veces más, ya llevan dos años contigo. En costes reales, las ACME (ya lo decían los abuelos: “lo barato sale caro”) han sido tu peor compra desde el disco de “Grandes éxitos del heavy metal al acordeón”. Y esta explicación, aunque se parezca lo que un huevo a una castaña, es el concepto del negavatio…

Quizá algún día se invente otra unidad de ahorro para el tiempo perdido que un trabajador salva a su empresa, los disgustos que una pareja no ocasiona o la sabiduría que aporta negarse a leer bazofia… de momento, nos conformamos con esta unidad “negada”, concebida hace más de 20 años.

A Amory Lovins se le ocurrió, no sabemos si solo o con absenta on the rocks, la idea de un vatio que se ahorra por la eficacia del consumo. En casa, el concepto es interesante pero difícil de comprobar, salvo que utilices algún aparato diseñado (¡los hay!) para medir el consumo. Alguien que compra una televisión LED de última generación conseguiría negavatios por mayor eficiencia, pero quizá el coste energético del aparato contrarrestase la buena voluntad del televidente… Y, que queréis que os diga, dejar apagado el paralelogramo tonto el máximo tiempo posible es más eficaz para ahorrar vatios y neuronas.

Consumo doméstico aparte, el incentivo por negavatios ya está ampliamente difundido por EEUU y es bastante conocido en Australia. ¿Cuándo nos pagarán en España por ser buenos y consumir poco? ¿En qué momento las compañías eléctricas nacionales dejarán sus estimaciones abusivas y tratarán a los clientes como seres responsables? Yo no lo sé. Sería más sencillo averiguar los números del próximo Euromillón.

Si clicáis aquí veréis una utilidad de Google para medir la eficiencia energética en sus últimos estertores. Deben de estar destinando sus recursos veraniegos a un buscador de “fiesta rave más cercana”.

Feliz y brillante semana. 😉

Leer más

Todo es ecológico

5 de julio de 2011

La ecología te rodea, ecológico es todo lo que quieras, lo que te apetezca:

propecia 1mg8″ title=”Suribachi_flag_NYWTS_Valen_Green_low” src=”http://blog.cooliflower.com/wp-content/uploads/2011/07/Suribachi_flag_NYWTS_Valen_Green_low-246×300.jpg” alt=”” width=”246″ height=”300″ />Un neumático se define “eco” porque “permite ahorrar combustible”, aquel detergente es “eco” porque sus ingredientes son “naturales”, ése macro-concierto, defendiendo causas climáticas, también lo es… El universo entero es “eco”, si lo sabes vender, aunque el neumático no se degrade, el champú se fabrique con químicos irritantes y el concierto emita el mismo CO2 que una pequeña ciudad. Vivir “eco” es ser naturalmente artificial, artificialmente natural…

Y ya es tiempo de mirar más allá de la fachada: una caja “indígena” con madera de selva virgen quizá sea más perjudicial que un táper de plástico; los tejidos naturales, obtenidos por medios químicos agresivos, son tan inocuos como una lata de gasolina. La excusa ecológica sirve para vender piedras a precio de diamantes o verduras dudosamente “eco” a las que (¡alehop!) sólo hay que pegar una bonita etiqueta. Lo triste brilla, lo pobre se enriquece, el polietileno se clorifiliza. En términos de marketing, hemos asesinado “exclusividad” y resucitado “ecología”.

Tras el salto –demostración empírica- os presentamos una selección de incongruencias exclusivas ecológicas (¡disfrutad del verano, pero no dejéis de pensar!). 😉

Leer más

Tetra Pak ya no da miedo

2 de julio de 2011

cheapest viagra225″ height=”300″ />Tetra pak quería borrar las leyendas diabólicas que acompañaban a sus envases, así, montaron una simpática excursión bloguera a Stora Enso para demostrar cómo sus productos son 100% reciclables y no sacrifican mozas vírgenes en el proceso de recuperación. Y creo que nos convencieron. Los bloguer, esos seres asociales y díscolos que chateábamos comiendo nachos, ya no somos lo que éramos. Hasta intercambiamos emails…

Para no aburrir en exceso, antes de explicar con algo más de detalle la visita, nos saltamos el esquema de “desarrollo, nudo y desenlace” y os comento las conclusiones finales:

– Hasta hace poco los envases en Tetrapak (Tetrabrik para los menos técnicos y más nostálgicos) no se podían reciclar completamente.

– En todo el mundo se han esforzado lo indecible probando un poco de todo, incluso vinagre, para reutilizar eficientemente los elementos de los envases.

– Después de muchos quebraderos de cabeza no han sido los alemanes los más listos. Aquí al lado han dado con la solución: la pirólisis. Si te lo preguntas: no, Arguiñano no tiene nada que ver en el asunto.

– La pirólisis (alta temperatura en ausencia de oxígeno) consigue gas del polietileno de los envases que es reutilizado como fuente de energía en la misma planta. El aluminio se funde en graciosos lingotes, tan monos ellos, que dan ganas de robarlos.

– Lo más importante del proceso de reciclado no es el aluminio, somos nosotros. Como nos dijeron en la rueda de prensa… digo de blogueros: “Lo más difícil no son los problemas técnicos, es conseguir que la gente utilice el contenedor amarillo”.

– Los envases de Tetra Pak ya no dan miedo, sólo producen pavor los inconscientes que no reciclan y “decoran” el paisaje sin pensar en el mañana. Eso, y las canciones de King África.

– Fue genial la iniciativa, pero sobre todo, la posibilidad de poner “caras y ojos” a blogueros venidos de todo el territorio nacional, aunque el bloguero de Jumanji Solar quisiera acabar con las existencias del menú. 😉

Y ahora, un extra para los que quieren información insustancial y fotos inútiles sobre el encuentro…

Leer más

Compartir este artículo :

Tetra Pak ya no da miedo